Micron abre una nueva fábrica de memorias NAND Flash con 96 capas

Micron ha realizado la inauguración de una nueva expansión en una de sus fábricas situada en Singapur, en la que se va a producir memoria 3D NAND Flash con el proceso de apilado de 96 capas. Con esta expansión, el fabricante estadounidense pretende acelerar la conversión de la fabricación a 64 capas actual, al más moderno estándar de 96 capas, que permite una mayor capacidad de almacenaje por chip de memoria NAND Flash.

A pesar que hay varios fabricantes que quieren reducir la producción de memoria NAND Flash para evitar que la caída de precios de este tipo de memoria se siga prolongando en el tiempo (entre ellos, la propia Micron), la apertura de esta expansión en una de las fábricas que posee la empresa en Singapur no se hace para que haya una mayor cantidad de memoria NAND Flash en el mercado. No, según el propio fabricante, la nueva expansión de su Fab 10 no introducirá en el mercado una mayor cantidad de obleas. En realidad, su objetivo es retirar del mercado obleas fabricadas actualmente con su proceso de 64 capas, para sustituirlas por las nuevas con el más reciente proceso de 96 capas.

Y es que, a medida que el número de capas que se añaden a la memoria 3D NAND se va incrementando, más complejo se hace el proceso de fabricación de éstos chips. Las obleas han de pasar más tiempo dentro de las máquinas de vapor químico que es necesario para que puedan pasar al proceso litográfico. Al igual que los nuevos procesos de producción pueden resultar en tiempos de espera superiores hasta conseguir un chip que funcione correctamente.

Micron también expandirá su capacidad de I+D

La memoria 3D NAND Flash de 96 capas es un proceso relativamente nuevo en el mercado. De hecho, la gran mayoría de la producción de memoria 3D NAND Flash se sigue realizando con el método de apilado de 64 capas (o incluso menos). Y, sin embargo, muchos fabricantes desean que el proceso de 96 capas se acabe convirtiendo, para finales de este año, en el proceso más empleado por la industria. Con el objetivo de, para el año que viene, realizar el salto al nuevo proceso de 128 capas que muchos de ellos ya han desarrollado.

Lo que sí parece tener muy claro Micron es que, esta vez, adaptará la capacidad de producción de su maquinaria a las necesidades del mercado en cada momento. Nada de ponerse a producir a gran escala, con el claro objetivo de evitar que se vuelva a producir una crisis en el mercado por saturación de estos chips de memoria NAND Flash.

En las mismas instalaciones de la fábrica, Micron planea expandir sus instalaciones destinadas a I+D. De esta manera, se podrán probar nuevos métodos de producción de una manera sencilla, teniendo justo al lado la maquinaria necesaria para realizar los cambios. Y comprobar que realmente surten el efecto deseado en las obleas. Con la investigación de estos nuevos métodos de producción, la compañía espera incrementar la viabilidad de las obleas que se produzcan en el futuro.