NVIDIA confirma que las RTX 2080 que fallan se deben a una mala partida de componentes

Escrito por Juan Diego de Usera

NVIDIA, finalmente ha encontrado a los culpables de todos los problemas de fiabilidad que están sufriendo las nuevas tarjetas gráficas GeForce RTX serie 20 se deben a una mala partida de los componentes que se emplearon para fabricar las primeras unidades de estos nuevos modelos. Esta mala partida de componentes escapó a los controles de calidad de NVIDIA, lo cual hizo que, al final, fueran montados en las nuevas GeForce RTX y vendidas a los clientes.

El lanzamiento de las nuevas gráficas NVIDIA GeForce RTX está siendo uno para olvidar en los anales de la historia del fabricante de tarjetas gráficas. Si bien nadie puede negar que las GeForce RTX son las tarjetas gráficas más potentes del mercado actualmente, tampoco nadie puede negar que, su precio de venta las hace lo suficientemente caras como para que muchos usuarios no puedan permitirse su compra. Por no contar que su rendimiento, cuando se emplea su principal característica y su razón de ser, el DirectX R, se desploma de manera espectacular en todos los modelos.

A todo esto hay que sumar la gran cantidad de RMAs que están sufriendo estas nuevas tarjetas gráficas, desde los pocos días después que se mandaran a los clientes que las había comprado. Todo esto se ha acabado convirtiendo en una auténtica tormenta de relaciones públicas para la marca.

Los componentes defectuosos no habrían sido detectados por NVIDIA

Uno de los principales motivos por los que, a un fabricante, se le cuelan componentes defectuosos en su línea de montaje, suele ser el factor humano. Si un ingeniero, o la persona que se encarga de realizar las pruebas de calidad de los componentes no calibra los aparatos de la manera adecuada, es muy posible que estos se escapen al control de calidad y acaben montados en el componente. Al menos, en este sentido, NVIDIA está haciendo lo correcto a la hora de entonar el correspondiente “mea culpa”. Claro que esto no va a disminuir lo más mínimo el disgusto de los clientes afectados por los problemas. Ni la molestia que supone tener que hacer un RMA de un producto que está recién comprado.

Claro que, por otra parte, NVIDIA se puede hacer responsable de los problemas de las tarjetas gráficas que ellos fabrican pero, ¿quién se hace responsable de los problemas de las tarjetas gráficas que montan el resto de sus ensambladores? Porque, si bien es cierto que la mayoría de problemas se han centrado en las versiones Founders Edition de NVIDIA, tampoco el resto de ensambladores de estas GPU es que se vayan precisamente de rositas, con algunos modelos incluso quemándose de manera literal, frente a los usuarios.

Fuente > NVIDIA

Continúa leyendo