¿Es esta el arma secreta de las GPU AMD RX 6000 para luchar con NVIDIA?

Uno de los cambios que va a traer consigo RDNA 2 respecto a RDNA y que más se han rumoreado en las últimas semanas es la llamada Infinity Cache, la cual ahora nos encontramos con que se ha confirmado. ¿Qué aporta esta nueva memoria cache? ¿Cuáles son los motivos que hay detrás de su implementación en las futuras RX 6000 de AMD?

AMD está más que dispuesta a recuperar de nuevo su posición como alternativa fuerte y viable a NVIDIA en la gama alta de tarjetas gráficas dedicadas, es más, parece que está dispuesta a intentar el mismo éxito que ha tenido con los Ryzen como CPUs, pero esta vez desde su división de GPUs, la Radeon Technology Group, la cual en los últimos años ha sido la pata débil de la empresa.

AMD ha registrado la marca Infinity Cache

Trademark Infinity Cache

La noticia no es otra que la confirmación y existencia de la rumoreada Infinity Cache, ya que hasta ahora era solo un rumor de los mentideros de internet, pero con la confirmación de que AMD ha registrado la marca comercial «Infinity Cache» su inclusión en las GPUs basadas en arquitectura RDNA 2 es un hecho, o al menos deberíamos verla integrada al menos en la GPU de gama alta, la llamada Navi 21 o Sienna Cichlid.

Los rumores hablan de 128 MB en cuanto a la cantidad de esta memoria caché dentro de la GPU, lo cual es una cifra cuanto menos considerable, ya que estaríamos hablando de la GPU con mayor cantidad de este tipo de memoria que ha aparecido hasta la fecha.

La motivación detrás de la Infinity Cache

RX 6000 Big Navi GDDR6 RAM

Todas las GPUs contemporáneas que hay en el mercado para PC, independientemente de si son AMD o de NVIDIA, y en concreto en el caso de AMD desde Vega, utilizan lo que se llama Tile Caching, donde los píxeles no son resueltos directamente sobre la memoria VRAM, si no sobre la cache L2 de la GPU, siempre y cuando exista el espacio disponible en esta para realizar dichas operaciones.

El motivo de ello es que el consumo energético de realizar una operación en las memorias internas de la GPU y hacerlo en la VRAM puede suponer de una a dos órdenes de magnitud de diferencia. Es decir, si el dato se encuentra en la VRAM va a necesitar mucha más energía que si el dato se encuentra en las cachés internas de la GPU.

El truco consiste en aumentar la cantidad de memoria cache ya existente, o añadir un nivel adicional a jerarquía, con tal de que la mayoría de datos cercanos se encuentren dentro del chip. Gracias a ello tenemos un presupuesto energético por instrucción mucho más bajo y con ello desde AMD poder subir la velocidad de reloj de la GPU porque el menor consumo energético nos da margen para ello.

Más caché a cambio de menos ancho de banda con la VRAM

Filtrada RX 6000

Sabemos por la filtración de hace unas semanas que la GPU tendrá 16 GB de memoria GDDR6, y por tanto la hermana mayor de las RX 6000 tendría un bus de solo 256 bits.

Por el tamaño que se rumorea del chip, desde AMD no tendrían ningún problema para colocar una GPU con un bus con la VRAM de más de 256 bits. Uno de los motivos por los cuales las GPUs basada en RDNA 2 tienen una mayor potencia por vatio es precisamente la reducción en la cantidad de chips de memoria, ya que la inclusión de la Infinity Cache paliaría el menor ancho de banda y lo haría, como hemos comentado antes, reduciendo el consumo energético de las diferentes instrucciones que se irían ejecutando en la gráfica.

Falta menos de un mes para la presentación de la siguiente generación de GPUs de AMD, estad atentos que os iremos informando de todos los rumores e informaciones que vayan saliendo sobre estas.