Los Intel Kaby Lake-G podrían usar Polaris en lugar de Vega para su GPU

Escrito por Juan Diego de Usera

Varias páginas web han comentado que es posible que la tarjeta gráfica dedicada que se integra en el pack de los procesadores Intel Kaby Lake-G sea más un núcleo gráfico Polaris que un núcleo gráfico Vega, como Intel afirmaba hasta ahora. Sin embargo, nosotros encontramos esta afirmación bastante difícil de creer, por varios motivos que os vamos a explicar.

El lanzamiento de los procesadores Intel Kaby Lake-G pilló por sorpresa a propios y a extraños. No es algo de extrañar, cuando hablamos de dos compañías que han sido rivales desde que salió al mercado la segunda, en los albores de la informática de consumo (aunque no podemos olvidar que las extensiones de 64 bits que emplea Intel no son más que un refrito de las originales que lanzó AMD en su momento con sus procesadores Athlon 64).

La apuesta que ha hecho Intel con estos procesadores tiene un objetivo muy claro: destronar a NVIDIA como marca más vendida en el segmento de portátiles. Especialmente en el segmento de ordenadores ultra portátiles, donde son los reyes de las configuraciones que emplean tarjetas gráficas dedicadas. Al juntar en un mismo paquete el procesador Kaby Lake (es sus gamas Intel Core i5 e  Intel Core i7) con una gráfica tan potente como la Radeon RX Vega, Intel consigue abarcar de un plumazo todo este mercado de portátiles, con un diseño bastante innovador, al emplear un bus dedicado (el EMIB) para unir el procesador con la GPU y la memoria HBM2 que emplea la tarjeta gráfica.

El Intel Kaby Lake-G sí que lleva un núcleo gráfico Vega, no uno Polaris

Todo este revuelo que se ha formado al respecto de la gráfica dedicada del Intel Kaby Lake-G se basa, básicamente, en tres discrepancias:

  • AIDA64 no es capaz de reconocer correctamente la tarjeta gráfica del procesador, a la que identifica como Polaris 22, mientras que sí identifica correctamente la GPU RX Vega instalada en las APU AMD Ryzen 2000G.
  • La tarjeta gráfica de los Intel Kaby Lake-G no parece soportar DirectX 12.1, algo que sí hacen todas las Radeon RX Vega.
  • La gráfica no soporta Rapid Packed Math, una característica que es solo propia de las gráficas RX Vega.

Sin embargo, no podemos dejar de lado que los NUC Hades Canyon acaban de salir a la venta, y que sus drivers estarán bastante verdes, por lo que es bastante posible que ciertas características de las GPU Vega no estén completamente implementadas en estos drivers. Aunque, lo que finalmente nos demuestra que se trata realmente de un núcleo Vega, es el hecho de que sí posean el High-Bandwith Cache Controller y, por supuesto, el uso de la memoria HBM2, algo que no se puede hacer con los núcleos Polaris.

Fuente > Hexus

Continúa leyendo