Precauciones y consejos si vas a comprar un equipo de segunda mano

Cuando vayas a comprar un equipo de segunda mano, sea uno de sobremesa u ordenador portátil, hay ciertas cosas que debes saber. Primero para que no te engañen y no te lleves luego una desagradable sorpresa, pero también porque es necesario tomar ciertas precauciones para evitar problemas mayores. Os lo explicamos todo a continuación.

Y es que, aunque encontremos en el mercado de segunda mano un equipo que nos interese, que parece que está en buen estado y que está bien de precio, podríamos encontrarnos luego en una desagradable tesitura, y no hablamos de que pueda estropearse a los dos días, sino consecuencias mucho más graves que, por desgracia, en ocasiones se da por culpa de usuarios malintencionados. Vamos a verlo.

Riesgos de comprar un equipo de segunda mano

A continuación vamos a enumerar los riesgos que tiene comprar un equipo de segunda mano, y si bien es cierto que no necesariamente vayamos a encontrarnos en esta tesitura, siempre es conveniente tomar ciertas precauciones para evitar males mayores.

Cuidado con virus, malware y keyloggers

Si cuando compras el equipo de segunda mano este viene con el sistema operativo ya instalado, cabe la posibilidad de que quien te lo haya vendido no haya realizado un formateo completo del disco y que simplemente haya borrado sus programas y documentos. De ser el caso, existe la posibilidad de que el equipo esté infectado con virus, malware o incluso keyloggers que podrían acarrearte nefastas consecuencias.

Y esto sería en el caso de usuarios «despistados», porque también hay vendedores malintencionados que lo hacen a propósito, e imaginad qué sucedería si entráis en la página web del banco y hay un malware o keylogger informando de vuestras acciones a la otra persona.

Revisa que no haya programas de minado activos

Otra desagradable sorpresa que podríamos encontrarnos es que haya instalado un software para minar criptomonedas, y que el vendedor se haya olvidado de borrar o que, seamos realistas, haya instalado a propósito para beneficiarse a tu costa. Esto generalmente se verá de manera mucho más sencilla que un virus o un malware, dado que notaréis que el equipo va demasiado lento, y podréis ver los procesos activos consumiendo recursos del equipo.

 

Comprueba que no haya archivos personales o incluso ilegales

Volviendo a la posibilidad de que el vendedor no haya formateado completamente el equipo antes de venderlo, y que simplemente haya borrado sus archivos, tened en cuenta dos cosas: por un lado, puede haber olvidado borrar algunas cosas, como archivos temporales que quedan en la carpeta de usuario, pero incluso aunque haya borrado todo, muchos archivos son fácilmente recuperables con programas de recuperación.

Imaginad, entonces, que esa persona ha estado utilizando el equipo para fines poco lícitos (no vamos a poner ejemplos, pero podéis imaginar lo que se puede encontrar uno en la Deep Web, por ejemplo). Esto es algo que no querrías tener en tu equipo, ni siquiera un rastro de ello.

Ojo con los vicios ocultos

Por último, hay que tener en cuenta que no sabemos a ciencia cierta de qué manera ni para qué han estado utilizando el equipo de segunda mano antes de comprarlo. Puede ser que en el momento de la venta, lo enciendan, veamos que funciona y nos lo llevemos, pero que luego en el momento en el que instalemos un juego y lo ejecutemos, el ordenador se quede colgado porque la gráfica está en mal estado, por poner un ejemplo.

Otro ejemplo que podría suceder es que cuando el equipo está en reposo, en el escritorio, todo parece estar correcto pero en cuanto ejecutamos algún programa o juego que consuma recursos del equipo, los ventiladores hagan un ruido insoportable. Hay que tener también cuidado con esto.

Cómo asegurarte de que el equipo de segunda mano está bien

Para los tres primeros riesgos que hemos enumerado (virus, programas y archivos en el disco) la solución es muy sencilla y además definitiva y la única que nos dará una garantía al 100% de que no tendremos estos problemas: cambia el disco duro por uno nuevo. O si no puedes o no quieres hacerlo, siempre os recomendamos que, al comprar un equipo de segunda mano, le realices un formateo completo para empezar con todo desde cero.

Ejemplo de format C:

También es recomendable flashear la BIOS y actualizarla a la última versión, para así asegurarnos de que no hay una BIOS antigua con un micro código vulnerable que pudiera estar siendo aprovechado por usuarios maliciosos.

Finalmente, para asegurarnos de que el equipo no tiene vicios ocultos no hay ningún método infalible, pero siempre podemos utilizar alguna herramienta de estrés para el equipo y así comprobar que soporta situaciones extremas de carga y que no hace ruido. Por ejemplo, podemos pasarle OCCT para poner CPU y GPU al máximo, o al menos Prime95 para cerciorarnos de que con el procesador y la memoria RAM al máximo el equipo se comporta bien.

En todo caso, siempre que vayas a comprar un equipo de segunda mano (y especialmente si no conoces al vendedor), siempre es bueno tomar todas las precauciones posibles para evitar situaciones desagradables.