¿Qué es un ratón 3D y que relación tiene con la realidad virtual?

A medida que la realidad virtual va creciendo poco a poco en popularidad también se abre la posibilidad de un nuevo tipo de interfaces que aprovechen este nuevo medio. En este artículo os vamos a hablar de lo que es un ratón 3D, cómo funciona y que aporta a la hora de navegar en un entorno plenamente virtual en 3D y a 360º.

Estamos acostumbrados a trabajar en un entorno en dos dimensiones limitado por una pantalla, pero en un casco de realidad virtual podemos ver un entorno en tres dimensiones que podemos observar desde todos los ángulos y direcciones, para navegar en él necesitamos un nuevo tipo de ratón.

¿Necesitamos realmente un entorno 3D?

SGI FSN

Cuando utilizamos un ratón lo que hacemos es desplazar un cursor por la pantalla, dicho cursor se mueve en un espacio cartesiano de dos dimensiones. El concepto de un ratón 3D añade una dimensión adicional a la hora de desplazar el cursor, permitiendo la navegación en un entorno totalmente tridimensional.

Obviamente para hacer esto no se puede utilizar un ratón convencional y requiere el uso de hardware especializado, aparte de un entorno de navegación especial para ello. Y si, aunque parezca mentira han existido entornos de navegación en 3D. Uno de ellos fue el FSN de Silicon Graphics, famoso por su aparición en la película Parque Jurásico.

Oculus Desktop

Aunque hasta el momento no hemos tenido una interfaz completamente tridimensional para poder realizar el trabajo en un PC, ya que el FSN de SGI y otras interfaces no necesitaban del uso de un ratón 3D para navegar por los menús.

Por lo que nos hace falta un entorno en el que navegar en tres dimensiones, que no esté encerrado dentro de los confines de una pantalla y por tanto que permita movilidad de 360º. ¿Existe un entorno así? Pues sí, existe y es la Realidad Virtual, para la cual ya hemos visto algunas adaptaciones de los clásicos escritorios en tres dimensiones. Pero, ¿qué ocurriría si en vez de adaptar un entorno ya existente se crease uno para la interacción con la realidad virtual? Aunque lo primero que necesitamos es un hardware para movernos por el entorno, es aquí donde entran los ratones 3D.

Los componentes de un ratón 3D

acelerómetro giroscopio

Para movernos alrededor de un entorno tridimensional necesitamos un elemente de hardware que nos permita no solo nos permita ver dicho entorno, el cual no es más que un casco de realidad virtual, el cual a través de una serie sensores mueve el entorno según como giremos la cabeza y en sistemas muy avanzados también sigue nuestras pupilas.

La misma tecnología que se utiliza en un casco de realidad virtual nos sirve para la creación de ratón 3D. Dicha tecnología lleva años en los smartphones y se encuentra en los controladores de realidad virtual. ¿A qué nos referimos? Pues a los giroscopios y los acelerómetros. Los primeros sirven para conocer el ángulo de dirección del cursor y por tanto en cuál de los 6 ejes del espacio tridimensional se moverá el cursor, en algunos casos se suele añadir un magnetómetro o brújula para poder conocer la orientación,

El acelerómetro en cambio mide la aceleración que hay de un punto a otro. Se ha de entender la aceleración como el cambio de velocidad en un tiempo determinado, y la velocidad en si misma como la variación de distancia en el tiempo. Por lo que la información del acelerómetro sirve de manera indirecta para conocer cuanto espacio se ha recorrido de un punto a otro realizando el camino inverso, es decir, integrando la aceleración para obtener primero la velocidad y después el desplazamiento.

Triangulando la posición

Tracking VR

Pero nos queda un elemento. No tiene sentido que sepamos el desplazamiento y la dirección del mismo si no tenemos una posición de referencia, para ello es necesaria la creación de un punto de referencia en cada momento, el cual puede ser otorgado por una cámara con la capacidad de ver imágenes en 3D. Estás cámaras lo que hacen es por un lado hacer una foto clásica a color y por el otro crear un mapa tridimensional, ya sea usando rayos infrarrojos o midiendo el tiempo de luz entre los objetos. Dicho mapa lo que hace es indicar la distancia de cada elemento respecto a la cámara.

La cámara puede estar situado en una posición fija, lo que se llama tracking Outside-In. o desde el propio casco de realidad virtual, lo importante es que la cámara es necesaria para darle un punto de origen para poder medir el desplazamiento del ratón 3D. Con toda esta tecnología ya podemos navegar sin problemas por el entorno tridimensional, utilizando el ratón 3D como puntero que tiene la capacidad de moverse en las tres dimensiones de dicho entorno, permitiendo interactuar con todos los elementos del entorno.

La triangulación es necesaria, ya que sin ella el ratón 3D no puede n

Más allá del ratón 3D

Guante VR

De la misma manera que podemos implementar un ratón 3D también podemos ir más allá y crear un guante que nos permite interaccionar con los diferentes objetos como si fuese una mano e irlos moviendo de una posición a otra, pero esta tecnología por el momento está poco desarrollada, por lo que es necesario desarrollar el ratón 3D más allá.

En un ratón convencional tenemos el clic izquierdo para interactuar y el derecho para abrir el menú contextual. En un ratón 3D sería necesario el uso de botones adicionales para poder coger los objetos. Por lo que necesitamos un botón adicional para poder coger los diferentes objetos del entorno y poder interactuar con ellos.

Pero, ¿todo esto como se aplica en productividad?

Cirugía VR Ratón 3D

Todo lo que habréis leído os puede sonar a videojuego, pero esta tecnología es utilizada a día por ingenieros y artistas para realizar diseños en tres dimensiones y poderlos ver desde todos los ángulos posibles a tiempo real. En medicina se utiliza para entrenar a nuevos doctores e incluso para que los médicos puedan manejarlos durante las intervenciones quirúrgicas.

En cuanto al ocio, a la hora de navegar en una tienda online sería posible navegar por los diferentes productos como si estuviésemos en una tienda real, de cara a la visualización de películas un entorno así nos permite el cine en casa desde cualquier ángulo y manejar la pantalla no como algo bidimensional, sino tridimensional. Quien sabe si en un futuro veremos películas a 360º donde nosotros seamos un simple figurante que ve la acción.

Ya de cara a la productividad diaria esto nos permite tener varias pantallas en las que trabajar, con las ventanas y el tamaño que queramos, pero en espacial nos permite tener varías barras de herramientas e incluso ventanas apiladas. ¿Qué os parece cambiar de capa tirando de una de ellas? Mejor todavía, ¿nunca os habéis planteado la idea de darle la vuelta a una ventana o ver lo que hay detrás? Las posibilidades son enormes.

¡Sé el primero en comentar!