El PC huele a quemado, ¿se ha estropeado o es algo normal?

Hay ocasiones en las que puedes darte cuenta de que tu PC huele «raro», especialmente si notas olor a quemado. Obviamente cuando hablamos de un PC como de cualquier otro aparato eléctrico, el olor a quemado no suele ser nada bueno, pero en este artículo vamos a ahondar en la materia para explicarte si debes o no preocuparte y si deberías hacer algo al respecto.

Por norma general un PC no debe oler a nada; los aparatos eléctricos están hechos de materiales inertes que no huelen el olor generalmente se produce porque la materia cambia de estado, o dicho de otra manera más sencilla, porque algo se ha quemado, y esto como entenderás no es algo bueno ni deseable en un PC.

El olor a nuevo de los componentes

Antes de ahondar en el olor a quemado, debes saber que cuando los componentes son nuevos sí que pueden llegar a desprender cierto olor característico, lo que llamamos «olor a nuevo». Antes os hemos dicho que los componentes electrónicos están hechos de materiales inertes… pero eso en realidad no significa que no utilicen algunos compuestos orgánicos volátiles que son precisamente los causantes de este olor cuando el hardware es nuevo.

marcas desaparecidas tarjetas gráficas ATI

Por ejemplo, en una tarjeta gráfica se utilizan diferentes materiales para su fabricación como fibra de vidrio en el PCB, resina sintética, soldaduras de estaño, plástico, pegamento, y un largo etcétera de materiales. Cada uno de los productos que se han utilizado en su fabricación desprende un olor específico, el cual se ve incrementado cuando el componente se calienta al ponerse en funcionamiento.

También es posible que durante el proceso de fabricación de un determinado componente se hayan empleado métodos de conservación que implican que, con el paso del tiempo (imagina que el producto ha estado metido durante meses en un blíster de plástico antes de llegar a tus manos), los compuestos orgánicos se han ido evaporando y, en el momento en el que lo conectas, esa evaporación se acrecienta a causa del calor.

Esto es algo completamente normal y de lo que no debes preocuparte en absoluto, ya que los compuestos son inocuos para el ser humano y además el olor desaparece tras unas pocas horas de uso. Otra cosa es, obviamente, el característico y fácilmente reconocible olor a quemado que es de lo que os vamos a hablar ahora.

¿Por qué huele a quemado tu PC?

Cuando hablamos de aparatos eléctricos como el PC, el olor a quemado se asocia automáticamente con que algo malo ha pasado y algún componente se ha estropeado, pero sin embargo no siempre es así. Imagina que tienes un ordenador portátil por ejemplo, el cual de pronto comienza a desprender cierto olor a quemado pero no ves que salga humo por ninguna parte y, de hecho, si monitorizas la temperatura ves que ésta es normal. ¿Por qué huele a quemado entonces?

Puede suceder que, simplemente, el polvo acumulado en su interior haya creado una pelusa de hollín que, con el aire empujado por los ventiladores, se ha movido a una zona más caliente (por ejemplo, justo en los heat pipes de la GPU) donde su materia orgánica ha empezado a descomponerse a causa del calor, generando ese olor a quemado que tanto tememos. Sin embargo, esto no es preocupante ya que en realidad se ha producido una especie de pirólisis en la que el hollín se ha descompuesto y ha sido eliminado.

Heat-pipes-en-portátil-01

Esto mismo puede suceder en un PC de sobremesa y muy especialmente en la fuente de alimentación, motivo por el que la fuente es uno de los componentes que más papeletas tiene para oler a quemado en algún momento. También puede suceder que en lugar de polvo quemado, haya entrado alguna partícula o incluso un diminuto mosquito, absorbido por el flujo de aire del equipo, y que haya terminado calcinado en alguno de los puntos calientes del equipo. Esto obviamente no es algo bueno en cualquier caso, pero tampoco es algo por lo que debas preocuparte en exceso.

Luego tenemos la parte más obvia de esto: si el PC huele a quemado es que algo se ha quemado. Desde luego no es algo habitual ni algo bueno, y si el PC comienza a oler a quemado y se te apaga es que sin duda algo va muy mal, pero si huele y aun así el equipo sigue encendido hay una serie de cosas que deberías hacer y comprobar antes de determinar que algo se ha estropeado.

Qué deberías hacer si el PC empieza a oler a quemado

Como ya hemos mencionado, cuando el PC huele a quemado es que algo se ha quemado y sin duda deberías tomar cartas en el asunto. Lo primero que te recomendamos que hagas es que, si el PC tiene olor a quemado pero no se te ha apagado, que lo apagues, lo abras y le realices una limpieza a fondo en su interior ya que de esta manera podrás comprobar si hay hollín que esté produciendo este olor (y además seguro que no le viene mal una limpieza periódica para fomentar una mejor refrigeración y un funcionamiento más silencioso).

Aprovecha y realiza una inspección visual de todos los condensadores de todos los componentes para comprobar si hay alguno hinchado o perforado; si encuentras alguno en mal estado, deberías cambiar el componente a la mayor brevedad posible.

Limpiar portátil con olor a quemado

Tras realizar la limpieza a fondo, vuelve a montarlo todo, enciende el PC y comprueba si sigue oliendo. Siga oliendo o no, es esencial que instales algún software de monitorización y que compruebes que las temperaturas de funcionamiento y los voltajes están dentro de los valores normales de funcionamiento, ya que de lo contrario sí que puede significar que algo se ha quemado y no funciona como debe.

Por ejemplo, una fuente de alimentación puede estar teniendo problemas en uno de sus muchos condensadores (que es el primer componente que se suele quemar de verdad) y, a pesar de estar desprendiendo olor a quemado, puede seguir funcionando. Obviamente si detectas esto deberías cambiar la fuente de alimentación en cuanto puedas, y de hecho no te recomendamos ni siquiera que enciendas el PC si ves que algún componente tiene un condensador en mal estado.