Intel va con todo a por AMD: 56 núcleos para PC con DDR5 en 2022

Tras el lanzamiento de Alder Lake como arquitectura principal y tras su gran aceptación y críticas por parte de propios y extraños el año que viene le tocará el turno a su sucesora con cambios en principio (y salvo sorpresa) menores. Pero este no será el plato fuerte de Intel para el mercado de consumo, sino como ya hemos comentado en otras ocasiones sí lo será el HEDT que tan olvidados están y donde AMD campa a sus anchas. Hoy tenemos muchos más detalles de Sapphire Rapids HEDT y Workstation, ¿superarán a los Threadripper?

Hay dos ramas que van a ser bien diferenciadas dentro de una misma arquitectura como será Sapphire Rapids. Al parecer, Intel va a segmentar el mercado en HEDT y Workstation para golpear mucho mejor y más fuerte a su rival, y dentro de estas habrá una mayor gama de procesadores, así que puede pasar de todo como vamos a ver a continuación.

Sapphire Rapids WorkStation Platform

Intel-Sapphire-Rapids-2

¿Qué podemos esperar aquí? Hablamos de la sucesora de los Xeon Ice Lake-X, los tan controvertidos procesadores que han acabado sucumbiendo ante los EPYC y que como tal, aunque dieron guerra, el empuje de AMD los ha acabado empujando en ventas a un rincón poco a poco. Intel sigue vendiéndolos a buen ritmo, pero AMD recupera terreno a marchas forzadas y por ello necesitan un «resfresh».

Dicho refresh llegará con esta nueva arquitectura y con algunos datos que ya desvelamos hace algún tiempo, como los 56 núcleos con frecuencias por encima de los 4 GHz. Hoy tenemos más datos acerca de ellos, como el hecho de que habrá versiones de 12 núcleos, lo cual es perfecto para servidores pequeños y con cargas de trabajo localizadas.

Sapphire Rapids Alder Lake

El TDP máximo que se está probando es de 350 vatios, así que en principio habría margen de mejora en las frecuencias, aunque no sabemos cuánto. Recordad que aquí prima el vatio por clock. Por otra parte, tendremos disponibles hasta 16 DIMM de memoria DDR5 que en su configuración máxima de slot tendrá una velocidad de 4.400 MT/s, mientras que si disminuye a 8 canales podrá ser de 4.800 MT/s, todas bajo ECC como manda la tradición.

Se confirman por otro lado las 112 líneas PCIe 5.0 y el soporte de una sola CPU por placa base, por lo que ya no habrá configuraciones dual slot como tal, un movimiento que podría ser polémico, al igual que el hecho de que algunos aceleradores podrían no funcionar en estas Workstation, posiblemente para forzar a las empresas a comprar las nuevas FPGA. Por último, los precios de los procesadores más caros estarían entre 3000 y 5000 dólares, seguramente más hacia este último valor.

Novedades en Mainstream

Intel Sapphire Rapids Die

Aquí hablamos de los sucesores naturales de los ya más que aprovechados Cascade Lake-X HEDT y por supuesto los Xeon-W con capacidades de overclock. ¿Qué tiene preparado Intel? Bueno, comenzando por unas configuraciones de entre 28 y 36 núcleos en configuración MCC (no está nada claro) siendo posiblemente la opción más plausible la primera, donde las frecuencias lo marcarán todo.

El nodo de 10 nm se estirará en estas configuraciones entre los 4,5 GHz y algunos rumores hablan de que incluso podríamos ver 5 GHz, dependiendo de la configuración que Intel escoja en sus chips. Posiblemente el tope de gama no correrá a la máxima frecuencia de la serie como viene siendo habitual. El TDP será controvertido una vez más, ya que se estima entre 270 vatios y 400 vatios, siendo el consumo actual de los Samplers de menos de 300 vatios, por lo que hay margen para seguir escalando como en el caso de los Workstation.

En cuanto a memoria RAM, Intel dará a escoger dos opciones: 8 canales de DDR5 sin ECC o 4 canales con ECC, no estando actualmente definidas por el segmento de la plataforma. Esto quiere decir que podría haber procesadores bajo la misma arquitectura con ECC o sin ECC para la misma o distinta placa o chipset.

Se confirma por otro lado el uso de 64 líneas PCIe 5.0 que al parecer será para toda la gama de procesadores. En cuanto a los precios, la segmentación comenzaría en 1000 dólares y podría extenderse a los topes de gama hasta los 3000 dólares, unos costes que sin duda apartan al gamer medio de estas plataformas y las orientan más hacia profesionales sin duda.

¿Cuándo llegarán? En principio y si nada falla a mediados del año que viene, pero hay rumores de algunos retrasos al tercer trimestre de 2022, así que de momento y con la situación actual tenemos un GAP de 3 meses donde AMD podrá sus fichas en juego con EPYC Milan-X y Threadripper.