Si necesitas transportar tu PC, asegúrate de que lo proteges adecuadamente

Un PC es un elemento muy delicado. A pesar de su tamaño robusto, la realidad es bastante diferente. En el interior de nuestra caja de ordenador hay algunos componentes que, si no están bien asegurados y se sueltan, pueden crear una auténtica carnicería en el interior. Y estas carnicerías suelen ser especialmente caras para los usuarios. Por ello, en este artículo vamos a ver la manera correcta de embalar un PC para poder transportarlo. Ya sea por nuestra cuenta o por una compañía de transportes.

Cierto es que los PC no están pensados para ser movidos de un lado a otro. En ese caso, suelen venderse bandejas con ruedas que pueden facilitar bastante este proceso. Sin embargo, en este caso hablamos de moverlos dentro de nuestra casa. O de una oficina. Pero, cuando se trata de desplazamientos más largos, la cosa cambia. Porque, en estos casos, el transporte está sujeto a muchas vicisitudes que están fuera del control del usuario.

Por tanto, a la hora de ir a una LAN Party. O de mandar un equipo montado a otra persona. Lo que debemos de hacer es intentar minimizar los riesgos que presenta este transporte. Especialmente si este transporte lo va a ejecutar un tercero. Que no tiene que estar tan interesado como nosotros en que el sistema llegue bien a su destino. Mención particular para las compañías de paquetería, que tratan nuestros envíos como los tratan.

Componentes problemáticos a la hora de transportar nuestro PC

Los componentes de nuestro ordenador que son más susceptibles de causar problemas son:

  • El disipador del procesador. Especialmente si se trata de un modelo especialmente voluminoso y/o pesado. Estos modelos suelen ejercer un gran par de torsión sobre la placa base. Por tanto, pueden llegar a dañarla o incluso a arrancar el propio socket del procesador.
  • La tarjeta gráfica. Dado que las tarjetas gráficas modernas suelen ser bastante voluminosas. Y su sistema de anclaje suelen ser dos simples tornillos a la caja del PC. Si el equipo se cae desde cierta altura, la gráfica puede arrancar la ranura de datos donde va conectada.
  • El disco duro. Ya todos somos conocedores que los discos duros soportan muy mal los impactos. Esto hace que sea prioritario poder transportarlos de la manera más segura posible.

Manera correcta de transportar el PC

La mejor manera de transportar nuestro PC no tiene por qué ser la manera más práctica para hacerlo. En realidad, la manera correcta de hacerlo implica desmontar varios componentes. Entre ellos, justo los que acabamos de mencionar, que son los más problemáticos.

Esto implica que, para los componentes eléctricos como la tarjeta gráfica y el disco duro, deberíamos de conseguir bolsas antiestáticas en las que guardarlos. Con un poco de suerte, todavía conservaremos las originales de ambos tipos de componentes. En caso contrario, os tocará localizar estas online.

Una vez tengamos ambos componentes envueltos en sus correspondientes bolsas, es necesario que los acolchemos con plástico de burbujas. De esta manera, nos vamos a asegurar que no sufren desperfectos durante el transporte. Y con esto también queremos incluir al disipador y sus ventiladores. Sin embargo, si lo que tenéis es una refrigeración líquida de tipo AIO, no es necesario que la desmontéis. Ya que, al ir asegurada a la propia caja, es harto improbable que se suelte de sus tornillos.

Manera práctica de trasportar el PC

Cuando las tiendas envían los ordenadores montados, no lo hacen con componentes desmontados. No, en su lugar suelen forrar todo el interior de la caja con plástico de burbujas antiestático.

Lo importante es que, al meter el plástico de burbujas entre los componentes, estos no puedan moverse en el interior. Como veis por la anterior imagen, también se pueden usar otros tipos de embalajes de espuma semirrígida, que ayuden a mantener en su sitio a los componentes.

Especialmente importante es rellenar el espacio entre el disipador y la tarjeta gráfica. Y desde la tarjeta gráfica a la parte inferior de la caja. Como ya hemos dicho, lo importante es que los componentes no se muevan del interior durante el transporte.