¿El cristal templado de tu PC no queda limpio? Sigue estos consejos para dejarlo perfecto

De un tiempo a esta parte el modding y el diseño de los chasis actuales ha evolucionado bastante, sobre todo en cuanto a iluminación y materiales se refiere. El aspecto más llamativo (dejando LED aparte) ha sido la inclusión de vidrio/cristal templado en los chasis para dejar de lado el plexiglass, pero al mismo tiempo ha traído por la calle de la amargura a muchos usuarios para limpiarlo. ¿Cómo dejarlo impecable?

Hay muchos manuales por Internet sobre como tratar los cristales, como dejarlos limpios y relucientes, sin una mota de polvo y que además ayude a prevenir su aparición, pero en la realidad vemos que el tratamiento que tienen muchos cristales templados de PC no se adapta a la descripción típica de este material.

Cómo limpiar el cristal templado sin esfuerzo

Chasis-PC

Para poder realizar la limpieza hemos de tener en cuenta el tipo de vidrio o cristal que tenemos en nuestra caja. Aunque el fabricante asegure que es templado, la realidad es que muchos no lo son y eso difiere en su textura superficial así como en su dureza, pero esto es otro tema aparte.

Dando por supuesto que, efectivamente, nuestro chasis tiene cristal templado, hay que tener en cuenta los tres tipo de cristal templados que actualmente se trabajan en la industria de PC:

  • Cristal templado clásico.
  • Cristal templado impreso.
  • Cristal templado antirreflectante.

No entraremos a detallar las diferencias entre unos y otros puesto que lo trataremos en otro artículo correspondiente, pero hay que tener en cuenta que por sus determinados procesos, las superficies y productos que debemos usar pueden ser diferentes.

Cristal templado clásico / translúcido

Corsair-Crystal-570X-RGB-RED (49)

En el Cristal templado, casi independientemente del tipo, podemos usar una mezcla muy sencilla y muy barata a la vez que fácil de conseguir: agua destilada y amoniaco (a ser posible puro, sin perfumes). Esta mezcla es, por norma general, una combinación ganadora para este tipo de Cristal, ya que solo tendremos que acercarnos a nuestro supermercado o droguería más cercano y hacernos con ambos productos por muy poco dinero y en grandes cantidades.

La proporción normalmente tiende a 85-90% de agua y el resto de amoniaco, donde el último componente clave es un paño de microfibra (poliéster o poliamida o ambos), el cual se humedecerá (que no mojará al 100%) para retirar con ello cualquier partícula del cristal.

Cristal templado impreso

Corsair Obsidian 1000D

Si nuestro cristal es impreso, tenemos que tener en cuenta que la capa que lo recubre es muy frágil y delicada, puesto que es una película que le confiere ese toque oscurecido típico. Por lo tanto y aunque podemos usar igualmente agua destilada y amoniaco puro, la proporción debe ser muy inferior (95%-5%) y donde además los materiales de los paños a usar deberán ser de spandex más que de poliéster o nylon/poliamida.

La mezcla perfecta de ellos, para que nos hagamos una idea, es la típica gamuza para limpiar unas gafas. Es absorbente, desliza perfectamente, no araña nada en absoluto y recoge cualquier tipo de partícula.

Cristales antirreflejantes

Corsair Crystal 570X RGB

Por último, tenemos los cristales antirreflejantes, los cuales tienen un tratamiento en ambas caras que les permite disminuir la reflexión. En estos casos al estar más protegidos, podemos aumentar la parte de amoniaco en el agua destilada si no obtenemos el resultado perfecto.

En este caso, se recomienda paños de spandex en mayor proporción, lo que equivale al típico paño para los cristales que es más grueso y menos flexible.

Para los más perezosos a la hora de ir a comprar, existen productos que, aunque nadie diría que son aptos para estos menesteres, por su composición son increíblemente eficaces. Un buen ejemplo y fácil de adquirir es el multiusos de la marca las 3 brujas, el cual lo venden supermercados como Mercadona.

Multiusos las tres brujas

Tiene un alto poder disolvente, PH neutro y no deja nada de residuos, pero debe usarse en cantidades pequeñas. Por último, hay que huir de los limpiacristales comunes o del famoso alcohol isopropílico al 99%. Estos funcionan muy bien en otros materiales como lentes, pantallas y demás, pero son muy agresivos con el cristal templado, así que mejor cuanto más lejos, sobre todo con el paso del tiempo.