Kingston muestra «Grandview», sus SSDs PCIe 4.0 en formato M.2 para la gama media

Durante el CES, el reconocido fabricante de productos de almacenamiento Kingston ha querido presentar sus novedades relativas al mismo, esencialmente en las tecnologías actuales y futuras en cuanto a SSDs domésticos de gama media. Así, se ha podido ver el que será el nuevo rey de la gama media llamado Kingston Grandview, en formato M.2 y con interfaz PCIe 4.0, así como los nuevos «Seccos«, que emplean la interfaz PCI 3.0.

Cabe mencionar el hecho de que ambos SSD mostrados por Kingston cuentan con el mismo formato, es decir, tienen factor de forma M.2 2280 estándar, si bien es cierto que en la presentación han utilizado tarjetas de expansión PCI-Express para una instalación más sencilla y visible de cara al usuario. En cualquier caso, la mayor diferencia entre ambos es la interfaz, puesto que aunque ambos sean físicamente parecidos, uno es PCI-Express 4.0 y el otro es PCI-Express 3.0. En todo caso, ambos están orientados al consumidor y a la gama media, por lo que desde ya podemos deciros que saldrán a la venta a precios contenidos.

Kingston Seccos, nuevos SSDs NVMe PCIe 3.0

Vamos a comenzar por el final. Estos nuevos SSDs hacen uso de la interfaz PCI-Express 3.0 x4, y resulta curioso que Kingston no haya determinado por ninguna parte qué controladora emplean (seguramente Marvell, pero como decimos el fabricante no ha dicho nada al respecto). Utilizan chips 3D NAND Flash TLC con capacidades que van desde los 250 GB en el modelo más básico hasta 2 TB en el modelo tope de gama.

Kingston ha mostrado algunos datos de rendimiento en CrystalDisk Mark de estos «Seccos»: 3449 MB/s de lectura y 2839 MB/s de escritura. Según el fabricante, los datos teóricos son de 3500 MB/s de lectura y 3000 MB/s de escritura, así que en cualquier caso están cercanos a la realidad.

Kingston Grandview, nuevo rey de la gama media

Desde la llegada de la interfaz PCI-Express 4.0 con la nueva plataforma de AMD, los fabricantes se han lanzado a crear SSDs de altísimo rendimiento para aprovechar el enorme ancho de banda de la interfaz. El problema es que usuarios que hayan actualizado a esta plataforma de AMD se han visto obligados a desembolsar una gran cantidad de dinero para poder hacerse con un SSD acorde a la misma, dado que únicamente se han visto dispositivos englobados en la gama alta.

Kingston pretende terminar con esto con los nuevos Grandview, puesto que son SSDs con interfaz PCI-Express 4.0 x4 y protocolo NVMe 1.4 que se aprovechan del rendimiento de dicha interfaz, pero que están orientados a la gama media y, por lo tanto, su precio será mucho más contenido (no han dicho precio concreto, pero sí que será mucho más bajo que el de los modelos actuales que hay en el mercado ahora mismo).

Hablando de números, estos SSDs saldrán a la venta en capacidades de entre 500 GB y 2 TB, y están equipados con una controladora Marvell «Whistler Plus» a 12 nm con 4 canales flash y 1.2 GT/s de ancho de banda por canal. No han dado datos de rendimiento, y ni siquiera han definido si estos dispositivos contarán con chips TLC o QLC, así que tendremos que esperar un poco más para poder conocer esta información.