¿Merece la pena comprar un SSD chino?

¿Merece la pena comprar un SSD chino?

Manuel Santos

Si estás pensando en actualizar el almacenamiento de tu ordenador, puede que hayas encontrado unos SSD que no son de marcas conocidas, como los KingDian, y que ofrecen la misma capacidad a precios mucho menores que a los que están ofertados otros como los SSD de Samsung, este precio inferior tiene sus porqués y en este artículo vamos a desarrollarlos.

merece la pena comprar ssd chino

La realidad del precio de los SSD chinos en España

Un SSD chino, como su propio nombre indica, viene de china. La empresa lo fabrica en el país y lo exporta a países como España y similares. Para que su precio sea tan bajo entra en juego un factor muy importante: la aduana. Estas empresas en las aduanas no declaran el valor real del producto, por lo que tienen que pagar menos impuestos por estos y pueden obtener un mayor margen de beneficios vendiéndolos a precios inferiores.

Este hecho es crucial a la hora de fijar el precio de un producto, sin ir más lejos, en Amazon encontramos el SSD KingDian S80 de 240 GB por un precio de 40 euros, mientras que el Samsung EVO 860 se vende actualmente por 62 euros.

El problema del SSD chino no es de peor calidad de memoria, sino de componentes

Aunque podamos llegar a pensar que es por la calidad de las memorias, esto no es así, ya que ambos dispositivos utilizan memorias 3D NAND MLC de 3 bits, también conocida como TLC. Sin embargo, si entra en juego la calidad de su controlador, en los Samsung obtenemos velocidades de escritura y lectura muy similares: 520 MB/s y 550 MB/s; frente a los 376 MB/s y 518 MB/s de los KingDian.

Esto a la hora de la verdad puede resultar en un rendimiento desigual para usuarios que están acostumbrado al uso de un SSD y pueden llegar a notar la diferencia de uno 150 MB/s. Aunque aquí no queda la cosa, la calidad de los SSD no sólo la marca su controlador y su velocidad, sino que también lo hace su caché, en los KingDian estamos ante una caché de 256 MB que es duplicada en los Samsung, lo que aumenta enormemente el rendimiento del dispositivo.

En resumen, los SSD “chinos” cuentan con componentes de menor calidad, que al final resultan en un rendimiento inferior -no por ello tienen que tener una duración inferior- y no pagan los impuestos que deberían para el producto que venden. La suma de estos dos importantes factores hace que sean más baratos para el consumidor.

Pueden llegar defectuosos y según la tienda, no cuentas con garantía

Entonces, ¿vale la pena un disco duro chino? Sí, para un uso normal de un ordenador el disco duro chino no debe suponer un problema, ni generar ningún tipo de ralentización en el sistema; menos aún si el dispositivo de almacenamiento anterior era un disco duro. No obstante, por 20 euros más podríamos elegir un dispositivo de mayor calidad, con un mejor rendimiento y con un mayor soporte por parte de la comunidad de usuarios -algo que siempre suma ante problemas imprevistos. Por lo que para un uso más exhaustivo, puede compensar esos 20 euros de más.

Si decides comprar un disco duro chino, nuestra recomendación es hacerlo desde plataformas como Amazon, en la que consigues una garantía por el producto en el caso de que venga defectuoso.