Por qué es tan cara la tinta para las impresoras

Por qué es tan cara la tinta para las impresoras

Juan Diego de Usera

Si tenéis una impresora de chorro de tinta, todos sabéis que los cartuchos que se usan en ellas suelen tener unos precios bastante altos. Tan altos, que hay usuarios suelen llamarlas «oro negro». ¿A qué se debe el que los fabricantes cobren tan caros los cartuchos de tinta, pero tan baratas las propias impresoras que los usan? Es algo desconcertante para este tipo de periféricos. Eso es lo que vamos a intentar responder en el artículo de hoy.

En el mercado todavía se puede encontrar un buen número de impresoras por chorro de tinta. Tanto impresoras «a secas», como impresoras multifunción. Y es que, si algo tienen este tipo de periféricos, es que son muy baratos. Tanto, que siempre se ha dicho que los fabricantes suelen vender este tipo de impresora con un precio por debajo del de fabricación (aunque luego hablaremos de este aspecto).

Aun así, el precio de los cartuchos de tinta originales de los fabricantes suele ser muy elevado. Algo que muchos usuarios suelen intentar sortear usando cartuchos de terceros. Lo malo de hacer esto es que el fabricante de la impresora puede sacar una actualización de su firmware que deje inutilizada esta opción. HP es bastante famosa por hacer esto con algunos de sus modelos.

Motivos para el elevado precio de los cartuchos de impresoras

Producir los cartuchos de tinta es muy caro

La tinta que suelen usar los fabricantes en las impresoras suele estar desarrollada para que aguante temperaturas de 300 ºC, que es a la que se evapora. Luego se proyecta sobre la hoja de papel a casi 50 km/h con un ratio de 36.000 gotas cada segundo, a través de un inyector que tiene un diámetro que es la mitad de un cabello humano.

Esto hace que desarrollar, tanto la tinta como los cartuchos de tinta, sea un proceso que requiere un alto nivel de detalle en el proceso. Al menos, esto es lo que argumentan ellos.

Los fabricantes venden las impresoras más baratas de lo que cuesta fabricarlas

Los fabricantes de impresoras aprendieron hace tiempo que, el negocio con las impresoras no está tanto en el propio aparato. Más bien, está en la tinta que usan. Dado que la tinta es un consumible, el usuario de impresora siempre usará varios cartuchos a lo largo de la vida útil del mismo. Por tanto, al fabricante le da igual que la impresora se venda tan barata, cuando sabe que las pérdidas en las que haya incurrido las recuperará a lo largo del tiempo.

Claro que, esto es verdad solo si el usuario usa los consumibles originales del fabricante. Si emplea consumibles compatibles, el fabricante no verá ni un euro de ellos. Es por ello que, algunos fabricantes, ponen trabas a la hora de usar cartuchos de terceros. Ya sea desde el principio, o más adelante mediante actualizaciones del firmware de la impresora.

Los fabricantes de impresoras crean un mercado cautivo

Dado que no existe un cartucho de tinta para impresora que sirva para todos los modelos del mercado, los fabricantes crean un mercado cautivo. Cautivo porque cada fabricante puede pedir lo que desee por sus cartuchos. Y, al no existir alternativas originales, el usuario promedio está condenado a pagar lo que le pidan por el cartucho. Por tanto, no le queda más remedio que pasar por el aro.

Pero, de nuevo, esto solo es verdad si el cliente compra cartuchos de tinta originales. Si prefiere usar cartuchos compatibles o rellenables, en ese momento el fabricante si comenzará a perder dinero. Por tanto, no es de extrañar que intenten poner todas las trabas posibles para que los clientes no puedan usar modelos compatibles, como ya hemos comentado.

Aun así, al menos si no os dedicáis a la impresión fotográfica, y si como más imprimís es en blanco y negro. Lo que acaba saliendo más rentable, sigue siendo una impresora láser. Este tipo de modelos han ido bajando consistentemente de precio a lo largo de los años. Y, aunque todavía distan bastante de estar tan baratas como las impresoras de chorro de tinta, una ventaja tienen que es muy importante: el tóner no se seca si no se usa, cosa que sí sucede con la tinta de los cartuchos.