Netflix cambia hacia AMD EPYC Rome y logra más potencia que con los Xeon de doble socket

Aunque ya escuchamos rumores sobre el siguiente paso de Netflix hacia un cambio de sus servidores, no ha sido hasta hoy donde la compañía ha ofrecido datos de rendimiento concretos sobre sus nuevas adquisiciones. El objetivo de la compañía era duplicar el ancho de banda de vídeo encriptado hasta los 200 Gbps, lo cual requiere una potencia muy superior a lo que tenía mediante sus servidores actuales.

El ingeniero de software senior de Netflix, Drew Gallatin, ha detallado mediante la conferencia EuroBSDcon 2019 algunos datos interesantes sobre la compañía. Hasta ahora, Netflix era capaz de ofrecer hasta 100 Gbps como datos de vídeo cifrado desde un solo servidor.

Esto era posible gracias al uso de CPUs Intel Broadwell dentro de la gama Xeon, los cuales eran el corazón de sus servidores basados en FreeBSD. Según Gallatin, sus CPUs podían ofrecer hasta 60 GB/s de ancho de banda de memoria RAM, 40 líneas PCIe 3.0 hasta un máximo de 32 GB/s como E/S.

Netflix apuesta por diversificar su estrategia en sus servidores

Netflix AMD Vs Intel

Por lo tanto, para alcanzar el doble de velocidad de transmisión el salto de rendimiento tenía que ser monstruoso. La solución se dividió en dos estrategias diferentes: optar tanto por AMD como por Intel, estos últimos en configuración de doble socket.

Este hecho se debe a que los últimos procesadores Cascade Lake-SP tienen un ancho de banda de 90 GB/s en RAM, 48 líneas PCIe 3.0 y solo 38 GB/s de E/S, por lo tanto, son números bastante bajos para el objetivo que necesitaba la compañía.

La solución era optar en primer lugar por EPYC Rome 7502P, donde el ancho de banda de la RAM se disparaba hasta los 150 GB/s y el número de líneas PCIe se elevaba hasta las 128 y en PCIe 4.0.

Esto supone 200 GB/s para dicha versión del PCI Express, por lo que parecía que todo estaría solventado. Pero los problemas llegaron del lado del software, ya que las CPU de AMD comenzaron sirviendo solo 68 Gbps como vídeo encriptado debido a que FreeBSD tenía muy pocas optimizaciones para la arquitectura Zen y muchas menos para las plataformas EPYC.

Netflix aumentó su rendimiento considerablemente

Netflix AMD

El equipo de software de la compañía tuvo que ponerse manos a la obra y tras meses de trabajo consiguieron aplicar una serie de optimizaciones y mejoras para los servidores EPYC Rome, donde pasaron de dichos 68 Gbps a unos increíbles 194 Gbps.

Por su parte, el trabajo se diversificaba con los procesadores Intel Xeon Silver 4216, donde las placas base con dual socket estaban listas. Esto logró impulsar un ancho de banda de RAM de 180 GB/s, 96 líneas PCIe 3.0 y 75 GB/s de E/S, dando un rendimiento total de 191 Gbps para transmitir vídeo encriptado.

Netflix Intel

El esfuerzo de Netflix con los servidores de AMD ha levantado ciertas críticas de la compañía hacia los de Lisa Su, ya que aseguran que no cuentan con las herramientas suficientes y bien desarrolladas para los sistemas operativos de servidor, como normalmente ocurre con Linux.

Es esperable que la popularidad que están alcanzando con EPYC Rome termine por cerrar la brecha con Intel en este aspecto, pero como siempre pasa en informática, los tiempos son clave y AMD no puede dejar pasar esta oportunidad para seguir robando cuota.