¿Qué debemos tener en cuenta antes de montar una refrigeración líquida custom?

A la hora de montar una refrigeración líquida custom hemos de tener en cuenta una serie de conceptos bastante simples antes de decidirnos a comenzar dicho montaje. Muchos usuarios desconocen dichos conceptos básicos y pasado poco tiempo suelen tener problemas de rendimiento, así que qué mejor que explicarlos y evitar con ello cualquier inconveniente tanto presente como futuro. ¿Qué debemos conocer?

A diferencia de una refrigeración líquida AIO, una custom tiene varios inconvenientes que deben ser tenidos en cuenta, comenzando por la preparación del sistema para su instalación, limpieza y orden a la hora del montaje.

Refrigeración líquida custom: la gran desconocida

Corsair-Watercooling

Una vez que hemos seleccionado y comprado los componentes, aunque sean completamente nuevos debemos de seguir una serie de procedimientos para su correcto funcionamiento:

  • En primer lugar debemos de evitar cualquier tipo de suciedad sobre ellos, esto implica no dejarlos en sitios aireados o con continuo paso de animales o personas. El motivo es que hasta el más mínimo polvo podría depositarse en su interior.
  • En segundo lugar, tendremos que lavar previamente y de manera interna todos los componentes, con especial énfasis en los radiadores, ya que tras las soldaduras siempre dejan pequeños restos.
  • Por último, debemos de intentar usar agua destilada o bidestilada para el enjuague final, de manera que no dejemos restos de partículas, minerales o similares dentro del sistema. Lo ideal sería tener a mano un biocida para evitar cualquier tipo de microorganismo, pero si esto no es posible, un poco de lejía (incidimos en poco, un 5% será suficiente sobre el total del agua usada). Una vez enjuagado habrá que volver a enjuagar si hemos usado lejía, en cambio con biocida no hay mayor problema.

Estos pasos son necesarios para cualquier componente de refrigeración líquida custom, tanto si compramos un sistema entero o solo un componente, además, es un paso obligatorio que no debemos olvidar, ya que, aunque podríamos pensar que estos están totalmente limpios, esto no es así.

En cualquier componente de hardware, una mota de polvo no es preocupante, pero debido a los sistemas de jets y fins que integran los bloques de las refrigeraciones líquidas, el paso de suciedad, por muy minúscula que sea, acabará atorándolos, lo que derivará en problemas futuros.

Consideraciones a tener en cuenta antes del montaje

Lian-Li-Watercooling

Por pura lógica, cuando vayamos a montar nuestra refrigeración líquida debemos de asegurarnos que estamos en un ambiente lo más limpio posible, por lo que tendremos que despejar y limpiar la habitación o zona a conciencia y mantenerla lo más hermética posible por lo anteriormente explicado.

Otro punto clave es el de no cortar o lijar los tubos dentro de este ambiente para evitar que el polvo que dejan o las partículas que saltan entren, no solo en nuestros componentes, sino en la torre en sí misma, ya que luego los ventiladores aspirarán dicho polvo contra los radiadores.

Por último y siendo también en parte obvio, hay que tener una planificación correcta del sistema, teniendo en cuenta las partes menos accesibles en el montaje para darles prioridad a la hora de ponernos manos a la obra.

Si usamos tubo blando, tenemos que tener en cuenta que éstos no queden tirantes, no debemos pretender hacer tramos rectos en lo horizontal, ya que por norma el tubo irá cediendo al calor y a la propia gravedad. En tubería rígida, tenemos que ser muy precisos, y no realizar tubos con posturas forzadas, ya que con los cambios térmicos y el paso de los ciclos podrían deteriorar y rajar dicho tubo (no será la primera ni la última vez que ocurre).

Para finalizar, los soportes de las bombas hay que intentar fijarlos correctamente, ya que si no producirán vibraciones muy molestas, sobre todo entre el 40 y el 50%, donde dichas vibraciones se acentúan en DDC y D5. Como consejo final, lo ideal es evitar cualquier tipo de depósito FLAT que incluya una serie de multiport que nos obliguen a seguir un recorrido por el mismo.

Los depósitos ya de por sí mismos son la parte más restrictiva del circuito, pero si son FLAT entonces perderemos una gran cantidad de flujo y presión que hará caer el rendimiento del sistema y con ello perjudicará a las temperaturas de los componentes, haciendo el sistema menos eficiente.