¿Windows 11 no funciona en tu PC por DirectStorage? Quizá ahora sí

La presentación oficial de Windows 11, la siguiente gran versión del sistema operativo emblema de Microsoft, ha sido polémica. No solo por el hecho de necesitar el uso de chips TPM 2.0 para su funcionamiento en un PC. Sino por el hecho de ser mandatorio para poder utilizar la tecnología DirectStorage. ¿La polémica? Los altos requisitos en cuanto al SSD para poder hacer uso de esta tecnología.

No hay dudas de que los SSD son sin duda el hardware que más adopción van a tener en los próximos años, en especial por las ventajas que aportan a los juegos y que las consolas de nueva generación ya tienen implementadas. Lo que está claro es que el PC como plataforma puntera en cuanto a tecnología no puede quedarse atrás en ese aspecto y la transición al uso del SSD se está realizando a gran velocidad.

DirectStorage Nueva Forma

Pero, en consolas y especialmente en las Xbox Series X y Series S de Microsoft, no solamente tenemos la implementación del SSD a nivel de hardware, sino también la API DirectStorage, una extensión de DirectX 12 que permite a la GPU acceder de manera directa al contenido del SSD sin pasar por la CPU. Desgraciadamente Microsoft ha decidido que sea necesario tener instalado Windows 11 en nuestro ordenador para utilizarlo y un SSD de considerable tamaño.

Microsoft rebaja los requisitos para DirectStorage

DirectStorage Requisitos antiguos

Hace un par de días, Microsoft afirmaba que era necesario un SSD de 1 TB de tamaño para poder utilizar DirectStorage en nuestro PC, lo cual es un enorme sinsentido si tenemos en cuenta una serie de realidades. La primera de ellas es que existen portátiles gaming que se distribuyen con unidades SSD NVMe en su interior con capacidades de 512 GB e incluso de 256 GB. La segunda la tenemos en la consola Xbox Series S, la cual hace uso de la tecnología DirectStorage con una unidad de estado sólido de 512 GB en su interior.

DirectStorage nuevos requisitos

Pues bien, Microsoft ha tirado hacia atrás y ahora en los requisitos de DirectStorage simplemente piden una GPU con soporte para Shader Model 6.0 y que sea compatible con DirectX 12. Lo cual se trata de un cambio lógico dado el sinsentido que los requisitos técnicos originales. Por lo que ahora los PCs tanto de sobremesa como portátiles con SSD NVMe de menos de 1 TB se podrán aprovechar de la API de Microsoft.

Por otro lado, hemos de recordar que pese a que Microsoft afirma que cualquier GPU compatible con DirectX 12 se puede utilizar con DirectStorage. Solo las que son compatibles con DirectX 12 Ultimate tienen la capacidad de utilizar DirectStorage en todo su esplendor, al tener unidades dedicadas a ello en la GPU.

Es DirectStorage el final para NVIDIA RTX IO

RTX IO SSD

La API DirectStorage funciona de la misma manera que la API propietaria de NVIDIA RTX IO, con la diferencia que está pensada para utilizarse para todo tipo de GPUs y no solamente para las GeForce. Por lo que se espera que acabe reemplazando con el tiempo el uso del RTX IO en los juegos y se convierta la API de NVIDIA en un vestigio del pasado, aunque es muy probable que veamos ambas APIs siendo utilizadas de manera conjunta, en especial si tenemos en cuenta que RTX IO no requiere actualizar el sistema operativo del usuario entre sus requisitos de uso.

En todo caso todavía estamos en la transición de los juegos al SSD, ya que incluso para consolas siguen saliendo juegos para la anterior generación, basados en el uso de disco duro como unidad de almacenamiento y con los juegos adaptados a sus limitaciones técnicas. En parte empujado por la falta de una API universal para el uso del SSD en los juegos.