¿Tiene sentido que vuelvan los ratones «de bola» para gaming?

Hoy en día, todos estamos acostumbrados a utilizar ratones modernos, que incluso en los modelos más baratos vienen con sensor óptico. No obstante, no siempre fue así y no hace tanto tiempo que los usuarios de PC utilizábamos ratones «de bola«, tanto para trabajar como para jugar, y a pesar de que hoy en día ya nadie fabrica este tipo de ratón queremos lanzar la pregunta al aire: ¿eran mejores estos ratones que los actuales para gaming?

Seguro que muchos de vosotros, si lleváis ya unos años en esto de la informática, habréis tenido en algún momento uno de estos ratones, y recordaréis con cariño (o con malquerencia) el tedioso proceso de limpiar los rodillos interiores cuando el dispositivo empezaba a no funcionar bien para devolverle su precisión habitual. En todo caso, este tipo de ratón funcionaba bastante bien en su momento y, a pesar de ello, fue reemplazado por los actuales sensores ópticos y láser.

Las limitaciones de los ratones de bola

Muchos diréis que si estos ratones terminaron desapareciendo en favor de los sensores actuales será por algo, y no os falta razón. Para empezar, los ratones de bola tenían unas enormes limitaciones dado que su funcionamiento se basaba en una bola, generalmente metálica y recubierta por goma, que giraba físicamente al mover el ratón; esta bola hacía girar dos rodillos, uno horizontal y otro vertical, y el giro de éstos es lo que el dispositivo interpretaba para realizar los movimientos en el PC.

ratón de bola

Este modo de funcionamiento tenía varias desventajas, como el hecho de que la sensibilidad estaba bastante limitada ya que dependía de elementos físicos (los rodillos), así como el hecho de que estos rodillos se ensuciaban con mucha frecuencia y nos veíamos obligados a sacar la bola y limpiarlos para que el ratón volviera a funcionar bien. No era frecuente que se estropearan los rodillos, pero aun así como elementos físicos que están en movimiento tenían cierto desgaste por lo que la durabilidad también era limitada.

Obviamente, los sensores que detectaban el giro de los rodillos en aquella época tampoco es que fueran de lo más preciso, y todo esto aunado al hecho de que el coste de fabricación de este sistema de «tracking» era mucho mayor que el de los sensores ópticos de la época, los llevaron inevitablemente a la extinción.

¿Podrían volver estos ratones para gaming?

Sin embargo, los ratones de bola también tenía otras ventajas como el hecho de que los movimientos podían tener un tracking 1:1 exacto, algo idóneo para poder tener una precisión máxima y, prueba de ello, es que en realidad los ratones «de bola» no han desaparecido exactamente del todo ya que muchos fabricantes siguen sacando al mercado modelos «trackball», si bien es cierto que ahora la bola se ubica en la parte superior para moverla con los dedos en lugar de por debajo para moverla con el movimiento del propio ratón.

Ratón Trackball

Cierto es que el modo de funcionamiento de estos ratones trackball no es igual que el de los ratones de bola de antaño, puesto que en lugar de rodillos tienen directamente sensores que detectan los movimientos de la bola para interpretar los movimientos del propio ratón.

Realmente, no hay nada que impida que los fabricantes comiencen a integrar de nuevo las bolas en la parte de debajo del ratón, y aunque tendría los mismos inconvenientes que los ratones de antaño desde luego los sensores que hay hoy en día son bastante mejores… pero claro, estaríamos perdiendo la gran ventaja que es que los rodillos proporcionaban ese tracking 1:1 real ya que éstos han sido sustituidos por sensores; y claro, si estás integrando sensores, ¿para qué poner una bola cuando puedes poner el sensor directamente en la superficie inferior del ratón, que es lo que hacen ahora?

Dicho de otra manera, si eres un amante de lo retro y esperabas que los fabricantes volvieran a introducir ratones de bola en su catálogo puedes ir despidiéndote, ya que en realidad es algo que ya no tiene sentido actualmente porque la tecnología ha sido ampliamente superada y, de hecho, utilizar un sensor óptico moderno te va a dar mejor precisión y es más barato de fabricar.

¡Sé el primero en comentar!