Los tres SSD NVMe externos más baratos de 250 GB, 500 GB y 1 TB

El mundo cada vez se mueve más rápido y por ello necesitamos dos factores en nuestros dispositivos: capacidad y velocidad. El problema de estos dos factores es la disponibilidad y por otro lado el coste de dichos productos. Una de las mejores opciones son los SSD NVMe externos, ya que podemos llevar nuestros datos encima y conectarlos en cualquier momento. Por ello hoy os ofreceremos los tres mejores SSD NVMe externos del mercado.

SSD externos NVMe, una rara especie difícil de encontrar

SSD NVMe Externo Transcend

Si nos interesan este tipo de productos hemos de tener claro que la búsqueda del rendimiento y capacidad no es sencilla al asociarla con estos dispositivos. Y es que apenas hay modelos en el mercado, y mucho menos de alto rendimiento, ya que el grueso de las ventas se las están llevando precisamente un producto que compite con ellos en el mismo rango: las carcasas NVMe externas.

Por ello, se hace tremendamente complicado encontrar modelos y que los fabricantes apuesten por este tipo de dispositivo, ya que el coste va a ser alto y las opciones y garantía de los mismo serán menores, sobre todo si queremos cambiar el SSD.

Pero hay usuarios que quieren comprar y disfrutar directamente, no estar instalando o cambiando el SSD cada vez que necesite más velocidad o quiera más capacidad y por ello hoy os ofreceremos los tres mejores SSD NVMe externos más baratos y en tres capacidades distintas: 250 GB, 500 GB y 1 TB.

Como siempre, lo haremos dentro de la plataforma de Amazon, donde tendremos la mayor variedad de opciones (y eso que son pocas) para poder comprar estos dispositivos.

Dicho esto ¡comencemos!

Transcend JetDrive 855 240 GB

Basado en la interfaz NVMe PCIe 3.0 X4 este SSD externo cuenta con una interfaz Thunderbolt 10 Gb/s y unas velocidades muy altas de 1.600 MB/s de lectura y 1.300 MB/s de escritura. Todo en solo 10 gramos de peso y con unas medidas de 8,92 x 2,39 x 0,76 centímetros, las cuales vienen dadas por su elegante carcasa de aluminio.

Actualmente podemos encontrarlo por 202,23 euros.

Samsung MU-PB500B

Lo último de Samsung tiene una forma y diseño novedosos, donde ya de entrada podemos intuir su rendimiento. Y es que con 2.800 MB/s de lectura y 2.100 MB/s de escritura estamos ante uno de los dispositivos más rápidos del mundo.

Su conexión se realiza mediante Thunderbolt 3, su tamaño es de 500 GB y sus dimensiones son algo mayores al resto de la media (1,9 x 6,2 x 1,97 centímetros) debido principalmente a su sistema de prevención del sobrecalentamiento «Dynamic Thermal Guard».

Su precio es de 258,50 euros.

OWC Envoy Pro EX 1000 GB

Una de las pocas marcas profesionales para dispositivos externos y de calidad, Su conexión se realiza mediante Thunderbolt 3 (40 Gb/s) pudiendo alcanzar velocidades máximas de 1800 MB/s.

Sus dimensiones son bastante imponentes ya que mide 2cm x 29,3cm x 6,5cm, y por ello su peso se eleva hasta los 300 gramos. Este SSD externo está preparado para soportar golpes, caídas y movimientos bruscos, es decir, pequeños accidentes cotidianos.

Es compatible con Windows 10 y macOS 10.13, donde ahora podemos encontrarlo a un precio de 751,89 euros para la versión de 1 TB.

Como estos dispositivos son tan difíciles de encontrar, os recomendaremos también una carcasa USB 3.1 NVMe de calidad, para que podáis instalar en ella el SSD NVMe que cada uno guste y se ajuste a sus necesidades.

ElecGear NV-C01

El tamaño importa en este tipo de dispositivos, ya que por norma general los SSD NVMe suelen tener altas temperaturas. Esta carcasa, aunque es compacta, es algo más grande que otros modelos, pero por ello logra refrigerar de mejor manera nuestro disco.

Además, cuenta con una conexión USB 3.1 Gen 2 con una velocidad de hasta 10 Gbps o lo que es lo mismo 1000 MB/s, por lo que comprar un SSD más veloz no tendría sentido. El problema de la velocidad aquí viene determinado por el precio, ya que en este modelo en concreto cuesta solo 52,99 euros, mientras que un modelo a 40 Gbps normalmente cuesta fácilmente más del doble.

Para no gastar demasiado, podemos incluir un SSD NVMe como este Corsair MP300.

El cual es más rápido que la carcasa, pero su precio es muy competitivo.