El fin del SSD SATA es inevitable y estos son los motivos

El fin del SSD SATA es inevitable y estos son los motivos

Josep Roca

En todas partes no paramos de leer que comprar una unidad de estado sólido es una opción mucho mejor que un disco duro en cuanto a rendimiento, lo cual es verdad, sin embargo, existe un tipo de unidad que a corto plazo podría extinguirse y desaparecer del mapa. Estamos hablando de los SSD SATA con factor forma de 2.5 pulgadas. Una pieza de hardware que en unos años ya no veréis en las tiendas.

En el mundo del hardware hemos podido ver como muchos periféricos y componentes han ido apareciendo y desapareciendo con el tiempo. La mayoría por el hecho que han sido reemplazados por dispositivos que realizan la misma función de forma más eficiente. Un caso importante ha sido el de los SSD con factor forma M.2, los cuales han reemplazado por completo a los de factor forma de 2.5 pulgadas. No en vano, ya son pocos los portátiles que traen consigo una ranura para este tipo de unidades, la cual en la mayoría de casos ni se utiliza.

¿Por qué desaparecerá el SSD SATA?

No queremos llamar al mal tiempo, pero las cosas son como son, pero tenemos que dar argumentos para ello.

  • Ocupan más espacio en la placa de portátil que un SSD M.2.
  • Su ancho de banda es inferior, de 6 Gbps, que es límite del puerto SATA, fijaos en b minúscula, lo cual se traduce en que puede transmitir 10 veces menos datos en el mismo periodo de tiempo que uno con interfaz PCIe.
  • El almacenamiento no es más barato en un SSD SATA que en un M.2. Los chips de memoria son los mismos, lo que cambia es la interfaz.
  • Ninguna aplicación hace uso de las capacidades de un SSD SATA, en cambio, con DirectStorage veremos cómo los SSD M.2 en juegos y aplicaciones de creación multimedia.
  • Todos los portátiles actuales tienen una unidad M.2 que se puede reemplazar y una ranura extra del mismo tipo. Lo mismo se puede decir de las placas base.

Si bien para ordenadores portátiles antiguos el reemplazar el lector DVD o el disco duro por un SSD SATA es buena idea para mejorar el rendimiento de estos, pero poco a poco habrá menos portátiles que los puedan montar. Al final serán un componente de nicho situado entre dos mundos. Ni lo suficientemente rápidos y tampoco con la capacidad de almacenamiento suficiente. Jugadores de todo, maestros de nada.

Portátil SSD SATA

Es un estándar que dejo de evolucionar

El controlador de un SSD SATA no requiere mucha potencia para transmitir los datos desde la unidad a la memoria RAM. Es especial si tenemos en cuenta que uno de un NVMe va a gestionar varias entre 4 y 20 veces más datos en el mismo periodo de tiempo. Por lo que, pese al lanzamiento anual de modelos con más capacidad, su tecnología se encuentra estancada.

Por si fuera poco, las unidades USB 3.1 en adelante ya les superan en ancho de banda desde hace tiempo y se pueden utilizar en cualquier sistema. No en vano pronto los SSD SATA se verán reemplazados por SSD USB, con el mismo rendimiento y mucho más de acorde con las necesidades de la gente.

SSD SATA USB M2

13 Comentarios