La AMD Radeon RX 590 no llegó a existir por culpa de Microsoft

Después del relativo fiasco que han supuesto las actuales Radeon RX Vega, y de ver como se ha quedado detenido el desarrollo gráfico de AMD en las actuales Radeon RX 580, ¿por qué AMD no ha utilizado el esquema del núcleo gráfico Scorpio que equipa la Xbox One X para intentar fabricar una posible tarjeta gráfica Radeon RX 590?

¿Por qué, cuando AMD supo que su futura gráfica estrella no cumpliría con todas las expectativas que se estaban poniendo en ella, no decidió sacar una posible Radeon RX 590? Al fin y al cabo, la tecnología estaba a su alcance, más tras realizar el descenso al nodo de fabricación de 14 nm que hicieron con Polaris.

Por otro lado, la Radeon RX 580 tiene 36 Unidades de Cómputo, que le dan un total de 2.304 núcleos de procesado GCN 4.0. ¿Qué impedía que AMD desarrollara un modelo que empleara una arquitectura interna con 40 Unidades de Cómputo y 2560 núcleos? Solo un pequeño detalle: que ya habían desarrollado esa tarjeta gráfica, pero ya no era suya. Porque esa es la tarjeta gráfica que emplea la consola Xbox One X de Microsoft. Y, dado que Microsoft compró la licencia de la APU Jaguar que emplea en su interior, es muy posible que ese sea el problema por el que AMD no se ha decidido a desarrollar la Radeon RX 590.

¿Cuánto rendiría una posible Radeon RX 590?

Si partimos de la base que la «nueva» tarjeta gráfica tendría un 11% más de núcleos GCN que la actual RX 580, esto significaría que seguramente la Radeon RX 590 tendría como un 20 o 25% extra de rendimiento, más que nada porque la diferencia de rendimiento entre las RX 570 y RX 580 es más o menos la misma y entre esos dos modelos de tarjetas esa es la diferencia en núcleos internos entre ambas. Obviamente, este incremento de rendimiento todavía no las colocaría al alcance de las NVIDIA GeForce GTX 1070, pero desde luego podrían hacer sudar un poco más a las GeForce GTX 1060 de 6 GB, que actualmente están bastante cómodas en su pequeño hueco del mercado.

Y sí, sabemos perfectamente que la arquitectura que emplea la gráfica integrada de Microsoft no es una arquitectura Polaris.

De todos modos, estamos convencidos de que, aunque se hubiera desarrollado una posible Radeon RX 590, el resultado final hubiera sido exactamente el mismo que tenemos ahora: todas las tarjetas gráficas habrían sido compradas por los mineros para seguir minando criptomonedas y nosotros seguiríamos a dos velas, sin poder comprar una gráfica para actualizar o sustituir un modelo previo que tengamos porque el precio es disparatado.