No será SUPER, sino NVIDIA RTX 3090 Ti ¡y será totalmente diferente!

Los rumores apuntaban más o menos en lo cierto, pero iban bastante desencaminado a juzgar por la última filtración que hoy sale a la luz. No será SUPER, y no será la misma GPU que la RTX 3090, sino que llegará dentro de la gama Titanium de NVIDIA como RTX 3090 Ti, un nuevo buque insignia que será más potente de lo que pensábamos.

Y es que se ha filtrado una hoja de especificaciones breves donde dicha tarjeta gráfica ha sido nombrada y especificada con algunos datos de interés. Como decimos, la que debía ser la RTX 3090 SUPER no se llamará así y entraría por primera vez en la historia como serie Ti y sus cambios van a ser muy importantes.

NVIDIA RTX 3090 Ti, la GPU monodie más extrema de la historia

NVIDIA-RTX-40

Tarjetas gráficas extremas ha habido y habrá, ya que los fabricantes siempre intentan llevar todo al límite, pero esta GPU será otra cosa y no parece tener demasiado margen de maniobra. Si bien la fecha de lanzamiento se mantiene para enero de 2022, lo realmente interesante no es esto sino sus características que han dejado este dato a un lado.

Es cierto que contará con el chip GA102 al completo y totalmente desbloqueado como adelantamos hace una semana y por lo tanto seguirá dentro de la arquitectura Ampere, pero sus novedades impulsarán su rendimiento bastante más alto de lo que creíamos. Comenzando por lo más destacable en este apartado: nuevas memorias GDDR6X a 21 Gbps, lo que supondrán un mayor ancho de banda y evidencia que la actual RTX 3090 iba al límite en este aspecto.

El ancho de banda es fundamental para surtir de datos y texturas al die, así que más músculo requiere más ancho de banda y como el bus no se puede aumentar ya que requeriría un nuevo chip y diseño, la opción más viable ha sido aumentar la velocidad de las memorias en base a unos nuevos chips que ahora serán de 2 GB por unidad.

Rediseño del PCB, mayor consumo, nuevo conector de alimentación y ¿PCIe 5.0?

Los nuevos módulos van a implicar un mayor consumo de la tarjeta, la cual debido al desbloqueo y a este punto se iría a los 450 vatios, siendo la GPU monodie más «tragona» de la historia. Los nuevos módulos GDDR6X a 21 Gbps implican que ahora NVIDIA podría optar por instalarlos en una cara del PCB y no en dos, lo que podría reducir la temperatura al poder disiparlas mejor con el aire proveniente de los ventiladores.

El alto consumo y las altas velocidades van a provocar dos cosas: un rediseño del PCB y un nuevo conector de energía, el cual ahora será un Micro-Fit de 16 pines que debería soportar la friolera de 800 vatios (ojo con las PSU aquí, son cifras más que importantes para los peaks). El PCB debido al gasto energético y a las altas temperaturas que deben de tener las VRAM tiene que ser de nueva factura para adaptarse a los nuevos requerimientos energéticos.

Entendemos que la estética será similar visto por fuera, pero los cambios introducidos deben ser de cierto calado, aunque no hay nada confirmado. Por último, se especula que con el nuevo conector de 16 pines NVIDIA podría lanzar esta tarjeta siendo PCIe 5.0, ya que hay rumores de que este conector será el encargado de ir acompañando al nuevo bus.

Por lo tanto y resumiendo, la NVIDIA RTX 3090 Ti tendrá un GA102 con 82 SM y 10752 Shaders, 24 GB de GDDR6X a 21 Gbps, 84 RT Cores, 336 TMU, 128 ROPs y 336 Tensor Cores para un bus de 384 Bits y un ancho de banda de 1008 GB/s. ¿Podrá AMD responder a esto? ¿Lo fiará todo a RDNA 3 y da por perdida la corona del rendimiento?