NVIDIA RTX 2080 y 2080 Ti: primeras pruebas de rendimiento reales, hasta un 39% más en 4K

Escrito por Juan Diego de Usera

Por fin ha llegado el día 19 de septiembre que tantos entusiastas estábamos esperando para conocer el rendimiento de las nuevas tarjetas gráficas NVIDIA GeForce RTX 2080 y 2080 Ti. Y es que estas nuevas tarjetas gráficas son las primeras que llegan al mercado soportando la API DirectX RT, con la que las gráficas podrán ejecutar Ray Tracing en tiempo real.

Desde que se presentaron hace ya unas semanas, las redes se han visto inundadas de rumores y supuestos benchmarks pertenecientes a otras páginas web y diversos usuarios. Y es que estas tarjetas gráficas representan un giro radical en el diseño de tarjetas gráficas por parte de NVIDIA, quien se ha decidido a coger por los cuernos el toro del Ray Tracing con sus nuevas NVIDIA RTX 2000, diseñando una nueva arquitectura que se adaptara a las necesidades específicas del estándar DirectX RT.

Os estaréis preguntando que qué es lo que hace tan especial al Ray Tracing. Ray Tracing es una técnica de representado de la imagen, que pretende emular el comportamiento de todos los rayos de luz que hay presentes en una escena. Como tal, es una técnica que es conocida por requerir muchísimos recursos por parte del procesador y de la tarjeta gráfica para ser capaces de representar la imagen. Sin embargo, NVIDIA, con sus nuevas gráficas RTX 2000 y Microsoft con su API DirectX RT, han conseguido simplificar todo el proceso, para que ahora la tarjeta gráfica sea capaz de renderizar el Ray Tracing en tiempo real.

Para ello, las nuevas tarjetas gráficas han introducido un nuevo grupo de núcleos denominados núcleos RT. Estos núcleos se dedican, en exclusiva, a calcular cuál será el recorrido de los rayos de luz que antes comentábamos, logrando unas imágenes que parecen mucho más realistas que las que se suelen alcanzar hoy en día empleando técnicas normales de renderizado.

Otra innovación que van a incorporar estas nuevas tarjetas gráficas es el uso de la IA a la hora de empelar técnicas de mejora de imagen, como es el caso del DLSS (Deep Learning Super Sampling). Esta técnica permite que la tarjeta gráfica necesite solo la mitad de samples para realizar las mejoras, y utilice la IA para rellenar el resto de samples de los que carece. De esta manera, se consiguen unas imágenes más definidas que con el TAA (Temporal Anti Alising), pero con un impacto en el rendimiento mucho menor que si empleáramos directamente esta técnica de tratamiento de imágenes. Para esta función, las nuevas tarjetas gráficas de NVIDIA emplean los núcleos Tensor.

NVIDIA GeForce RTX 2080 y 2080 Ti: características técnicas

La NVIDIA GeForce RTX 2080 es la sucesora de la muy popular NVIDIA GeForce GTX 1080, y está basada en la nueva arquitectura Turing que NVIDIA ha decido emplear con estas nuevas tarjetas gráficas. Su núcleo está fabricado empleando el nodo de 12 nm, aunque sabemos que, originalmente se preveía que estos modelos se hubieran fabricado empleando el nodo de 10 nm de TSMC. El TDP de este nuevo modelo se ha cifrado en 215 W, que son bastantes más que los 180 W que tenía la GTX 1080.

El núcleo TU104 de esta nueva tarjeta gráfica también ha aumentado bastante de proporciones físicas, dado que ahora ocupa 545 mm2, frente a los 314 mm2 que ocupaba el núcleo GP104. También es verdad que el número de transistores que hay debajo del IHS de estas GPU prácticamente se ha doblado de un modelo a otro. Así, en el modelo antiguo, el número de transistores era de 7.200 millones, mientras que en el nuevo, este número ha llegado hasta los 13.600 millones de transistores.

También se han incrementado el número de núcleos CUDA entre familias: Frente a los 2560 núcleos CUDA del modelo que se sustituye, las nuevas RTX 2080 tienen 2944 núcleos CUDA. Estos núcleos CUDA ahora funcionarán a una frecuencia de 1515 MHz como frecuencia base, pudiendo subir hasta los 1710 MHz con la frecuencia boost, o hasta los 1800 MHz, en el caso de las tarjetas gráficas Founders Edition.

Que, precisamente, ese es otro aspecto que ha cambiado NVIDIA. Ahora NVIDIA venderá una versión normal de las GeForce RTX 2080, y lego tendremos las Founders Edition que llevarán, de fábrica, un pequeño overclock. Las versiones sin overclock se denominarán TU104, mientras que las versiones con overclock (y binadas para este fin), llevarán la denominación TU 104A. Esto significa que las versiones sin overclock de los fabricantes seguramente llevarán el núcleo que no acaba en “A”, mientras que las otras versiones con overclock sí llevarán ese otro núcleo.

El precio de venta de estas tarjetas gráficas será de 699 dólares para la versión normal, y de 799 dólares para la Founder’s Edition. Muy por encima del precio de las GTX 1080, que costaban 599 dólares cuando salieron al mercado.

En cuanto a las NVIDIA GeForce RTX 2080 Ti, esta tarjeta (que por el momento es la tope de gama de toda la serie RTX 2000) monta la GPU TU102, pero el número de transistores internos sube en este caso hasta los 18.600 millones, de la misma manera que sube el número de núcleos CUDA hasta 4352, los núcleos RT hasta los 68 y los núcleos Tensor hasta los 68. Todo esto hace que el TDP de la gráfica suba hasta unos respetables 250 W.

Las frecuencias de los núcleos CUDA de estas nuevas gráficas serán de 1350 MHz parfa la frecuencia base, y la frecuencia boost será de 1545 MHz para la edición normal, y de 1635 MHz para la Founders Edition.

El precio de estas nuevas gráficas será de 999 dólares para la versión normal, y de 1199 dólares para la versión Founder’s Edition. Muy por encima de los 699 dólares que costaba la GTX 1080 Ti.

Rendimiento de las GeForce RTX 2080 y RTX 2080 Ti comparados

Y al final, ¿todo esto en qué se traduce?

A falta de poder hacer nuestros propios análisis de estas tarjetas gráficas (en teoría, debiera de ser a finales de esta semana cuando recibiéramos en nuestras oficinas nuestro sample), está claro que las nuevas NVIDIA GeForce RTX 2080 Ti y 2080 son las tarjetas gráficas más potentes que hay ahora mismo en el mercado. Pero sus precios son desproporcionados, en comparación a lo que ofrecen y a los que veníamos viendo por parte de este fabricante con anterioridad. También es verdad que, ahora mismo y sin juegos con los que probar sus grandes innovaciones como el manejo del Ray Tracing y del DLSS, tampoco es que se les pueda hacer mucha justicia. Cuando comiencen a salir juegos que soporten el RT, entonces podremos comenzar a ver el auténtico potencial de las gráficas pero, por el momento, no brillan tanto como habíamos pensado.

Continúa leyendo