La consola de Valve ya está anticuada, y estos son los motivos

La consola de Valve ya está anticuada, y estos son los motivos

Josep Roca

La consola de Valve, es decir, la Steam Deck, es sin duda uno de los gadgets más deseados entre los aficionados a los videojuegos. Dado que permite jugar en una consola portátil con hardware de PC a títulos que no se encuentra en la Switch de Nintendo. Sin embargo, pese al origen de su arquitectura, viene con algunas limitaciones técnicas de serie y por lo visto ya empiezan a pesarle.

Una de las claves de toda consola de videojuegos o sistema dedicado es que no ejecutan aplicaciones de PC, sino que tienen su propio software, escrito y optimizado alrededor de los puntos fuertes y limitaciones del sistema. Una forma de proceder que no se suele dar en PC y tampoco en la consola de Valve, la cual, no deja de ser un ordenador.

La Steam Deck no rinde bien en ciertos juegos

El rendimiento de la Steam Deck en ciertos juegos de reciente aparición es cuanto menos preocupante y parece ser que al hardware de la consola de Valve se le empiezan a ver las costuras. Hasta el punto en que muchos se echan las manos a la cabeza sobre el futuro del PC en forma de consola portátil. En concreto donde la Steam Deck se está viendo limitada es en juegos como:

  • Plague Tale Requiem, donde el juego ha de funcionar con todas las opciones gráficas al mínimo y con un búfer de imagen inferior a los 720p, lo que empaña la calidad de imagen. Lo peor es que funciona por debajo de los 30 FPS en ciertas áreas.
  • Callisto Protocol funciona a resolución nativa en la Deck, pero su media son los 20 FPS, por lo que no es la mejor experiencia jugar a este título en la Steam Deck.
  • Gotham Knights requiere funcionar con las opciones gráficas recortadas y del FSR 2 activo para poder llegar a los 30 FPS.
  • Need for Speed Unbound funciona a 30 FPS en la Steam Deck, muy por debajo de los 60 FPS estables que se le deberían exigir a un juego de carreras.

Se comenta que el problema es por un cuello de botella de su CPU, la cual se compone por cuatro núcleos Zen 2 similares a los encontrados en los Ryzen 4000. Lo cual es extraño desde el momento en que en los requisitos mínimos de los cuatro juegos se puede jugar con una CPU de cuatro núcleos y de menor rendimiento que el de la APU Van Gogh. Más bien, el problema viene por el hecho de que son juegos que en PC han sido mal optimizados y no versiones nativas.

The Callisto Protocol.

¿Se ha quedado limitada la consola de Valve?

Uno de los motivos por los cuales la Steam Deck ha conseguido un catálogo de juegos tan rápido es por el hecho que no son juegos creados desde cero para la consola, sino títulos de PC que se ejecutan a través de un intérprete, el cual no emula ningún hardware, pero sí que traslada ciertas llamadas de Windows a Linux, sistema operativo en el que se basa SteamOS. Por lo que se trata de una pequeña sobrecarga al procesador.

Steam Deck APU V2

En todo caso, no podemos olvidar que se trata de un hardware bastante modesto y de usarse en un ordenador para gaming ni tan siquiera sería considerado un sistema para gaming. Dado que su tarjeta gráfica integrada, pese a basarse en la misma arquitectura, que las consolas de nueva generación y las RX 6000 para PC, en rendimiento se encuentra muy por debajo. Lo cual es uno de los precios a pagar de cara a tener una consola con este factor forma.

Sea como sea, la solución parece ser en hacer versiones nativas y, por tanto, optimizadas para la Steam Deck. Sin embargo, las ventas de la portátil de Valve no parecen justificar este tipo de versiones dedicadas, lo cual es una pena. Dado que no podremos jugar en ella con muchos juegos de forma adecuada.

15 Comentarios