SilverStone presenta su nueva caja CS280 para home server.

Escrito por Juan Diego de Usera

El fabricante de cajas de ordenador, fuentes de alimentación, disipadores y refrigeraciones líquidas de tipo AIO SilverStone ha presentado su nueva caja CS280, orientada principalmente a los usuarios que deseen crear su propio Home Server pero con la mínima huella física posible, algo que consigue gracias a sus ocho bahías frontales para discos duros con capacidad Hot Swap.

Los usuarios que quieren migrar sus equipos existentes al Factor de Forma Pequeño (Small Form Factor, SFF) o construir su propio Home Server sin perder ninguna de las funcionalidades que les aporta Windows como S.O, y que poseen una gran librería de archivos, la capacidad de almacenamiento es, generalmente, un compromiso que es complicado de asumir dado que las cajas SFF suelen tener una cantidad de bahías internas a ello destinadas bastante reducidas. De hecho, comprar una de estas cajas generalmente suele traer asociado la compra de una unidad con bahías externa; o bien, el usuario puede optar por una caja de tamaño y formato ATX, pero entonces ya no tendría un sistema que ocupara el mínimo espacio posible.

Para los entusiastas experimentados, SilverStone presenta su nueva caja CS280, en la cual podrán meter hasta 9 unidades de disco duro de tamaño 2,5″ (8 externas más una interna), a parte de una placa base mini ITX, tarjetas de expansión que requieran dos ranuras traseras para su montaje e incluso un disipador para el procesador con una altura máxima de 65 mm. Es decir, en su interior el usuario puede meter todos los componentes necesarios para armar su nuevo equipo sin ningún problema, solo el tener en cuenta la limitación de altura del procesador y el hecho que la fuente debe de ser de tipo SFX con una longitud máxima de 100 mm.

Lo que realmente caracteriza a las SilverStone CS280 son las 8 bahías independientes de 2,5″ que tiene instaladas en el frontal. Cada una de ellas puede cerrarse con llave par impedir accesos no autorizados a los discos duros. El total de ellas emplea una placa de circuito impreso hecha a medida en la que los usuarios tendrán compatibilidad tanto para SATA como para SAS así como con hot swap para las unidades que se instalen, aceptando tanto discos duros de estado sólido como los mecánicos más tradicionales.

Con un volumen de tan solo 11,8 litros, la SilverStone CS280 es la caja perfecta para aquellas personas que estén buscando construir un equipo pequeño e incluso portátil que funcione como NAS para casa o para la oficina.

Continúa leyendo