Monitores gaming con FreeSync, Premium y Premium Pro, ¿cuál elegir?

Monitores gaming con FreeSync, Premium y Premium Pro, ¿cuál elegir?

Rodrigo Alonso

La tecnología AMD FreeSync se encuentra en muchos monitores modernos -incluso en muchos que no son gaming-, ordenadores portátiles e incluso televisores. Esta tecnología permite eliminar el tearing, stuttering y el input lag (el tiempo que pasa desde que realizas alguna acción y se ve reflejada en la pantalla), y viene en tres niveles: FreeSync, FreeSync Premium y FreeSync Premium Pro. En este artículo vamos a explicaros las diferencias entre estos tres niveles, y cuál deberíais elegir a la hora de comprar un monitor gaming.

Introducida por primera vez en 2015, la tecnología AMD FreeSync es la alternativa de AMD a NVIDIA G-Sync, y requiere una tarjeta gráfica de la marca aunque también funciona con hardware de terceros. En enero de 2020 se estima que hay más de 1.000 monitores que cuentan con ella, y de hecho hoy en día se incorpora incluso en productos que no están orientados al gaming. Vamos a ver primero en qué consiste a grandes rasgos.

¿Cómo funciona la tecnología FreeSync?

Ejemplo de la tecnología AMD FreeSync

El tearing en la pantalla es un efecto no deseado (ver foto arriba) que produce que la imagen se vea desarticulada, deformando y cortando objetos en ella. Es el resultado de que la frecuencia de fotogramas del juego (FPS) no coincida con la frecuencia de actualización de la pantalla, y los monitores con tecnología FreeSync lo solucionan al contar con una frecuencia de actualización dinámica -también conocida como frecuencia de actualización variable- que permite sincronizar ambos valores, haciendo que la imagen se vea mucho más suave y regular.

Este rango de frecuencias se conoce como rango FreeSync y puede ser tan alto como el máximo valor de frecuencia de actualización del monitor. En otras palabras, si el monitor tiene por ejemplo de 48 a 144 Hz, el juego podrá funcionar de 48 a 144 FPS sin que tengamos efectos de tearing o stuttering, aunque los FPS no sean estables y estén cambiando constantemente.

Todas las versiones de FresSync se basan en el protocolo de sincronización adaptativa de VESA, por lo que funcionan a través de DisplayPort (por lo que también funciona bajo USB-C) y HDMI. Para que un monitor tenga certificación FreeSync, tiene que pasar un proceso de prueba de AMD que analiza su rango de compatibilidad de Adaptive Sync, brillo, rango de color y otros factores.

AMD FreeSync, Premium y Premium Pro

Estos son los tres tipos de grados que cuenta esta tecnología. Básicamente y como podéis ver a continuación, cada salto incorpora todas las características de la certificación anterior y añade algunas mejoras. Por ejemplo, la diferencia entre FreeSync Premium y Premium Pro es que esta última debe ser compatible con HDR.

FreeSyncFreeSync PremiumFreeSync Premium Pro
Sin tearingAl menos 120 Hz a resolución Full HDSoporte HDR
Bajo flickering (parpadeo)Low framerate compensation (LFC)Al menos 120 Hz a resolución Full HD
Baja latenciaSin tearingLow framerate compensation (LFC)
Bajo flickering (parpadeo)Sin tearing
Baja latenciaBajo flickering (parpadeo)
Baja latencia

FreeSync Premium

Mientras que todos los tipos de FreeSync luchan contra el tearing, el parpadeo y la latencia de la pantalla, FreeSync Premium mejora la especificación base estándar añadiendo el requisito de que el monitor tiene que tener al menos 120 Hz de tasa de refresco a resolución Full HD.

También agrega compensación de baja velocidad de cuadros (LFC), mediante la cual si la velocidad de FPS cae por debajo de la tasa de refresco mínima del monitor, los fotogramas se muestran varias veces automáticamente para compensarlo. Esto significa que el juego se mantendrá dentro del rango de frecuencia de actualización compatible con el monitor y, por lo tanto, dará la sensación de tener una experiencia de juego más fluida incluso en estos casos.

Actualmente, según AMD hay más de 300 monitores FreeSync Premium disponibles.

FreeSync Premium Pro

Este nivel de certificación también se conoce como FreeSync 2 HDR, y está orientado a monitores con certificación HDR. Se supone que una pantalla con AMD FreeSync Premium Pro difiere de un monitor HDR que no tiene FreeSync porque ofrece una latencia de entrada más baja, ya que cuenta con un mapa de tonos de juegos que se reflejan directamente en la pantalla.

Además, esta certificación también promete más de 400 nits de brillo con HDR.

AMD-FreeSync-2-HDR-Main-OverCluster

¿Qué tecnología deberías escoger para tu monitor gaming?

Como comentábamos antes, hoy en día hay muchísimos monitores que prometen contar con tecnología FreeSync y, sin embargo, ésta está tremendamente limitada. Es cierto que si tienes una tarjeta gráfica de AMD compatible, podrás notar algo de mejoría en juegos, pero ésta solo será palpable si la gráfica es capaz de mantener la tasa de cuadros por segundo que coincida con la frecuencia de refresco del monitor. Si te sales de ese rango por arriba o por abajo, entonces la cosa podría ser incluso peor.

Por lo tanto, si lo que quieres es un monitor gaming para disfrutar a tope de los juegos, la recomendación es que busques un monitor certificado con FreeSync Premium, ya que es la tecnología que te garantiza la mejor experiencia de juego gracias a LFC (aparte de que tendrán como mínimo 120 Hz y los rangos suelen ser bastante mayores). Ya si pretendes jugar con HDR activado, entonces tu opción deberá ser FreeSync Premium Pro, claro.