Nox Hummer Zero, review: una excelente caja minimalista de color blanco

Nox Hummer Zero, review: una excelente caja minimalista de color blanco

Alberto García

Hoy analizamos la Nox Hummer Zero, uno de las cajas más recientes que la compañía ha lanzado al mercado. Esta nueva torre está diseñada para un ordenador compato y pequeño, siendo ideal para montarte un ordenador minimalista con una estética impresionante gracias a su acabado sencillo.

Índice

Nox Hummer Zero: características técnicas

La Nox Hummer Zero es una mini torre de color blanco compatible con placas microATX y mini-ITX. Una de las características más notorias es la apertura de la puerta con cierre magnético, la cual cuenta con una bisagra que evita tener que estar quitando y poniendo el panel constantemente como veremos más adelante, siendo esta una de las características más diferenciales de la caja.

La conectividad de la parte superior frontal cuenta con un puerto USB 3.0, dos puertos USB 2.0, y dos jacks: uno para el micrófono y otro para los auriculares. En la parte frontal también encontramos los indicadores de actividad y los botones de encendido y reset, siendo necesario para pulsar este último un boli o algo punzante porque no podemos accionarlo con la uña.

En la parte trasera tenemos el hueco para el IO, un ventilador de 120 mm sin PWM, y cuatro bahías de expansión, cuyos protectores van soldados. En la parte inferior tenemos un filtro para el polvo.

La caja acepta dos unidades de almacenamiento de 3,5 pulgadas y otras dos de 2,5 pulgadas, con una disposición bastante curiosa como veremos más adelante. La fuente y las unidades de almacenamiento están separadas mediante un separador de metal que no puede quitarse. El tamaño máximo de fuente es de 210 mm.

En cuanto a ventilación, tenemos el ventilador incluido de 120 mm. Podemos poner cuatro ventiladores más hasta un total de cinco en la caja. Dos de ellos pueden ir en la parte frontal, con un tamaño de hasta 120 mm, mientras que en la parte superior pueden ir dos ventiladores de 120 o de 140 mm. Por ello, podemos poner radiadores de hasta 240 mm tanto en la parte superior.

En espacio de CPU, la caja nos permite colocar disipadores de hasta 160 mm de altura. Por ello, grandes disipadores del mercado como el Noctua NH-D15 no caben en la caja, viéndonos obligados a optar por otros más compactos. En cuanto a tarjetas gráficas, podemos colocar modelos de hasta 330 mm de longitud si colocamos un ventilador frontal. Si no colocamos ventilador frontal que entre en conflicto con la tarjeta (poniéndolo por ejemplo en la parte superior), tenemos hasta 350 mm.

Por último, tenemos un peso neto de la caja de 5,12 kg, con un bruto de todo el paquete de 6,02 kg. Las dimensiones son de 360 mm (ancho), 208 mm (alto) y 425 mm (profundidad).

Unboxing y análisis externo

La caja de cartón viene con información sobre la torre y diversos bocetos de la misma. Al sacarla, la encontramos muy bien protegida por dos moldes de plástico y una bolsa de plástico que protege el resto de la caja. A pesar de que hay separación entre el cristal y la caja, en el caso de que algo la atravesase podría partir el cristal porque no hay nada entre medias. Por suerte, si nada perfora la caja, ésta aguantará perfectamente el transporte. La caja incluye un manual, tornillos y cableado interno que veremos más adelante.

El cristal lateral viene protegido con plástico por ambos lados para evitar rayajos indeseados en el transporte. El imantado es fuerte, pero si ponemos la caja boca abajo, la puerta se abre, así que hay que tener cuidado cuando vayamos a moverla. El cristal es totalmente transparente, dando la sensación de que no hay ni cristal cuando está totalmente limpio.

Haciendo un análisis visual por la caja encontramos el panel de vidrio lateral con marcos negros, en cuya parte derecha van escondidos los imanes que hacen que el cierre de la ventana sea hermético. En el frontal encontramos un diseño totalmente limpio sin ningún tipo de apertura.

En la parte lateral derecha es donde encontramos las aperturas de ventilación desde las cuales cogen aire los ventiladores frontales. Esta rejilla, no obstante, no tiene filtro para el polvo, por lo que será conveniente ponerle una para evitar una gran entrada futura del mismo en nuestro ordenador. La apertura de este panel lateral es mediante dos tornillos de rosca manual en la parte trasera.

En la parte trasera encontramos las 4 bahías de extensión, el hueco para la fuente ATX, así como el ventilador que ya viene colocado.

En la parte superior de la caja encontramos los botones de encendido y reset, los indicadores luminosos de actividad, los conectores USB y los jacks de audio.

En la parte inferior de la caja encontramos dos pies de plástico con cuatro topes de goma. También tenemos el filtro de polvo de la fuente de alimentación, así como los dos tornillos que hay que quitar para retirar la bahía de almacenamiento e incluir discos duros y unidades SSD.

La caja es bastante ligera, siendo esta una de las ventajas de este tipo de formato de chasis, donde con poco más de 5 kg tenemos un acabado metálico ligero y solvente, siendo más ligera incluso que la Nox Hummer Fusion S que analizamos recientemente. En el caso de la Hummer Zero, notamos un acabado ligeramente más premium, para lo cual ayuda su diseño minimalista, su color blanco, y el sistema de apertura del vidrio lateral.

La pequeña tira de tela para abrir el panel lateral es muy práctica y funciona muy bien, pero quizás habría estado mejor algún tipo de solución que no haga que la tela esté ahí presente todo el rato, ya que rompe un poco el diseño minimalista de la caja. No obstante, esto no deja de ser una simple anécdota, y es quizás una de las mejoras soluciones de apertura de panel lateral que hemos visto, emparejados con algunas cajas de be quiet! que se abren pulsando un botón en la parte trasera.

La Nox Hummer Zero está fabricada en acero SPCC de 0,6 mm. El cristal de la caja es templado, y cuenta con cierre magnético, por lo que para abrir la puerta lo único que hace falta es tirar de la pequeña tira de tela. En el caso de que queramos sacar el cristal, tenemos que abrirla más de 90º y deslizar hacia arriba, así como también podemos desmontarla por completo quitando los tornillos de la bisagra.

Análisis interno

La caja es bastante sencilla en su interior, ya que su genial diseño le permite prescindir de elementos como iluminación RGB. Tenemos todo el espacio necesario para colocar tarjetas gráficas largas de hasta 330 mm (350 mm sin ventiladores frontales), aunque como decíamos al principio, los disipadores de CPU más grandes del mercado pueden tener problemas. Por ello, esta caja está pensada para refrigeraciones líquidas con radiadores de 240 mm o para disipadores de gama media.

El ventilador que incluye la caja es de 120 mm, y está ubicado en la parte trasera. Su diseño es bastante simple, y el cable de tres pines implica que no tenemos PWM para controlar sus revoluciones. Por suerte, no hace demasiado ruido, aunque habría estado bien poder controlar estas revoluciones. También podemos enchufarlo directamente a la fuente de alimentación con el cable MOLEX incluido.

En la parte frontal tenemos el bracket para ventiladores, el cual es extraíble para poder montar fácilmente todo fuera de la caja. Sin embargo, si queremos poner un radiador de 240 mm, éste tendrá que ir colocado en la parte superior, ya que en la parte frontal no hay más especio para colocar el radiador, el cual suele medir unos 30 mm más de esos 240 mm que acepta la parte frontal. Por ello, es recomendable dejar la parte frontal de la caja para poner ventiladores, y poner la refrigeración líquida en la parte superior en configuración push para tener un mejor flujo de aire. Como siempre, recomendamos que al menos pongáis un ventilador en la parte frontal para tener una mejor presión en el flujo de aire que mejore la disipación interna.

Si nos vamos a la parte derecha, encontramos dos huecos donde podemos atornillador dos unidades SSD SATA de 2,5 pulgadas en vertical, lo cual queda muy vistoso en este tipo de cajas compactas y nos permite ahorrar espacio en la parte inferior al tener sólo un bracket para unidades de almacenamiento. También podemos colocarlos en la parte trasera si queremos un frontal más limpio.

El separador que hay entre la parte de la placa y la de la fuente de alimentación está anclado a la caja y no lo podemos retirar, ya que probablemente forme parte de la estructura de la caja, la cual es muy sólida a pesar de ser tan ligera. Por suerte, tenemos dos aperturas para poder pasar cables hacia arriba con facilidad para pasarlos lo más limpios posibles y que no se vean.

Yéndonos a la otra parte lateral, tenemos el cableado y los tornillos atados con una pequeña brida y el espacio para más unidades de almacenamiento y la fuente de alimentación, así como la zona donde pondremos los tornillos para los SSD en vertical.

La bahía de almacenamiento tiene un diseño bastante curioso, ya que nos permite poner un disco duro en su interior. Sin embargo, en la parte superior, al «aire», nos permite también poner un SSD o un disco duro, tal y como prefiramos. Una opción bastante versátil a pesar del reducido tamaño de esta unidad.

Esta bahía de almacenamiento se extrae quitando los dos tornillos que hay en la parte inferior de la caja, pudiendo atornillar cómodamente todas las unidades fuera de la misma. Si vamos a montar un disco duro y un SSD, es necesario montar primero el SSD y luego el disco duro, el cual queda prácticamente colocado gracias a las pequeñas pletinas de metal en las que va sujeto. Los tornillos del disco duro se ponen por los laterales.

En cuanto a la fuente de alimentación, al ser el separador sólido y no poder acceder desde arriba, será muy importante que enchufemos los cables que vayamos a necesitar antes de introducirla en la caja, ya que hay otras que sí tienen un hueco en el separador que nos dan algo más de flexibilidad si luego queremos añadir un cable más sin tener que sacar la fuente.

Del cableado obtenemos todo lo necesario en una caja. Tenemos todos los cables de encendido, incluyendo Power LED+ y LED-, así como Power SW, Reset SW y HDD LED. Por otra parte, también tenemos el conector USB 3.0, el otro conector USB para los otros dos puertos 2.0 de la parte frontal, y el conector de HD Audio para el sonido del frontal.

Sobre la parte trasera de la caja cabe destacar que los protectores metálicos de las bahías van soldados, por lo que una vez los quites no podrás volver a ponerlos. Esto no es demasiado problemático para las dos superiores, ya que esas van a ir casi seguro quitadas para poner la tarjeta gráfica. El problema es que, una vez quitemos la de debajo para poner alguna tarjeta de manera temporal, no podremos volver a colocarlas. Es uno de los gajes de estar en la gama media de cajas.

En tornillería, tenemos 12 tornillos para la placa, 8 standoffs (6 de los cuales ya vienen colocados), 6 tornillos para la fuente y 6 tornillos para almacenamiento.

En general, en la parte detrás de la placa tenemos bastante espacio para colocar cables, ya que además la compañía nos incluye cinco bridas para poder dejarlo todo bien atado y limpio. Otro detalle es la inclusión de una gamuza para limpiar el cristal de la caja, el cual inevitablemente acabaremos manchando sin querer cuando agarremos la caja o la movamos.

Conclusión

La Nox Hummer Zero es una de las mejores minitorres compactas con acabados premium que podemos comprar en la actualidad; sobre todo por su rango de precio. Es ligera, elegante, con espacio para poner almacenamiento y refrigeración de sobra, y un sistema de apertura de panel lateral rápido que nos permitirá acceder al interior para hacer cualquier modificación o simplemente para limpiarlo sin tener que estar quitando y poniendo tornillos.

Es una gran caja con diseño minimalista, y si encaja con el ordenador que te quieres montar, no te vas a equivocar. Ojalá en el futuro la compañía lance una versión equivalente con tamaño ATX, la cual será seguro un éxito en ventas.

Pros

  • Bonito diseño en color blanco
  • Espacio por dentro
  • Apertura rápida del cristal lateral para acceder al interior
  • Muy ligera
  • Precio ajustado

Contras

  • Ventilador sin PWM
  • Protectores de slots PCI soldados

Por ello, la Nox Hummer Zero recibe la medalla de oro y nuestra recomendación por su relación calidad/precio.

Podéis comprar por 55,90 euros en el siguiente enlace.