Compra una NVIDIA RTX 3090, ve la memoria a 110º C y al abrirla …

Somos conscientes que en cualquier producto que compremos sea mecánico o electrónico hay un índice de tolerancia de fallos enorme, el cual cada vez está creciendo pese a los esfuerzos de los fabricantes por mejorarlos y lanzar productos sin errores. El último de ellos es como poco, curioso, ya que un usuario se ha comprado nada menos que una RTX 3090 y al instalarla y jugar con ella descubrió que llegaba al límite de temperatura en sus memorias VRAM. Lo que descubrió en su RTX 3090 y sus problemas te sorprenderá.

Hace no demasiado tiempo hablamos sobre cómo una RX 6700 XT llegaba con sus correspondientes Thermal Pad a su correspondiente dueño, donde las temperaturas de las VRAM eran realmente altas e impropias para dicho modelo. Tras desmontar la tarjeta se encontró una escena para nada habitual: los pads tenían todavía la pegatina sin retirar, por lo que la transferencia de calor era casi inexistente. Lo de hoy es un nuevo nivel y un toque de atención a cualquier fabricante, puesto que ninguno está exento.

Una NVIDIA RTX 3090 llega a 110º C en su VRAM, ¡por un dedal!

NVIDIA-RTX-3090

Imagina que te gastas un buen dinero en una NVIDIA RTX 3090, más de 2000 euros fácilmente, te llega tu tarjeta gráfica a casa y como un niño abres tu paquete, sacas la caja, coges tu tarjeta, la instalas y enciendes el PC.

Todo parece medianamente normal, las temperaturas son altas, pero estamos en verano y hace mucho calor … Hasta que empiezas a jugar y tras un mal rendimiento comienzas a buscar el problema. Lo encuentras rápido, la memoria GDDR6X de tu NVIDIA RTX 3090 FE está a 110º C que es lo máximo que puede soportar.

Lo primero que piensas es, ¿qué está ocurriendo? Así que armado de valor decides indagar en el problema; abres tu tarjeta gráfica y todo va bien, hasta que llegas a desmontar el disipador completo y te encuentras ¡un dedal de plástico!

La memoria por las nubes, un dedal y un aviso

AMD NVIDIA Road Map GPUs 2021

En lugar de encontrar el típico pad térmico de tela deformable y silicona, el usuario encontró un dedal de plástico. Eso sí, con su pad encima, pero este no valía para nada puesto que dicho dedal ocupaba el espacio de dos módulos GDDR6X.

¿Cómo ha llegado ese dedal ahí? Tiene su explicación lógica aunque no sea admisible en un producto de esta categoría. Los trabajadores de la planta de fabricación de cualquier compañía de GPUs usan dedales de goma para poder instalar todo lo necesario en la tarjeta sin dejar huella en los componentes y el PCB.

Donde además estos dedales sirven para conducir la mínima corriente estática y así no dañar la tarjeta gráfica como tal en pruebas posteriores. Lo ocurrido es un simple fallo de un operario en la cadena de montaje que quizás ni se dio cuenta de que el dedal perdido cayó en la GPU. Por suerte la memoria se protegió y la CPU solo subió algunos grados de temperatura, pero la anécdota y el susto ya quedaron inmortalizados en la imagen, un aviso sin duda para los centros de calidad de producción de las fábricas que no detectaron este problema.