¿Qué debes tener en cuenta al actualizar el hardware de tu portátil?

Antes o después, llega un momento en el que tendrás que actualizar el hardware de tu ordenador portátil para darle una nueva vida y poder seguir utilizándolo de manera digna durante más tiempo. Por norma general, esto implica ampliar la memoria RAM y/o cambiar el SSD del equipo, pero si nunca lo has hecho puede resultar una tarea que te cause cierto reparo, así que en este artículo te vamos a contar cómo debes hacerlo para que no tengas ningún problema en el proceso.

A diferencia de los PC de sobremesa, actualizar el hardware de un portátil suele implicar el tener que desmontar varios de sus componentes para acceder lo que quieres cambiar, pero en la mayoría de equipos modernos esto ya no es así y podrás cambiar la RAM o el SSD del dispositivo sin tener que desmontarlo completamente. Además, normalmente esto no anula la garantía del aparato, si bien lo recomendable es que consultes en la web del fabricante sus condiciones de garantía antes de nada para evitar disgustos, ya que la mayoría anulan la garantía por una mala manipulación (es decir, si se rompe algo por manipularlo mal).

Actualizar el hardware de tu portátil es fácil con este método

RAM Portátil

Antes de lanzarte a actualizar el hardware de tu portátil, lo primero que debes hacer (además de comprobar el tema de la garantía) es cerciorarte de que tu portátil admite cambios en su hardware. A este respecto, hay algunos ordenadores portátiles que vienen con la memoria RAM soldada, por ejemplo, y en ese caso lamentablemente no se puede ampliar. Además de esto, también deberás cerciorarte de que el hardware que compres es compatible con tu portátil (generalmente podrás verlo en las especificaciones técnicas del producto).

No obstante, en la mayoría de casos la RAM y el SSD sí que son actualizables y además de forma sencilla. Si te fijas en la imagen que hemos puesto arriba, en la parte inferior del portátil hay una pequeña tapa de plástico que podremos retirar solo quitando dos tornillos, que además suelen estar marcados en el propio plástico para que sepas fácilmente identificarlos, tras la cual se encuentra la memoria RAM, en este caso en formato SO-DIMM.

Precauciones al cambiar la memoria RAM

Actualizar RAM portátil

Así pues, si para actualizar el hardware de tu portátil lo primero que vas a hacer es cambiarle la memoria RAM, el primer paso es localizar esta tapa de la que te hablamos y retirar los tornillos para acceder a la RAM que ya tenga instalada de fábrica. Retirarla es muy sencillo: verás que tiene dos pestañas metálicas a los lados, y simplemente debes tirar de ellas hacia fuera y el módulo de memoria saldrá hacia arriba con un resorte; luego tira de él hacia fuera, en diagonal (respetando la posición en la que quedó tras levantar las pestañas) y ya la habrás sacado.

Ahora, para instalar los nuevos módulos de RAM que hayas comprado (es de entender que si estás ampliando la RAM serán de mayor capacidad e incluso mayor velocidad) el proceso es igualmente sencillo: coloca el módulo en la posición correcta sobre el zócalo, en diagonal, y luego simplemente presiona hacia abajo con un dedo: al hacerlo, el módulo quedará «atrapado» por las pestañas, y escucharás un leve sonido de «clic» al hacerlo, indicándote de que todo ha ido bien.

Hecho esto, simplemente vuelve a atornillar la tapa de plástico y listo. La única precaución que debes tomar al cambiar la RAM es sacar el módulo viejo con cuidado como te hemos dicho, y no hacer mucha presión al instalar el nuevo, debería entrar de forma bastante suave.

¿Y si quieres cambiar el SSD?

Actualizar SSD portátil

La totalidad de ordenadores portátiles modernos vienen ya con un SSD, pues en este segmento ya se han descartado casi completamente los discos duros mecánicos tradicionales. Con todo, es posible que quieras instalar un SSD en un portátil viejo, o que el SSD que traiga tu portátil de fábrica sea de poca capacidad y hayas decidido cambiarlo por uno nuevo, así que vamos a ver cuáles son las precauciones que deberías tomar.

Aquí te puedes encontrar dos variantes: que el SSD o disco duro venga en formato de 2,5 pulgadas o que venga en formato M.2. Por norma general, al igual que con la memoria RAM encontrarás la unidad de almacenamiento detrás de una tapa de plástico que podrás retirar con un par de tornillos; en el caso de las unidades de 2,5 pulgadas, suelen venir en una carcasa con tornillos extra que también tendrás que retirar, para luego sacar la unidad deslizándola en sentido contrario a donde se encuentren su conector SATA.

Cambiar disco duro

Hecho esto, solo tendrás que quitar el disco duro o SSD antiguo de la carcasa, poner el nuevo, volver a deslizarlo en diagonal y con cuidado para conectar su conexión SATA, y volver a atornillarlo todo.

Si el SSD que traía tu portátil viene en formato M.2 el proceso es incluso más simple. Accede a la unidad retirando la tapa o cubierta, y verás que la unidad solo tiene un único tornillo que la fija a la placa base del portátil; retira ese tornillo y desliza el SSD en sentido contrario al conector (hacia donde estaba el tornillo) para retirarlo. Luego, instalar el SSD nuevo es igual pero en proceso inverso: primero inserta el SSD en diagonal en el conector, luego haz una leve presión con el dedo y pon el tornillo que retiraste antes, con eso quedará instalado.

Las precauciones en este proceso son igualmente simples: ten cuidado especialmente a la hora de retirar la vieja unidad, hazlo en diagonal y con cuidado para no forzar el conector. Al conectar la nueva unidad, igualmente ten mucho cuidado especialmente en el conector, desliza la unidad suavemente y sin hacer demasiada fuerza.

¡Sé el primero en comentar!