¿Miente AMD sobre la velocidad de sus CPU Ryzen? ¿Es esta la verdad?

El departamento de marketing de AMD lleva ya tiempo utilizando la misma treta, decir que una CPU o APU Ryzen puede llegar a una velocidad de reloj concreta, para que luego en la realidad ni tan siquiera haciendo uso de un solo hilo de ejecución se llegue a dicha velocidad. ¿Por qué AMD miente en el Boost de sus CPU?

Uno de los conceptos más erróneos que se tienen acerca de los procesadores es la relación MHz con la velocidad del mismo procesador en comparación con otros de diferentes arquitecturas. En realidad por ciclos de reloj entendemos la cantidad de pulsos e instrucciones que realiza el procesador, ya que dependiendo de cada arquitectura una instrucción se ejecuta más rápido o más lento medido en dicha «unidad de medida». Para que lo entendáis mejor, es como decir que un coche es más rápido que otro por tener más caballos de potencia sin tener en cuenta otros elementos.

Por lo que una CPU con una mayor velocidad de reloj, medido en MHz o GHz, que otra no significa que sea mucho más rápida. Esto es debido a que la creencia popular se basa en ello a la hora de medir que procesador es más rápido, algo utilizado por los departamentos de marketing como el de AMD.

¿Miente AMD en la velocidad de Boost de sus CPU Ryzen?

Overclock CTR Boost AMD Ryzen

Hay que entender que la velocidad de Boost de una CPU no funciona de manera sostenida sino durante un corto periodo de tiempo, dado que el mismo procesador no se puede mantener estable con las temperaturas que alcanzaría si funcionase bajo esas frecuencias de manera sostenida. Por lo que el truco está en hacer que las subidas de reloj duren los suficientemente poco como para que la temperatura no suba hasta el punto crítico.

En las CPU de AMD para evitar esto hacen uso de unas unidades llamadas SMU, las cuales son una serie de sensores que miden temperatura y consumo energético del procesador y varían la velocidad de reloj máxima y el voltaje. Estos límites impuestos por las SMUs son los que hacen que dependiendo de las especificaciones técnicas y de consumo del PC se alcance una mayor o menor velocidad. Por lo que no podemos decir que AMD miente en velocidad de Boost de sus CPU, sino que es dicha unidad la que se encarga de contradecirles.

La otra parte tiene que ver con el hecho que pese a que AMD anuncia que un procesador puede alcanzar una velocidad de reloj durante la presentación oficial del mismo (marketing), en realidad no todos los chips de la oblea alcanzan dichas velocidades de reloj máximas. Tampoco pueden descartarlos al ser totalmente funcionales y cumplir en un 99 % con la especificación.

El elefante en la habitación, el Precision Boost Overdrive

AMD Ryzen Placa Base

El algoritmo que es ejecutado por la SMU y que decide la velocidad de reloj máxima que puede alcanzar una CPU en modo Boost es llamado Precision Boost. Pues bien, existe una tecnología llama Precision Boost Overdrive, la cual si se dispone de una mayor cantidad de VRM en la placa base, y por lo tanto de un mayor rango de entrega de potencia y energía, este se encarga de suministrarle un mayor flujo de corriente. ¿El problema? La CPU necesita un margen desde el punto de vista termal para crecer en velocidad de reloj, es decir, necesita estar fresca para poder aprovechar esta tecnología.

Ya para terminar, se entiende que si AMD no ha cambiado de nodo y arquitectura para hacer un salto hacia atrás como Intel con Rocket Lake-S, no tiene sentido que la velocidad de reloj máxima baje. Claro está que esto no es más que un mito, alimentado por los rumores de que una nueva arquitectura tiene que traer una mayor velocidad de reloj. Es decir, si no hay un cambio sustancial que justifique una menor velocidad de reloj, como puede ser un aumento de núcleos totales, un cambio interno de arquitectura y buses, una nueva plataforma o tipo de arquitectura etc… AMD no puede justificar el bajar la velocidad final.

Igualmente, el equipo de marketing tendría que ser honesto y fijar unas velocidades en Boost oficiales menores, puesto que apenas un 1% de los procesadores vendidos están en dichos valores, pero estar a más distancia que Intel en este aspecto para el usuario medio no es rentable, puesto que este no entiende que la velocidad final no lo es todo, así que de momento seguiremos viendo esta técnica hasta que las tornas se igualen y puedan ser más honestos y dejar de «mentir» (con ese 1% se podría calificar de mentira) con sus procesadores.