Los factores que evitan la caída de precio de las tarjetas gráficas

Existe una creencia repetida que es la siguiente: terminada la burbuja de la minería el precio de las GPU gaming va a bajar en picado hasta los niveles habituales. No obstante esto podría no ser así y el precio de las tarjetas gráficas mantenerse alto incluso después del fin de dicha moda pasajera. ¿Cuáles son los factores y motivos de ello?

No hay duda que el boom de la minería trae consigo dos verdades que son innegables, la primera de ellas es que ha subido los precios de las tarjetas gráficas y la segunda es que se trata de una burbuja. El problema es que no sabemos cuándo se producirá el fenómeno en el que la burbuja explotará y los precios empezarán a bajar.

Pese a esta idea universal que tienen muchos con la esperanza de que sea más económico actualizar el hardware gráfico, el análisis de la situación no tiene en cuenta otros factores que podrían llevar a que las tarjetas gráficas no viesen reducido su precio al grado que muchos se esperan. ¿Por qué el precio de las GPU Gaming no van a bajar tras el fin de la minería?

Las GPU gaming no van a bajar su precio tras la minería

GPU Minería bajar precios

Calcular el precio de un bien de consumo no es fácil, ya que depende de una serie de factores complejos. Si bien es cierto que una persona puede estar dispuesta a pagar una cantidad determinada por un producto, también se da el caso que por ansia de tener el producto acabe pagando mucho más o por el simple hecho de no existir un equivalente a niveles de rendimiento o valor.

En la actualidad las tarjetas gráficas han subido de precio por el hecho que gracias a la minería de criptomonedas se han convertido en un medio de producción y no en un producto de consumo. Es decir, sirven para ganar dinero y eso ha disparado su precio al aumentar su valor en ese aspecto. Este efecto ha provocado que las granjas de minado se queden con la mayoría del stock de GPU para escritorio. Y es aquí donde entramos en un fenómeno que puede llegar a hacer que una vez explotada la burbuja no haya una bajada de precios.

A la hora de minar las granjas aumentan la velocidad de reloj de la VRAM para obtener más ancho de banda, básicamente lo que hacen es hacerlas funcionar a velocidades en las que pueden estar operativas el mayor tiempo posible y sin que muchas de sus tarjetas gráficas dejen de estar totalmente funcionales. Es más, uno de los motivos por los cuales las granjas de minado valoran más a las que están pensadas para gaming es por el hecho que disponen de salidas de vídeo HDMI y DisplayPort, lo que les permite vender estás a posteriori como tarjetas gráficas de segunda mano.

La demanda hará que no baje el precio de las tarjetas gráficas

Road Map GPUs 2021

El otro elemento que hemos de tener en cuenta es la cantidad de potenciales usuarios que necesitan reemplazar su tarjeta gráfica y que por la escasez/precio de las mismas se han quedado a medio camino de poder hacerlo. Muchos de ellos tienen dinero ahorrado que han ido acumulando y serán capaces de pagar precios más altos por tener su AMD RX 6000 o su NVIDIA RTX 30 en sus ordenadores, incluso por encima del precio de venta recomendado.

Cuando explote la burbuja de la minería se creará un mercado secundario de mineros sin interés en el gaming vendiendo sus tarjetas gráficas para recuperar su inversión y usuarios de PC comprando estas a alto precio. El resultado será que el coste medio no va a bajar y los ensambladores y fabricantes tampoco se van a quedar atrás a la hora de aprovechar la situación y capitalizarla.

No olvidemos que de cara a la minería las tarjetas gráficas tienen una tasa de recuperación en la que durante un tiempo el hardware está minando para poder pagarse a sí mismo. Por lo que buena parte del hardware no habrá recuperado sus costes cuando explote la burbuja de la minería y este será el que inunde un mercado lleno de gente que espera renovar la GPU en su PC y no a coste de saldo precisamente.