WHQL (Windows Hardware Quality Labs): qué es y por qué debemos buscar siempre estos drivers

Escrito por Javier Lopez

La mayoría de drivers actuales viene firmado por una nomenclatura muy conocida por todos, pero de la que poco se habla. Nos referimos a WHQL o Windows Hardware Quality Labs, pero ¿qué es y por qué debemos buscar que nuestros drivers (y hardware) tengan este certificado? Hoy conoceremos más de cerca por qué es importante que tanto nuestra tarjeta gráfica como nuestros drivers tengan dicho certificado.

Qué es Windows WHQL

windows-8-10-compatible

Windows Hardware Quality Labs (WHQL) es un procedimiento de Microsoft para certificar que el hardware, periférico o software es compatible (funciona como se espera) con el sistema operativo Microsoft Windows. WHQL proporciona kits de prueba a desarrolladores externos para que puedan probar la compatibilidad de sus productos, los cuales si cumplen con las pruebas en Microsoft pueden mostrar el logotipo de Microsoft Windows en sus materiales de marketing y están incluidos en la Lista de compatibilidad de hardware (HCL) de Microsoft.

Dicho de una manera más simple, este proceso valida y garantiza que el hardware o software funciona bien en Windows, pero ¿cómo se realiza este proceso?

Microsoft pone, por norma general, una serie de facilidades para sus socios, entre las que se encuentra la descarga de un kit de prueba WHQL para cada producto específico. Dicho kit incluye una herramienta de prueba y los procedimientos de ensayo-prueba-error.

Lo interesante de este punto es el procedimiento de error o errata, ya que es ésta la que muestra qué errores se han encontrado durante la fase de prueba pero que no tienen que considerarse del componente en sí. De esta manera el diseñador y desarrollador puede centrarse en terminar el componente, para una vez logrado, descargar el último kit de prueba WHQL para probar el producto final.

En el caso de que el componente o software pase la prueba, el desarrollador puede enviarlos a WHQL.

Validación de hardware y software

Windows-WHQL

Cuando los laboratorios de WHQL reciben la prueba (física si es hardware o lógica si es software) se notifica al desarrollador dentro de los tres primeros días y posteriormente se informa al mismo de la aprobación o no aprobación de su componente o software, para, por último, enviarlo de vuelta a sus creadores.

Si se aprueba por parte de Microsoft el componente, el desarrollador recibe un Acuerdo de Licencia de Logotipo, el cual viene firmado con un kit que contiene el diseño gráfico llamado “Camera-ready logo Artwork“, la inclusión en HCL (Hardware Compatibility List) y una distribución del driver de dicho hardware.

Lógicamente, si no se aprobó dicho hardware o software, el desarrollador puede realizar los cambios necesarios en el componente y volver a realizar la prueba cuando crea oportuno.

Drivers WHQL ¿necesarios o no?

WHQL-Windows-Hardware-Quality-Labs

Para los drivers, Microsoft ejecuta un programa de firma a modo de prueba específica. En él, los OEM pueden participar enviando paquetes de drivers para que sean firmados tras pasar las pruebas pertinentes. Si no pasan dichas pruebas Microsoft no recomienda instalarlos, es decir, no se recomienda instalar drivers que no vengan firmados por WHQL.

Pero esto es una realidad a medias, ya que muchas empresas no certifican sus drivers bajo WHQL y sin embargo son totalmente compatibles y funcionan sin problemas bajo los sistemas operativos de Redmond. En no pocas ocasiones, a la hora de instalar un driver no firmado, tendremos una serie de avisos de Windows para advertirnos de este hecho e intentar evitar posibles errores.

Esto puede ser deshabilitado forzando la desactivación de la firma de los drivers, solo si confiamos en la validez de los mismos, como por ejemplo, al haberlos descargado de la web del fabricante en una nueva versión etc .

Fuente > TheWindowsClub

Continúa leyendo
  • Galen Pathwarden

    Se te olvida decir el pastón que hay que soltar a microsoft para acceder al programa WHQL, ya sea en pago único por driver o por suscripción anual