Para vender tu viejo PC, ¿cómo saber cuánto valen sus piezas?

Para vender tu viejo PC, ¿cómo saber cuánto valen sus piezas?

Rodrigo Alonso

Cuando compras un nuevo PC, mucha gente se pregunta si podría vender el viejo para «recuperar» algo de la inversión, pero a veces es complicado saber cuánto dinero deberías pedir para no pasarte ni quedarte corto y que la venta tenga un precio justo. En este artículo vamos a tratar de ayudarte para que puedas valorar cuánto cuesta tu viejo PC a la hora de ponerlo a la venta.

Son muchos los usuarios que deciden vender su viejo PC en lugar de reutilizarlo para otros menesteres o regalarlo a algún familiar o amigo. Es algo normal, porque al fin y al cabo si no lo vas a utilizar, ¿para qué quieres tenerlo ocupando sitio? Máxime cuando en esto del hardware, cuanto más tiempo pasa y más viejo es un componente, más se devalúa.

¿Por cuánto puedes vender tu viejo PC?

Lo primero que debes tener en cuenta, incluso antes de que te pongas a valorar cuánto te costó comprarlo en su momento, es la edad y el tipo de uso que le has dado. No es lo mismo un PC gaming que ha sido utilizado para jugar de manera bastante intensa durante 5-6 años que un PC de ofimática que ha tenido una utilización esporádica. Igualmente, debes tener en cuenta que si tenías montado un sistema de minería de criptomonedas encendido 24×7, esos componentes de hardware habrán perdido mucho más valor.

precios gpu bajan mineros

Como referencia y dependiendo del componente, este puede ser un punto de referencia para los distintos componentes de hardware de un PC en el mercado de segunda mano dependiendo de la edad que tengan:

  • Menos de un año: resta 20% a su valor nuevo.
  • Entre 1 y 2 años: resta entre un 25 y un 30% a su valor nuevo.
  • Más de 2 años: es el punto crítico porque ya está sin garantía, así que hay que restar entre un 40 y un 50% a su valor nuevo.
  • Entre 3 y 5 años: resta un 60% a su valor nuevo.
  • Más de 5 años: resta entre un 60 y un 75% a su valor nuevo.

Esto por supuesto depende del tipo de uso que haya tenido, el estado en el que esté, y el componente que sea, ya que no envejece igual por ejemplo una fuente de alimentación o una tarjeta gráfica que unas memorias RAM.

Una vez que has valorado el tipo y el tiempo de uso que ha tenido tu equipo, debes desglosar sus componentes de hardware. Aquí lo ideal es que busques las piezas concretas o al menos similares en foros y páginas web de venta de segunda mano para ver cómo lo valora la gente.

Por ejemplo, pongamos que tu viejo PC tiene una GTX 970, una gráfica que en su momento era de gama media-alta y que costaba en torno a 350 euros. Si has estado utilizándola en un PC gaming durante 4-5 años no puedes aspirar a pedir 300 euros por ella, ni tan siquiera 200 porque aquí hay que tener en consideración su equivalencia en el mercado actual.

A día de hoy esa GTX 970 es inferior a una GTX 1660 en cuanto a rendimiento, y éstas tienen un precio que ronda los 200 euros hoy en día. Teniendo eso en consideración y el hecho de que la gráfica tiene 5-6 años, su precio debería rondar los 100 euros ahora mismo, incluso menos si tienes en consideración el precio al que otra gente la vende en el mercado de segunda mano.

Un ejemplo práctico

Supongamos que tenemos un PC gaming compuesto por el siguiente hardware:

  • Intel Core i5-6600K
  • Scythe Mugen 5
  • ASUS Prime Z270M-Plus
  • 2×8 GB G.Skill Trident Z DDR4-3000 MHz
  • Crucial MX500 250 GB
  • AMD Radeon Vega 64
  • Corsair RM650x
  • Thermaltake Core V21
  • 2xVentiladores adicionales Corsair ML120

El equipo tiene en torno a dos años y medio, y su utilización ha sido para gaming esporádico, no intensivo, con una utilización para juegos de aproximadamente 8-10 horas semanales. Comprado nuevo, el precio de este equipo rondaba los 1.500 euros (sobre todo por la gráfica) pero, ¿cuánto podríamos pedir por este viejo PC en el mercado de segunda mano?

Teniendo en cuenta la edad, el uso y el hardware del equipo, una tasación realista por sus componentes sería aproximadamente:

  • 80€ por procesador.
  • 40€ por la placa.
  • 15€ por el disipador.
  • 80€ por la RAM.
  • 20€ por el SSD.
  • 180€ por la gráfica.
  • 60€ por la fuente.
  • 20€ por la caja.
  • 15€ por los ventiladores adicionales.

En total esta tasación suma 510 euros, así que para redondear podríamos vender este viejo PC por unos 500 euros. Fijaos, tras menos de tres años el equipo se vendería por un tercio de lo que costó, porque ha pasado el punto crítico de los dos años que es cuando la mayoría de componentes pierden su garantía.