Ryse: Son of Rome, rendimiento con diferentes tarjetas gráficas

Ryse: Son of Rome está ya disponible para PC desde hace unos días. El nuevo título de Crytek hace uso del motor gráfico CryEngine 3, y presume de aprovechar todas las ventajas que esta plataforma ofrece a los jugadores, como por ejemplo compatibilidad nativa con resolución 4K. Crytek ha tenido a bien cedernos una clave del juego, y no hemos podido sino someterlo a pruebas en nuestro laboratorio con todas las tarjetas gráficas que teníamos a nuestra disposición. A continuación podéis ver qué rendimiento es capaz de ofrecer.

Hemos probado el juego en resolución Full HD (lamentablemente no tenemos un monitor 4K para nuestras pruebas) a pantalla completa, con la sincronización vertical desactivada y resolución de texturas en modo Alto. En lo relativo a los ajustes gráficos avanzados, hemos configurado todo en modo Normal, con anti aliasing activado y filtrado antisotrópico 4X.

El banco de pruebas utilizado ha sido el de siempre:

Y las tarjetas gráficas que teníamos a nuestra disposición han sido las siguientes (lamentablemente no tenemos ninguna tarjeta gráfica «tope de gama» de NVIDIA en nuestro laboratorio):

El resultado en Ryse: Son of Rome con los ajustes que os hemos descrito antes han sido los siguientes, siempre completando el primer capítulo completo del modo campaña. Los FPS han sido medidos con la utilidad de benchmarking de FRAPS.

Ryse Son of Rome Gráfica

 

Como podéis ver, con los ajustes gráficos en modo Normal, pero con alisado de texturas, el rendimiento con una GTX 770 OC es óptimo. Con la AMD Radeon R9 290X, podemos disfrutar de una experiencia de juego excelente incluso aumentando la calidad gráfica del juego. El título es incluso jugable con una GTX 760 OC, pero ya con la R7 260 (sin X), la experiencia de juego no es del todo buena, aunque también es jugable. No cabe duda de que el motor gráfico CryEngine 3 sigue siendo uno de los más demandantes del momento.

Por otro lado, también queríamos daros nuestra opinión personal del juego. Nos ha resultado un tanto corto (unas 6 horas para completar la campaña, aunque tiene también modo cooperativo con decenas de misiones extras), y hay que admitir que no tiene demasiada jugabilidad, es bastante lineal. Eso sí, tiene una historia muy buena e inmersiva, y también hay que alabar la labor de traducción y doblaje del juego, una de las mejores con las que nos hemos topado, y gran responsable de la inmersión en la historia que tiene. Ryse: Son of Rome, es gráficamente una delicia, ya que incluso con los ajustes gráficos en normal muestra unos completos escenarios y una gran calidad de efectos, incluyendo meteorología y efectos de agua. Sin duda es un título muy recomendable y que merece la pena jugar.