Cómo reconocer los tipos de ranuras de expansión de la placa base

Cómo reconocer los tipos de ranuras de expansión de la placa base

Juan Diego de Usera

A lo largo de la historia de la informática de consumo, se han ido usando diferentes ranuras de expansión. En ellas, como bien sabréis, los usuarios podíamos conectar tarjetas que ampliaban la funcionalidad de nuestras placas base. Al menos antes, porque ahora mismo la mayoría de placas integran muchas de estas antiguas funcionalidades. Vamos a ver los diferentes tipos de ranuras que se han usado en nuestras placas base.

Ya hemos hablado con anterioridad de lo que es y para qué sirve una tarjeta de expansión. Como bien sabréis, a lo largo de la historia de la informática de consumo, ha habido diferentes ranuras. Cada una de ellas daba servicio a un tipo específico de este tipo de tarjetas. Pero, hoy en día, la gran mayoría de ellas no son más que un recuerdo. Tarjetas y ranuras como las AGP, PCI-X o las ISA no son más que memorias para los usuarios más veteranos de este mundillo.

Ranura o zócalo, ¿cómo deberías llamarlos?

Realmente ambas definiciones son correctas, así que puedes llamarlo como prefieras. Hay personas que prefieren llamar a estos elementos ranuras porque son un elemento hembra en el que se inserta otro elemento macho, y además tienen forma alargada. Aunque zócalo no es exactamente un sinónimo de ranura, desde hace muchos años se utiliza en este tipo de elementos y por lo tanto es igualmente aceptado.

Tipos de ranuras de expansión

Ranuras ISA

Este tipo de ranura se desarrolló en el año 1981. Fue IBM la empresa encargada de crearla, para dar servicio a su bus llamado «PC bus». Que, años más tarde, pasaría a denominarse «bus ISA».

Cuando salieron al mercado, el uso de este tipo de ranura de expansión era complejo. Ya que cada tarjeta que se conectaba a ella, debía de ser configurada internamente por parte del usuario. Configuración que debía de hacerse mediante jumpers o interruptores manuales sobre la superficie de la tarjeta.

Por suerte para los usuarios, en el año 1993 Intel y Microsoft lanzaron el estándar «P’n’P ISA». Gracias a él, estas tarjetas dejaron de requerir el uso de configuración manual física.

Ranuras PCI

El sustituto de la ranura ISA fue la ya conocida por todos, ranura PCI. Estas ranuras comenzaron a emplearse en las placas base a partir del año 1993, cuando Intel presentó su bus PCI con sus procesadores Intel Pentium.

Como podéis ver en la anterior foto, el tamaño de este modelo de ranura de expansión es bastante menor que el de la antigua ranura ISA.

El principal problema del bus PCI era que todos los recursos de este, se compartían entre todos los integrantes de este. Lo cual suponía un cuello de botella cuando se usaban tarjetas que requerían un mayor ancho de banda.

Ranuras PCI-X

Como coetáneo de la ranura PCI, también se desarrolló la ranura PCI-X. No debemos de confundir estas siglas con PCI Express. La «X» en este caso hace referencia a «eXpanded».

Este tipo de ranura no se empleó en exceso en la gama de placas base de escritorio. Estaban más orientadas a entornos de servidores o workstations, dado que permitían mayores anchos de banda que las PCI convencionales.

Así como las ranuras PCI usaban conectores de 32 bits, las PCI-X usan conectores de 32 o de 64 bits.

Ranura AGP

Introducida en el año 1996 por Intel para sus procesadores Pentium P5 y P6, esta ranura es la sucesora de la PCI original. Salvo que su uso estaba destinado exclusivamente a ser usado por las tarjetas gráficas de la época.

A ser este un bus dedicado de 66 MHz, ahora las tarjetas gráficas ya disponían de todo el ancho de banda que necesitaban para su correcto funcionamiento.

Ranura PCI Express

Este tipo de ranura de expansión ya es bien conocida por cualquier usuario de informática. Es la evolución de las antiguas tarjetas PCI que antes hemos mencionado. Comenzó a usarse a partir del año 2005, sustituyendo paulatinamente al resto de modelos de ranuras de expansión

 

Dado que este bus de datos no comparte ancho de banda entre periféricos. Sino que cada ranura establece una comunicación «punto a punto». No sufre de los problemas que siempre han lastrado al antiguo bus PCI.