El último procesador de Intel llega a los 6 GHz, pero, ¿a qué precio?

El último procesador de Intel llega a los 6 GHz, pero, ¿a qué precio?

Josep Roca

Intel acaba de presentar su Core i9-13900KS, el cual es el más rápido de los procesadores para escritorio dentro de los de última generación. ¿El motivo? Tiene la capacidad de poder alcanzar los 6 GHz por sí mismo y sin necesidad de usar ningún tipo de refrigeración especial. Lo cual supone un hito por parte de la veterana compañía. Sin embargo, esto tiene algunas sombras que pesan mucho más que el aumento de velocidad.

La carrera por ver quien tiene el procesador más rápido del momento nunca acaba y tanto Intel como AMD no pueden dormirse en el camino. Si la propuesta de AMD son los Ryzen 7000X3D, la de Intel es mucho más simple y directa, una versión potenciada de su CPU para escritorio más potente hasta el momento.

Intel Core i9-13900KS, la primera CPU en llegar a los 6 GHz

La existencia del i9-13900KS es en parte accidental, es el producto de que en las obleas del i9-13900K siempre hay unos cuantos procesadores que en las pruebas de estrés demuestran tener una mejor curva de consumo, o más bien, demuestran tener la capacidad de soportar velocidades más altas que la medía. Si sois perspicaces veréis por ejemplo que el i7-13700K y el i9-13900K son el mismo chip, tienen la misma cantidad de P-Cores y E-Cores, pero a velocidades diferentes.

i9-13900K Raptor Lake

Esto se debe a que en las pruebas de calidad les ponen una denominación diferente según los que aguanten velocidades más altas o más bajas. Lo que les permite venderlos a mayor o menor precio. Se trata de una táctica común en el mundo de los procesadores para PC y que se lleva realizando desde hace varias décadas.

¿Qué ocurre cuando hay una cantidad de chips que salen con mejores resultados que la media? Pues que puedes vender un modelo superior a un precio más alto por el hecho que otorga prestaciones mejores y este caso es gracias a poder alcanzar los 6 GHz, eso sí, en Boost. Es decir, no funciona el 100% del tiempo a dicha velocidad, pero cuando necesita esprintar para llegar antes a la hora de ejecutar instrucciones es el más rápido de todos.

El mito del MHz

Sin embargo, cuando hablamos de que el procesador alcanza los 6 GHz nos referimos a la cantidad de pulsos que ejecuten cada una de las partes de la CPU en cada segundo, en el caso que nos ocupa hablamos de 6000 millones en dicho periodo. No obstante, lo importante en un procesador es la cantidad de instrucciones que puede sacar por segundo y esto no depende de la velocidad, sino de la arquitectura. No todos los procesadores son igual de rápidos a la misma velocidad.

Velocidad Reloj

Pensad en ello de la siguiente manera, imaginad que tenemos dos CPU, una de ellas es un coche que ha sido optimizado para eventos deportivos y, por tanto, se le ha aligerado peso, se usa una carrocería más liviana y con ello consigue alcanzar velocidades mucho más altas que le permiten competir. En el otro lado tenemos el mismo coche, con el mismo motor y la misma cantidad de caballos de vapor, pero no se encuentra optimizado y en consecuencia no funcionará con la misma soltura.

En realidad, la comparación entre MHz o GHz debería servirnos solo para saber que un procesador bajo una arquitectura es más rápido que otro, nada más. A la hora de verdad, no es una medida de comparación 1:1. Incluso entre procesadores de la misma marca. En todo caso, en tareas monohilo se ha convertido en el procesador más rápido del momento, a la espera de los Ryzen 7000 con V-Cache que salen el mes que viene.

De acuerdo, es el más rápido de Intel, pero, ¿a qué precio?

Como os hemos comentado antes, estamos ante un procesador que es un i9-13900K que ha superado los test de resistencia en cuanto a velocidad y ha demostrado poder llegar a los 6 GHz en Boost sin poner en peligro su integridad. Por lo que, para empezar, esto ya significa que el procesador es escaso en cantidad y esto ya supone un precio más alto y es que todo apunta que será un 25% más caro que el i9-13900K. Lo que se traduce en que la compra del i9-13900KS puede que no sea lo mejor en cuanto a relación entre el precio y el rendimiento.

Alder Lake-S caliente

El otro tema es el consumo, Intel en su modo Boost tiene una asignatura pendiente en sus procesadores de escritorio, donde puede llegar a una media de 250 W y creednos, que la curva de consumo no es mejor que el i9 que está por debajo de él. Por lo que se puede decir que estamos ante un procesador caliente para el que será necesario un buen disipador. Y es que, en base, el i9-13900KS ya tiene un TDP de 150 W, 25 más que el modelo estándar.

9 Comentarios