Análisis: Cryorig H7 Plus

Anunciado a principios de agosto junto al Cryorig M9 Plus, hoy os traemos la review del disipador Cryorig H7 Plus, el nuevo modelo de la compañía que ahora incorpora doble ventilador. La compañía mantiene el diseño y características principales del modelo original, pero le añade un segundo ventilador que permite una importante reducción de temperatura.

Índice

    1. Cryorig H7 Plus: características técnicas
    2. Unboxing y aspecto externo
    3. Montaje
    4. Prueba
    5. Conclusiones

Cryorig H7 Plus: características técnicas

El Cryorig H7 Plus cuenta con dos ventiladores QF120 Black Balance de 120 mm, con un espesor de 25,4 mm, 11 aspas, almohadillas para que no haya vibraciones con el disipador, y nada de iluminación RGB. El peso de cada uno es de 134 gramos, y pueden funcionar desde 300 hasta 1.600 RPM. El ruido máximo es de 25 dBA, con un flujo de aire de 59 CFM y una presión de 1,65 mmH20. Estos ventiladores cuentan con un diseño que la compañía ha llamado Quad Air Inlet, el cual permite mover un mayor flujo de aire gracias a unas ranuras extra en las esquinas. Así ventila más que otros ventiladores de tamaño similar.

En cuanto al disipador, encontramos unas dimensiones de 126 (L) x 123 (W) x 145 (H) mm con los ventiladores incluidos. Con los ventiladores puestos pesa 845 gramos, y sin ellos se queda en 577 gramos. Con una altura de sólo 145 mm, nos encontramos ante uno de los disipadores más pequeños del mercado en hacer uso de ventiladores de 120 mm, siendo buena idea usarlo incluso en cajas compactas.

Normalmente la mayoría de disipadores suelen contar con un ventilador, el cual se complemente con otro ventilador trasero de la caja, uno de los más importantes para crear un flujo de aire y de presión para refrigerar la caja. Añadir un segundo ventilador al disipador mejora aún más ese flujo, y según la compañía hace que la temperatura baje hasta 4 grados más. El TDP máximo que puede refrigerar se mantiene en los 150 vatios del modelo original, lo cual supera con creces los 95 vatios de un Intel Core i7-8700K y los 105 vatios de un AMD Ryzen 7 2700X.

El disipador cuenta con un diseño patentado por ellos llamado Jet Fin Acceleration System. Éste consigue mejorar el flujo de aire, gracias a tener aletas con forma de hexágono extendido y tener una apertura mayor para la entrada de aire y una salida algo más estrecha. Este diseño hexagonal también permite reducir las turbulencias, mejorando la refrigeración y el paso del aire desde que entra al disipador hasta que sale de él.

Los tubos, fabricados en una aleación de cobre y níquel, cuenta también con otro diseño propietario llamado Heatpipe Convex-Align. Cuenta con dos grupos de tres tubos de cobre, y permiten alinear fácilmente el disipador. Además, no interfiere nada con los módulos de RAM a pesar de llevar dos ventiladores. Si queréis comprobar si encaja en vuestra caja, la compañía tiene una plantilla para imprimir que podemos poner encima de nuestro socket para ver si interfiere con alguno de nuestros componentes.

Por último, es compatible con sockets Intel 1150, 1151, 1155 y 1156, y AMD FM1, FM2/+, AM2/+, AM3/+ y AM4. El disipador cuenta con tres años de garantía.

Unboxing y aspecto externo

En la caja encontramos el propio disipador con los ventiladores ya montados en el sentido correcto. Tenemos el backplate, cuatro tornillos que hacen muy fácil la instalación del disipador, un cable Y para poder conectar los dos ventiladores al mismo conector de la placa base (el cual está realmente duro de conectar), una jeringa con pasta térmica (un plus muy positivo para la compañía, ya que la mayoría suelen incluir bolsitas de plástico que impiden su reutilización), la guía de instalación (disponible aquí en PDF), y una tarjeta de registro que nos permite tener un total de tres años de garantía.

El empaquetado podría ser algo más seguro, pero teniendo en cuenta que es un disipador bastante robusto y donde un pequeño golpe no va a afectar a su funcionalidad, tendremos más que suficiente. El disipador tiene una construcción sólida que derrocha calidad. Es sorprendente los pocos materiales de montaje que necesitamos, y como veremos más adelante la compañía ha simplificado al máximo el proceso.

Montaje

El Cryorig H7 Plus es uno de los disipadores más fáciles de montar que podemos encontrar. Primero tenemos que colocar el backplate por detrás de la placa base e introducir los tornillos en los correspondientes agujeros. Luego, colocaremos los cubretornillos en ellos por la parte de delante para que la presión que ejerzamos con los tornillos ancle el disipador en su sitio.

El disipador cuenta con dos modos de anclaje diferentes dependiendo del socket que utilicemos. Las partes de metal en forma de X estrecha son para Intel, mientras que si las abrimos, tendremos el disipador listo para encajar con los tornillos del socket de AMD.

Para el siguiente paso, si no os puede ayudar nadie, os recomiendo que tumbéis la caja del PC en una mesa, y dejéis la parte del backplate sobrevolando por fuera de la mesa para poder acceder por debajo. Ahora, colocamos la pasta térmica y ponemos encima el disipador. Lo sujetamos en su sitio con una mano y por debajo empezamos a apretar los tornillos para que encajen en el disipador. Vamos apretando cada uno poco a poco hasta que no podamos apretar más.

Es necesario quitar los ventiladores para poder instalar el disipador. Así, podremos elegir más fácilmente la orientación para que no interfiera con nuestra RAM, y podemos colocarlos para que no choque contra el protector del chipset o elementos de la placa. Como dijimos al inicio de la review, la compañía incluye un cable en Y para conectar los ventiladores en el mismo conector de la placa, por lo que la velocidad de refrigeración se regulará siempre y no vamos a tener problemas de potencia.

Como curiosidad, la compañía incluye una jeringa con pasta térmica para aplicarla más fácilmente. Al ver la jeringa uno piensa que vendrá llena de pasta, pero nada más lejos de la realidad, si quitamos el protector opaco veremos que la cantidad es similar a la que incluyen otros fabricantes en bolsitas. La gran ventaja en este caso es que podemos guardarla para futuros usos.

Prueba

El disipador es realmente silencioso, sobre todo para contar con dos ventiladores. Al 100% de uso de la CPU sí suben al máximo de RPM y hace ruido, pero este tipo de situaciones las encontraremos muy pocas veces. El delta de temperatura es de 10 grados bajo temperatura ambiente (26ºC ambiente, 36ºC), mientras que en carga 100% pasados 2 minutos llegó a alcanzar unos preocupantes 83ºC con 26 grados de ambiente; un delta de 58 grados, y con los ventiladores al máximo de revoluciones.

Es importante tener en cuenta que Prime95 ofrece cargas poco realistas. Exportando un vídeo de Premiere Pro, con unas cargas del 95-97%, la temperatura no subió de 70ºC (44 grados de delta), por lo que no tendremos nada de qué preocuparnos. Además, la caja donde lo hemos probado (Raijintek Zofos Evo Silent, al igual que los demás disipadores en un i7-4770K) no ofrece la mejor ventilación posible, ya que está pensada para ser silenciosa.

Conclusión

El Cryorig H7 Plus es un disipador potente, silencioso y bastante compacto, que ahora tiene una versión con doble ventilador para no tener ni un solo problema de temperatura. No estamos ante uno de los mejores disipadores del mercado, pero por un ajustado precio de 45 euros estamos ante un muy buen disipador de gama media.

Pros

  • Doble ventilador
  • Disipador compacto y sólido
  • Pasta térmica que viene en jeringuilla
  • Cable en Y incluido
  • Muy fácil de montar

Contras

  • Temperaturas en carga máxima mejorables. Mejor evitar el overclock.
  • Ruidoso en carga máxima

Por ello, el Cryorig H7 Plus se lleva la medalla de oro, y nuestra recomendación por su diseño. Su precio en Europa es de 44,45 euros. En España todavía no se vende, pero podemos comprar el H7 normal con un ventilador en Amazon por 41,31 euros.

Compártelo. ¡Gracias!