Intel confirma que sus tarjetas gráficas integradas soportarán Adaptive Sync: ¿funcionará con NVIDIA?

Escrito por Juan Diego de Usera

Intel ha confirmado, a través de un vídeo subido a su cuenta de Twitter, que tiene previsto soportar el estándar VESA Adaptive Sync en todas sus tarjetas gráficas, antes incluso de presentar sus modelos dedicados (que se estima que llegarían al mercado en el año 2020). De esta manera, los jugadores podrán optar a emplear monitores con refresco vertical variable en sus configuraciones, eliminando el tearing de las imágenes que se muestren.

Hasta el momento, en el mercado, hay dos tipos de tecnologías que permiten el refresco vertical variable de las pantallas de los ordenadores, basadas ambas en el estándar VESA Adaptive Sync. Por un lado, tenemos la tecnología NVIDIA G-Sync, que funciona solo con las tarjetas gráficas del fabricante y si el monitor tiene unos componentes internos determinados (lo cual hace que se incremente su precio de venta, aparte de los royalties que ha de pagar el fabricante a NVIDIA).

Por otro lado, tenemos la tecnología AMD FreeSync, que funciona solo con las gráficas de este fabricante. Pero a diferencia de la NVIDIA G-Sync, los monitores compatibles con la tecnología de AMD no necesitan ningún hardware interno ni, dado que es un estándar open source, pagar royalties para que puedan emplear esta tecnología. Lo cual hace que sean más baratos que los que emplean la tecnología de NVIDIA.

Esto produce una curiosa disparidad, dado que la mayoría de gamers suelen montar en sus equipos, tarjetas gráficas de NVIDIA, pero sus monitores con alta tasa de refresco vertical, suelen ser compatibles con la tecnología de AMD. Hace unos meses se consiguió hacer funcionar AMD FreeSync con una tarjeta gráfica NVIDIA, en una configuración que empleaba, como procesador, una APU de AMD.

VESA Adaptive Sync es lo mismo que AMD FreeSync con diferente nombre

El hecho que Intel vaya realmente a dar soporte a la tecnología VESA Adpative Sync, significa que los gamers podrán beneficiarse de ella, siempre y cuando el monitor que empleen sea compatible con esta tecnología. Esto significa, que sea compatible con AMD FreeSync. Esto es así porque FreeSync es, simplemente, el nombree comercial que AMD le ha dado a esta tecnología a la hora de incluirla en sus drivers. Nada más.

De la misma manera que se ha conseguido activar FreeSync con una tarjeta gráfica de NVIDIA empleando una APU de AMD, también debería de ser posible hacerlo en una configuración con un procesador de Intel y una gráfica de NVIDIA. Que es, curiosamente, una de las configuraciones más habituales entre los gamers.

Intel ya había prometido en el pasado que soportaría la tecnología VESA Adaptive Sync, pero es algo que el fabricante nunca había acabado de llevar a buen término. Pero, parece que ahora que están desarrollando sus propias tarjetas gráficas dedicadas, el fabricante ha decidido coger el toro por los cuernos de manera definitiva.

Fuente > Intel en Twitter

Continúa leyendo
  • Oscar Benitez

    Sería interesante que ya sus igpu sean compatibles con Vesa adaptive sync, y no esperar hasta 2020, para ese tiempo ya uno podría optar por una APU AMD, me pregunto si con actualización se podria adoptar está tecnología.

  • Josue on line

    poco a poco Nvidia va quedando ahora sí acorralada. O toman una política de cobrar por el chip gsync más “barata” o se ponen del lado de los jugadores…

    Aunque creo recordar una entrevista a uno de Nvidia en que dejaba una brecha de esperanza a admitir el standard VESA sync. Comprendo qie pueda ser visto como una ‘traición’ a quien se comprase monitores más caros pero por otro lado si cediesen a la compatibilidad con el standard VESA, desactivarían la ventaja estratégica de AMD.