En refrigeración líquida, ¿es mejor cuanto más grande sea el radiador?

Es uno de los grandes mitos sobre la refrigeración líquida para PC, independientemente de si es custom o AIO. Y es que muchos usuarios dudan sobre qué tipo de radiador elegir para sus sistemas, ya que cuando se habla de tamaño existe mucha confusión al respecto. ¿Es mejor un radiador más grande o es menos óptimo?

Parece no haber consenso sobre algo tan trivial en un principio como el tamaño de un radiador, pero cuando se usan términos poco correctos en un mundo tan específico como es el de la refrigeración líquida se termina por inducir a error. ¿Qué entendemos por grande? Ahí la cuestión y por ello este artículo.

El tamaño de un radiador SÍ influye en el rendimiento

Como decimos, el concepto de «grande» está mal empleado, y lo está por el simple echo de que es totalmente genérico. Cuando hablamos de radiadores y su tamaño tenemos que especificar si nos referimos a grosor, longitud o anchura.

Estos tres factores son, junto con otros, los más indicativos para conocer o siquiera intuir qué podemos esperar de dicho rad. El problema del tamaño es la comparativa, es decir, qué estamos comparando con qué, que radiadores enfrentamos.

Por lo tanto y sabiendo estos tres factores a tener en cuenta, vamos a intentar discernir todo lo necesario para tener claro que es lo mejor. Partiremos de la base de que tenemos el mismo sistema de depósito interno, mismo número de tubos, mismos materiales y mismos fins, es decir, igualdad de condiciones donde solamente los tres factores nombrados serán lo diferenciador.

Por lo tanto, vamos a comparar grosor, longitud y anchura, ¿cuál de ellos es más importante en cuanto a rendimiento se refiere?

Una elección difícil que será resuelta por factores externos

radiador-tamaños

La respuesta a la pregunta es tan sencilla como complicada al mismo tiempo: depende. Si creías que iba a ser fácil elegir … Pues no, no lo es realmente y vamos a explicarlo. Entre grosor y longitud sí que es más o menos fácil tener una elección: ganaría la longitud, principalmente porque eso implica al menos un ventilador más, logrando disipar más vatios por centímetro cuadrado.

El grosor en cambio implica unos mejores ventiladores y la ganancia como tal no es tan alta como el tener más superficie longitudinal. Pero, ¿y entre longitud y anchura? Aquí todo se complica un poco, pero no demasiado. Partiendo de la base de que hay muchos ventiladores óptimos en 120 mm que en 140 mm, será más fácil y barato comprar ventiladores de menor tamaño y lograr un rendimiento óptimo que en el segundo caso.

¿Por qué es determinante esto? Porque aunque la longitud seguirá ganando a la anchura del rad por los mismos motivos que ganaba al grosor como tal, sí que es cierto que hay ventiladores de 140 mm que dentro de la misma serie que en 120 mm, logran un resultado cercano a sus hermanos menores en un radiador.

Por último, ¿grosor vs anchura? Quizás sea el más difícil de discernir, puesto que habría que ver el grosor del rad. En nuestra experiencia, siempre prevalecerá la anchura, puesto que es superficie hábil disponible con menor restricción por el menor grosor, pero el rendimiento se dispara mucho si comparamos un rad de 120 mm con uno de 140 mm y un grosor de 30 mm contra 60 mm.

La comparativa para un rendimiento similar sería 140 mm contra 60 mm, pero se decantaría a favor del primero por los ventiladores, ya que en 60 mm necesitamos alta presión estática para sacar partido de dicho grosor, mientras que en 140 mm unos ventiladores simplemente correctos harán un trabajo decente.