DeepCool GAMMAXX GTE, review: disipador de alta eficiencia e iluminación RGB

La serie GAMMAXX viene con fuerza, renovando, mejorando e innovando paso a paso y poco a poco toda la gama de disipadores y AIOs que tiene DeepCool en el mercado. En esta ocasión le ha tocado al DeepCool GAMMAXX GTE, una versión más avanzada que el GT tradicional que presenta algunas novedades frente a este último.

Lo más llamativo a primera vista es su nueva cubierta, mucho más estética que la anterior y más estilizada. En ello tiene que ver sus nuevas dimensiones, ya que este nuevo GTE es más compacto que su versión anterior y levemente más alto. El grosor de sus fins (aletas) se ha visto reducido manteniendo el mismo sistema de disipador de torre, donde los heatpipes se ven inalterados, pero que gracias a el menor grosor de sus fins se optimiza el flujo de aire que pasa entre ellos, reduciendo la presión estática que el ventilador debe ejercer sobre todo el área.

El sistema de retención también se ha mejorado como veremos más adelante y donde algunos detalles marcan la diferencia con su versión GT, así que pasemos directamente a conocer más en profundidad a este DeepCool GAMMAXX GTE.

Índice

Especificaciones técnicas del disipador por aire DeepCool GAMMAXX GTE

Este DeepCool GAMMAXX GTE tiene compatibilidad con casi todos los sockets medianamente recientes, aunque el socket 775 queda excluido de dicha compatibilidad. Con unas dimensiones de 127 x 50 x 157.4mm podremos instalarlo en cualquier chasis actual sin miedo a que no entre por su altura. Su peso también ayuda a no convar los sockets, debido a que sus 748 gramos no son algo desproporcionado.

Su ventilador cumple con las dimensiones típicas para los 120 mm, pero además logra unas revoluciones que van desde las 500 hasta las 1500 RPM, consiguiendo un flujo de 56.6 CFM con una presión de aire de 1.66 mmH2O y una sonoridad muy baja y menor de 27 dBA.

Como ya es típico en la marca, dicho ventilador tendrá un conector de 4 pines para ser controlado por PWM.DeepCool-GAMMAXX-GTE

Análisis externo del disipador DeepCool GAMMAXX GTE

El DeepCool GAMMAXX GTE viene en una caja de cartón. En la parte delantera de la misma y en un lateral vamos a poder ver una foto del mismo junto con sus principales características, que curiosamente coinciden con la iluminación RGB, mientras que en la parte trasera encontraremos ya las especificaciones técnicas de este disipador.

Al abrir la caja nos encontraremos ya con el contenido del paquete. Por un lado podemos destacar el disipador como tal, por otro el ventilador incluido y por otro una caja en la que encontraremos todos los accesorios para el montaje del disipador en nuestro ordenador.

El ventilador tiene una apariencia sencilla, tiene 9 aspas y, además, tiene iluminación RGB, iluminación que podremos controlar a través de AURA Sync o cualquiera de los otros estándares de iluminación soportados. El ventilador además tiene un conector de 4 pines que permitirá al ordenador controlarlo de manera inteligente mediante PWM.

El disipador como tal tiene un tamaño aceptable, y es que sus menos de 16 cm de alto nos van a permitir colocarlo en prácticamente cualquier caja sin demasiados problemas. La parte superior del mismo tiene un acabado negro y en la base podemos ver, en el aluminio, el logo de DeepCool. También debemos destacar los 4 heatpipes de cobre, que estarán en contacto directo con el procesador (lo que mejora la refrigeración del mismo al conducir mejor que el aluminio), y además no suben totalmente paralelos, por lo que la refrigeración de los mismos mejora considerablemente.

Montaje y pruebas del disipador DeepCool GAMMAXX GTE

El montaje de este disipador no tiene ningún misterio, es prácticamente igual que el de cualquier otro disipador similar. Si seguimos los pasos que nos aparecen en el manual incluido con el propio disipador no tendremos ningún problema.

Lo primero que tendremos que hacer es colocar los tornillos al soporte del socket y colocarlo, desde la parte trasera de la placa, para poder sujetarlo por la parte delantera. Una vez anclado el soporte a la placa, lo siguiente será sujetar las piezas del puente al propio disipador mediante el tornillo que aparece y, tras colocar los tornillos para sujetarlo al socket y aplicar la pasta térmica, lo montaremos en la placa base. El montaje es rápido, cómodo y sencillo, aunque, como siempre, se requiere cierta habilidad.

Una vez montado el disipador colocaremos el ventilador, lo conectaremos a la placa base y por último nos encargaremos del cableado para poder controlar la iluminación RGB del ventilador que , como podemos ver, es una iluminación brillante y muy agradable. Eso sí, el modelo GTE no incluye iluminación en el bloque, mientras que el GT sí.

Pruebas del disipador DeepCool GAMMAXX GTE

Para probar el rendimiento de este procesador hemos utilizado el procesador que solemos usar siempre, nuestro Intel i5 4670K, que cuenta con un TDP de 85W. Además hemos configurado la BIOS a sus valores por defecto para que su funcionamiento sea el estándar.

Teniendo el ordenador encendido durante una hora, en reposo, hemos visto cómo la temperatura ha variado entre los 22 y los 23 grados, una temperatura más que excelente para un disipador de este tamaño y de este precio. A continuación, hemos puesto el procesador a pleno rendimiento utilizando el software Prime95 y, tras más de una hora, hemos vuelto a medir las temperaturas, viendo como estas permanecían en torno a 50-52 grados, valores muy buenos para este procesador a pleno rendimiento, valores muy similares a los de otros disipadores, e incluso mejores a los que ofrecen algunas refrigeraciones líquidas de gama baja.

Temperaturas DEEPCOOL GAMMAXX GTE

En cuanto a la sonoridad, este disipador se caracteriza por ser bastante silencioso, aunque a pleno rendimiento no debemos esperar, ni de lejos, una sonoridad cero. Al estar controlado el ventilador por PWM, el propio sistema lo ajustará en función de la temperatura del procesador en todo momento, manteniéndolo a velocidades mínimas cuando la temperatura sea baja y aumentándolas a medida que esta vaya creciendo.

La iluminación RGB de este disipador es bastante agradable, tanto en la parte superior del disipador como en el ventilador. Eso sí, hemos echado de menos un pequeño controlador que nos permitiera personalizar la iluminación para que, en el caso de que nuestra placa no tenga un controlador RGB, como el AURA, Polychrome o cualquier otro podamos personalizar igualmente esta iluminación.

Opinión personal del disipador DeepCool GAMMAXX GTE

Sin duda estamos ante un excelente disipador por aire, y es que, como hemos demostrado en varias ocasiones, las refrigeraciones líquidas no tienen por qué ser mejores a las soluciones por aire. Sí es cierto que este disipador no está pensado para usuarios que hagan overclock al ordenador, y tampoco para procesadores con un TDP excesivo como es el caso del Intel i9 9900K. Sin embargo, para un procesador normal, un uso normal del ordenador y una caja pequeña, este disipador es una alternativa excelente a tener en cuenta.

El disipador DeepCool GAMMAXX GTE no choca en ningún momento con la memoria RAM ni con otros componentes del ordenador, y tampoco es muy alto como para dar problemas con las torres estándar. La iluminación RGB es agradable, aunque, como hemos dicho, echamos de menos un pequeño controlador para controlar el color del propio ventilador si no tenemos un puerto RGB en nuestra placa base.

Pros:

  • Silencioso.
  • Rendimiento aceptable.
  • Instalación sencilla.
  • Iluminación RGB en el ventilador.

Contras:

  • Falta de un controlador independiente para el RGB.
  • El rendimiento, aunque bueno, podría ser mejorable para su precio.

Por todo ello, hemos decidido dar al disipador DeepCool GAMMAXX GTE nuestro galardón de oro.

Puntuación DeepCool GAMMAXX GTE