Por qué es necesaria una buena refrigeración líquida para hacer overclock al procesador

Escrito por Juan Diego de Usera

Aunque el TDP de los procesadores, en general se ha mantenido en unos niveles más o menos similares a lo largo del tiempo, también es igualmente verdad que cada vez es más complejo mantener unas temperaturas decentes en él cuando le hacemos overclock. ¿Por qué sucede ésto?¿Y por qué es necesario disponer de una buena refrigeración líquida para poder conseguir buenos resultados que hagan que el overclock merezca realmente la pena?

Es cierto que con la llegada de los procesadores con el multiplicador desbloqueado, se ha facilitado mucho el poder hacer overclock a estos componentes. Especialmente si lo comparamos con la época en que debíamos de hacerlo a través del FSB (o similar) de la placa base, controlando los valores de las frecuencias de muchos componentes. Este control era imprescindible, dado que si las frecuencias se desviaban mucho de sus valores originales, se podían generar bastantes inestabilidades en el equipo.

Pero, aunque el valor del TDP de los procesadores no haya cambiado en demasía (al menos en los procesadores de escritorio), lo que sí que ha cambiado es el nodo de fabricación de estos. Esto ha significado que el tamaño de las dies que hay debajo de cada IHS se ha ido reduciendo y/o incrementando el número de transistores que hay en ellas. Si disminuyes la superficie de transferencia de calor, lo que acabas haciendo es concentrar todo el calor en puntos muy pequeños. Y si, además, impides una buena transmisión del calor entre la die y el IHS empleando una mala pasta térmica entre ambas superficies, lo que creas en un punto caliente en el sistema. Punto que es muy complejo de refrigerar cuando se empelan disipadores por aire, como hasta ahora.

La refrigeración líquida es mucho más eficiente a la hora de retirar el calor del IHS en el overclock

La gran ventaja que posee la refrigeración líquida frente a la refrigeración por aire, es que sus bloques de agua, y el propio líquido que circula por su interior, es mucho más eficiente a la hora de retirar el calor del IHS cuando realizamos overclock al procesador. Y es que esta acumulación del calor en un solo punto del procesador puede llegar a ser tan grande, que acabaría sobrepasando por completo las capacidades de refrigeración de cualquier buen disipador por aire.

Claro que, en este punto habría que abrir un paréntesis y aclarar que las refrigeraciones líquidas realmente eficientes en este aspecto son las de circuito abierto (o custom), pero no tanto las de circuito cerrado (o AIO). Esto es así porque los componentes de una refrigeración líquida custom suelen estar mejor mecanizados y diseñados para el overclock del procesador, mientras que las AIO suelen tener componentes mucho más genéricos a la hora de diseñarse.

Todo esto no significa que no vayáis a poder realizar overclock con vuestra AIO. Nada más lejos de la verdad. Podréis realizar perfectamente overclock con ella, pero las frecuencias que podréis alcanzar no serán tan altas como con una custom. Y la sonoridad general del sistema será bastante superior a las de una custom.

Continúa leyendo