Ozone Rage X40, review: auriculares 7.1 con iluminación en rojo para PC y PS4

Hace tan solo unos días que el especialista en periféricos gaming Ozone lanzó al mercado sus nuevos auriculares Rage X40, con sonido envolvente 7.1 virtual a través de conexión USB, e iluminación LED de color rojo. En el día de hoy os presentamos nuestro particular análisis de estos Ozone Rage X40.

Los Ozone Rage X40 tienen el habitual diseño circumaural cerrado, de manera que las orejeras envolverán completamente las orejas del usuario aislándolo así del ruido exterior. Ozone ha trabajando bastante su diseño para que resulten cómodos incluso tras muchas horas de uso continuado, así que ahora incorporan materiales más ligeros que las versiones anteriores reduciendo así el peso, entre otras muchas mejoras.

Y, antes de entrar en material, a destacar también el hecho de que son compatibles con la PS4 de Sony gracias a que su conexión es USB, pudiendo conectarlos directamente a la consola y podremos comenzar a usarlos sin problema.

Índice

Características técnicas

Estamos ante unos auriculares con altavoces de imanes de neodimio de 50 mm de diámetro, lo que asegura una óptima reproducción en un rango de frecuencias desde los 20 hasta los 20.000 Hz, con una sensibilidad de 108 dB que garantiza un volumen máximo realmente muy elevado.

En cuanto al micrófono, tiene patrón omnidireccional -así que ojo con el ruido ambiente- con una impedancia de 2200 ohmios y una frecuencia de respuesta de 50 a 10.000 Hz, garantizando así una captación de todo tipo de tonalidades de audio de nuestra voz.

Finalmente, a destacar que los Ozone Rage X40 tienen sonido 7.1 virtual y se conectan a través de USB, lo que significa que integran su propia tarjeta de sonido y cuentan con software para generar ese sonido envolvente virtual, pero a su vez son compatibles con consolas gracias a la conexión USB, si bien es cierto que en este caso el sonido será meramente estéreo. Por cierto que tienen iluminación de color rojo en los laterales, y que su peso de 362 gramos es, a priori, bastante elevado, por lo que tendremos que tener en cuenta que podrían llegar a ser incómodos tras mucho tiempo continuado de uso. No obstante, esto es algo que veremos a lo largo de este análisis, porque dependerá mucho de la ergonomía.

Unboxing y análisis externo

Ozone ha utilizado para estos nuevos Rage X40 su habitual embalaje de cartón blando a todo color, en cuya cara principal podemos ver una imagen del producto sobre fondo negro y rojo, los colores de la marca. En la cara principal tan solo vemos el nombre del producto y su compatibilidad con PC y PS4, dejando para la parte trasera sus características técnicas.

En el interior encontramos los auriculares encajados en una estructura de cartón, así como el habitual y breve manual de instrucciones.

Aquí tenemos los Ozone Rage X40, unos auriculares que ya a simple vista destacan por su diseño de orejeras circumaural cerrado, con almohadillas de piel sintética y diadema extensible. También destaca el hecho de que el micrófono es fijo en el sentido de que no se puede poner y quitar, y ni siquiera es retráctil.

Ozone ha decidido fabricar estos Rage X40 con una diadema bastante ancha, con el nombre de la marca adornando la zona superior, y un basculante extensible para adaptarlos a nuestro gusto según la forma y tamaño de nuestra cabeza. Es un diseño bastante cómodo y sobre todo muy robusto, en contrapartida con el diseño de rieles colgantes que vemos mucho hoy en día en auriculares gaming que hacen que sean más cómodos y se ajusten completamente a la cabeza, pero que tienen como desventaja que son algo más endebles.

Igual pasa con las almohadillas cubiertas con piel sintética, que tienen sus pros (mayor aislamiento acústico, fácil limpieza) y sus contras (transpiran menos, dan más calor), y es decisión del fabricante el haber escogido estas opciones.

Las orejeras tienen forma redonda, que no ovalada, y en la parte exterior domina una rejilla de color negro. Éstas van montadas en una estructura metálica ajustable muy robusta, y que da una gran sensación de calidad.

El auricular izquierdo es el que tiene toda la carga tecnológica en los Ozone Rage X40, pues de ahí sale el cable de conexión, el micrófono, y tiene los controles (rueda digital de volumen, y botón para silenciar el micrófono).

El micrófono es relativamente corto, con un cuerpo endeble que permite doblarlo para colocarlo en la posición que nos resulte más cómoda. Lamentablemente no es retráctil ni podremos quitarlo para que no nos moleste cuando no queramos utilizarlo. En la parte final del micrófono hay un LED que nos indicará visualmente con color rojo cuando esté silenciado.

Los Ozone Rage X40 son unos auriculares para PC y PS4, motivo por el que el cable se ha sobredimensionado hasta llegar a los 2,1 metros (en lugar de los 1,8 metros habituales). Es bastante grueso, y está mallado con un hilo de nailon bastante basto y grueso, terminando en un conector USB 2.0 dorado.

Una vez conectados, sea a un PC o a una PS4, los laterales de los Rage X40 se iluminan con el logo del fabricante en color rojo, un detalle estético que les da un toque agresivo que bajo mi punto de vista queda muy bien.

El software y su configuración

Los Ozone Rage X40 tienen su propio software que podremos descargar desde la web del fabricante. A diferencia de otros fabricantes como Corsair, Razer o SteelSeries, Ozone todavía no cuenta con un software unificado, así que éste es exclusivamente para los Rage X40 y nada más. Se trata de un software que requiere instalación, pero es muy simple y sencillo de utilizar, si bien no estaría de más que lo pulieran un poco para hacerlo más visual.

Aquí lo tenemos. De entrada podemos ver que cuenta con cuatro perfiles por software, en los que tendremos la posibilidad de configurar la ecualización. En la parte de arriba además de seleccionar el perfil es donde podremos habilitar o deshabilitar la ecualización (EC Activado), el sonido envolvente virtual (3D Activado), y reiniciar la configuración.

Si os fijáis en la parte de abajo, tenemos unos botones -aunque no lo parezcan- en los que pone EC (ecualización, el primero que hemos visto), Efecto, Mic y Virtual 7.1. El botón de efecto nos lleva a la siguiente pestaña, donde podremos escoger entre diferentes efectos de audio preconfigurados entre los que tendremos ninguno, cine, baño, sala o pasillo.

En la pestaña Mic podremos modificar valores del micrófono, pero aquí solo tenemos la posibilidad de variar la ganancia y silenciarlo.

Finalmente, en el apartado Virtual 7.1 podremos activar o desactivar el sonido envolvente, e incluso modificar la posición relativa de los altavoces virtuales.

Como podemos ver, es un software muy muy básico y sencillo, si bien es cierto que podrían haber trabajado un poco mejor la interfaz para hacerla más amena al usuario novato.

Pruebas de sonido

Los Ozone Rage X40 son unos auriculares que resultan cómodos desde el primer momento, si bien es cierto que son un poquito pesados y no dejamos de notar la diadema en la cabeza hasta pasado ya un buen rato. De igual manera, las orejeras de piel sintética se adaptan perfectamente a las orejas y aíslan bien del ruido exterior, pero la contra de este tipo de material es que producen sudoración al no transpirar prácticamente nada. Una de las cosas que también se echan de menos es la posibilidad de esconder o quitar el micrófono; sería muy bueno si en próximas versiones Ozone decidiera ponerlo de quita y pon mediante un simple minijack.

En cuanto al sonido, hemos estado probando los Rage X40 tanto en PS4 como en PC, siendo sonido estéreo en el primer caso y pudiendo habilitar el sonido envolvente en el segundo. En la PS4, en modo estéreo, el sonido es correcto; nada impresionante, pero correcto, al mismo nivel que los propios altavoces de la TV pero solo escuchándolo nosotros sin molestar a nadie. Por cierto, a destacar el hecho de que la configuración en PS4 es casi nula, pues detecta los auriculares USB sin tener que hacer nada y tan solo tendremos que configurarlos en ajustes como salida predeterminada de audio.

En PC hemos estado utilizándolos tanto en modo estéreo para escuchar música como en modo 7.1 virtual para jugar. El modo estéreo en música de nuevo es correcto, sin ser espectacular. Los Ozone Rage X40 proporcionan unos buenos sonidos medios y agudos, pero se echa de menos una mayor contundencia en bajos, algo que incluso modificando la ecualización mediante el software hemos notado que flojeaba. En cuanto al sonido envolvente, nuevamente funciona de manera correcta. Tendremos audio posicional en los juegos, sí, pero sin que nos haga girar la cabeza cuando se producen efectos a nuestro alrededor.

Finalmente, utilizando programas de comunicación por voz como Discord o TS3, el micrófono de los Rage X40 toma nuestra voz de manera natura y cristalina, siempre y cuando no haya ruido ambiente porque carecen de cualquier tipo de cancelación de ruido, y de hecho si tenemos cerca de nosotros el PC nuestros interlocutores escucharán el ruido que emite, denotando que Ozone ha instalado un micrófono de patrón cardioide.

Conclusión y veredicto

En definitiva, si tuviéramos que definir a estos Ozone Rage X40 la palabra para hacerlo sería “correcto”. Son unos auriculares con una correcta ergonomía, de manera que podremos utilizarlos durante horas sin que nos molesten siempre y cuando no haga mucho calor en la habituación puesto que las orejeras de piel sintética no dejan transpirar la oreja, algo que no tomamos como problema ni contra puesto que es innato de este tipo de material.

También son correctos en cuanto a calidad de sonido, con unos buenos tonos medios y agudos pero que flojean en bajos. De igual manera, la misma palabra podremos utilizar para definir el sonido de los Rage X40 en juegos, inclusive utilizando el audio posicional 7.1 virtual.  En cualquier caso, también correcto es su precio de 40 euros, pues al final lo que te dan es lo que has pagado. Son desde luego unos auriculares recomendables para aquellos usuarios que buscan buen sonido y buena ergonomía sin tener que rascarse demasiado el bolsillo.

PROS:

  • Buena calidad de sonido en general.
  • Calidad de materiales bastante buena.
  • Robustos.
  • Cable de 2.1 metros.
  • Fácil configuración en PS4.
  • Estética agresiva con iluminación en color rojo.

CONTRAS:

  • Se hacen un poco pesados al principio, cuesta acostumbrarse.
  • Flojean en sonidos bajos.
  • La interfaz del software es muy mejorable.

Por todo ello, estos Ozone Rage X40 se llevan nuestro galardón de plata, así como nuestra recomendación por su relación prestaciones / precio.