La Xbox Series X se lanzará en noviembre, ¿y la PS5 cuándo?

La Xbox Series X se lanzará en noviembre, ¿y la PS5 cuándo?

Rodrigo Alonso

Sin todavía confirmar el día exacto, Microsoft ha anunciado por fin lo más parecido a una fecha de lanzamiento que tenemos hasta ahora de su consola de próxima generación, la Xbox Series X. A través de su página de noticias para Xbox, la compañía ha anunciado el lanzamiento para noviembre, así como el retraso de Halo Infinity para el año que viene.

Todo va marchando más o menos como era de prever. El 20 de noviembre era la fecha más probable que se llevaba meses barajando para el lanzamiento de las consolas de próxima generación, y ahora Microsoft ha confirmado el mes (pero no el día, todavía). Esto va en la línea de lanzamientos de la compañía, puesto que todas sus consolas excepto una se han lanzado en este mes:

  • Xbox: 15 de noviembre de 2001.
  • Xbox 360: 22 de noviembre de 2005.
  • Xbox One: 22 de noviembre de 2013.
  • Xbox One S: 2 de agosto de 2016.
  • Xbox One X: 7 de noviembre de 2017.

Lanzamiento de la Xbox Series X en noviembre, ¿y qué pasa con SONY?

Ya llevamos tiempo comentando que SONY y Microsoft parece que están en una pugna por ver quién anuncia su consola primero, ya que dependiendo de lo que haga uno, el otro podrá reaccionar de una u otra manera. A estas alturas parece que ni los unos ni los otros tienen todavía clara la fecha de lanzamiento y ni tan siquiera el precio, lo cual será un factor muy importante como aliciente para la venta de sus consolas de próxima generación.

Xbox Series X y PS5

Ahora Microsoft ha dado un primer paso anunciando el mes en el que lanzarán al mercado la Xbox Series X. Que hayan dicho eso y no hayan confirmado todavía el día exacto parece como una especie de «amago» a ver si SONY reacciona de alguna manera, quizá esperando a que ahora los japoneses tomen el testigo y anuncien el lanzamiento de la PS5. Se espera que se produzca también en noviembre, pero el día es todavía desconocido.

El día 20 de noviembre es el más sonado para ambas compañías, quizá por tradición (ya os hemos mostrado antes cuándo se han lanzado todas las consolas de Microsoft) y con las vistas puestas en la campaña navideña, fechas en las que más videoconsolas se venden habitualmente. No obstante, como hemos mencionado antes el precio será un factor crucial, y la primera compañía que lo anuncie le dará cierta ventaja competitiva a la otra.

Por ejemplo, imaginad que SONY da el primer paso y anuncia la PS5 para el 20 de noviembre a un precio de 599 euros, 499 euros la Edición Digital. Si fuera así, Microsoft tendría tiempo para anunciar su consola una semana antes, el 13 de noviembre (viernes 13, además) y podría modificar el precio de la misma, por ejemplo lanzándola a 499 o incluso 449 euros para que sea más atractiva de cara a los usuarios. Ya hemos hablado alguna vez antes, además, de que Microsoft tiene mayor potencial que SONY para rebajar el precio de su consola asumiendo incluso pérdidas al vender el hardware, por lo que este será un punto de presión importante para ambas compañías.

Quién de las dos dará el primer paso es todavía una incógnita, pero de lo que no cabe duda es de que el tiempo va pasando y la fecha de lanzamiento está cada vez más cerca para ambas compañías, así que en un momento u otro una de las dos tendrá que dar el primer paso y realizar el anuncio oficial de la fecha exacta de lanzamiento y el precio.

El hardware, un aliciente importante

Largo y tendido hemos hablado sobre el hardware y especialmente las nuevas tecnologías que esta nueva generación de consolas va a traer bajo el brazo, como Xbox Velocity en la consola de Microsoft o el SSD personalizado de la PS5. La realidad es que técnicamente la Xbox Series X es superior a la PS5 de SONY, mientras que la consola de SONY cuenta con algunas tecnologías de optimización que pueden paliar esa desventaja para ofrecer el mismo rendimiento que la consola de Microsoft.

El problema es que estas optimizaciones parece ser que solo las veremos en juegos exclusivos de PS5 y que han sido diseñados únicamente para esta consola, aprovechando todas las ventajas que pueden tener, pero en los juegos multi plataforma (que salen para ambas consolas e incluso PC) carecen de estas optimizaciones, y algunos desarrolladores ya han dicho que están encontrando problemas para poder ofrecer un rendimiento mayor de 60 FPS a resolución 1080p en la PS5.