Bitfénix Saber, una caja E-ATX con iluminación RGB que no renuncia a la sencillez

La caja Mid-Tower Bitfénix Saber, es la nueva creación de la ya merecida referencia en el mundo de las cajas gracias a sus grandes creaciones en todos los tipos de formato. En este caso, el fabricante desea no renunciar a la elegancia de una caja con pocos detalles pero con una fila de iluminación RGB que recorre todo el frontal al estilo de las espadas laser de la guerra de las galaxias.

Para ello utiliza un diseño minimalista dentro de un chasis de contenidas dimensiones aunque es capaz de albergar placas base de hasta 272 mm.

Índice

Características y especificaciones técnicas de Bitfénix Saber

Bitfénix describe a su Saber como elegante pero vanguardista. Y sin duda es una de las principales características de una caja que mezcla materiales propios de cajas elegantes como el aluminio cepillado de su frontal con la ya, casi obligada, iluminación RGB de todas las cajas que actualmente proliferan en el mercado. Pero se trata de una iluminación sencilla, puntual, que huye de las luces estridentes y formas irregulares de muchas cajas gaming de las que también existen un gran número. Hasta los más sencillos tienen derecho a su pequeña dosis de iluminación RGB.

Las especificaciones de la caja Bitfénix Saber son las siguientes:

Estamos ante un chasis Mid-Tower que es capaz de alojar cajas E-ATX de hasta 272 mm dentro de unas dimensiones bastante contenidas pero con una gran facilidad para el montaje de nuestro hardware gracias a que es totalmente diáfana en su interior.

En cuanto a sus medidas será capaz de albergar cualquier disipador de aire del mercado (178 mm de altura) e incluso a cualquier GPU gracias a sus 400 mm de longitud que caben holgadamente.

Unboxing, análisis y primeras impresiones

Comenzamos con el exterior de la Bitfénix Saber y, como no, empezamos por la parte más vistosa. Su lateral principal, como es habitual hoy en día, está totalmente cubierto por una plancha de cristal templado que permite ver en su interior.

Si os fijáis, el lateral de cristal templado ocupa casi el 100% del lateral, dejando, tan solo, la zona de las patas sin cubrir. Hay dos cosas que me gustan mucho de como ha diseñado Bitfénix su ventana de cristal templado. Por un lado, el propio cristal queda apoyado directamente en la parte inferior de la caja, soportándose casi todo el peso en el propio chasis y no haciéndolo depender de los cuatro tornillos que hay en cada esquina. Muchas cajas dejan el cristal al aire, sujetándolo tan solo por los cuatro tornillos.

Y hablando de los tornillos, la segunda cosa, son tornillos que se pueden poner y quitar con las propias manos, aunque permiten el propio uso de un destornillador pero lo que es más importante, manías personales, la arandela de goma que llevan para hacer contacto con el panel de cristal (y no quebrarlo) está en el propio tornillo y no en el propio chasis. ¿Cuántas veces he quitado el cristal de mi caja y salta la arandela al estar en la propia caja y no unida al tornillo? son detalles que pueden parecer estúpidos pero te pueden ahorrar muchos quebraderos de cabeza en forma de perdidas de la propia arandela.

El lateral posterior no presenta ningún detalle especial siendo de acero, según las especificaciones del fabricante.

En el lado izquierdo podemos ver la pequeña abertura longitudinal que la propia caja tiene por ambos lados para permitir la entrada de aire por el frontal. Cuando veamos dicho frontal, podremos apreciar como está totalmente panelado sin posibilidad de entrada de aire.

 

Y vamos al frontal de la caja, que está construido en aluminio cepillado verticalmente dándole una visión espectacular a la caja. Además, la iluminación, como os decíamos al principio, es muy discreta y muy elegante como podréis ver más adelante. Sin duda, Bitfénix apuesta por la elegancia sin renunciar a la, hoy de moda, iluminación RGB.

Si os fijáis, las dos tiras de iluminación van paralelas a lo largo de todo el frontal excepto en el logo, que se abren para rodearlo. Sin duda un detalle muy atractivo.

Quitamos el frontal de aluminio, que sale con absoluta facilidad, y podemos ver la parte frontal de la caja desnuda en la que se puede apreciar que puede dar cobijo, perfectamente, a tres ventiladores de 120 mm o dos ventiladores de 140 mm, a elección del usuario. Por lo pronto, Bitfénix incluye de serie un ventilador de 120 mm.

Si hacemos una vista más en detalle de la parte frontal de la caja en su parte superior podemos encontrar el gran botón de power fácil de pulsar en caso de que no tengamos los botones a la vista. Hay veces que la caja la tenemos en la propia mesa y cuando queremos encender el ordenador, pulsamos el botón de power a tientas. Por cierto, el propio botón viene cubierto con una pequeña tapita de plástico para evitar eso mismo que buscando un botón en particular pulsemos el de power.

Y justo por encima tenemos las conexiones, puertos y botones de la caja. De izquierda a derecha podemos apreciar los conectores de auriculares y micrófono, el propio led controller que está conectado al controlador, que veremos más adelante, y con el cual podremos gestionar la iluminación RGB y, finalmente, los dos puertos USB 3.0.

Quizás echamos de menos la inclusión de algún puerto USB 3 de tipo C que podría haber complementado con éxito el frontal de botones y puertos.

La parte trasera no difiere mucho en relación a la distribución de los elementos que se alojarán en la propia caja. La propia fuente de alimentación en la parte inferior, con siete ranuras de expansión y con la posibilidad de montaje de la GPU en vertical. Además en la parte superior tenemos el ventilador de 120 mm que ya viene de serie. Un detalle que me gusta es el pequeño canal que tenemos en las esquinas donde se atornilla el ventilador para poder ajustar la altura del ventilador y hacerlo coincidir casi de forma exacta con el del disipador de aire en caso de que sea ésta nuestra refrigeración de la CPU.

Poco más, la parte inferior está protagonizada por las cuatro grandes patas que levantan la caja los centímetros suficientes para poder facilitar la entrada de aire del exterior. Además, y como también es habitual, la caja ya lleva incluido un filtro anti polvo justo en la entrada de aire de la zona de la PSU.

Por cierto, haciendo una visión de la parte inferior de la caja ya podemos intuir que Bitfénix comete el mismo error garrafal que muchos fabricantes, que es el de remachar la jaula de discos de 3,5″. Más tarde veremos la consecuencia negativa que dicho montaje tiene y que tiene difícil, por no decir ninguna, solución.

Las patas además llevan su correspondiente recubrimiento de goma para evitar que la caja se deslice y para evitar las vibraciones del hardware una vez puesto el PC en marcha.

Vamos a la parte superior de la caja antes de pasar al interior de la misma. Lo primero que podemos apreciar es el gran filtro antipolvo magnético que cubre la rejilla preparada para alojar o bien dos ventiladores de 120 mm o bien un radiador de 240 mm.

Cerramos el análisis de la parte exterior de la caja con dos vistas de tres cuartos de la misma en la que podemos hacernos una mejor idea de su estética.

Y por fin pasamos a quitar el gran panel de cristal templado de la caja para acceder a su interior. El interior, como podéis observar, es totalmente diáfano y está dividido en dos zonas bien diferenciadas. Por un lado la zona donde se ubica la fuente de alimentación y los discos de 3,5″ y por otro los demás componentes.

Toda la caja está acompañada de sus respectivos pasacables para poder mandar el cableado a la parte trasera facilitando la gestión del cableado. Además, dichos pasacables están protegidos con sus correspondiente pieza de goma para que el cableado no sufra a su paso por dichos pasacables.

La parte inferior es la zona de la PSU y la bandeja de los dos discos de 3,5″ que puede albergar dicha bandeja. Como podéis apreciar está totalmente carenada excepto por el corte que se realiza en la parte izquierda para poder ver la marca de la PSU desde el lateral principal y por el corte de la parte derecha que ahora veremos en más detalle.

Haciendo una vista de la parte frontal desde el interior de la caja podemos apreciar el otro corte en el carenado, de poco más de 7 centímetros,  y que nos va a permitir poner un radiador de hasta 360 mm en dicho frontal. La caja, de fábrica viene con un solo ventilador de 120 mm, cuyo modelo es el BFF-SCF-12025KK-IP que, según las especificaciones de la página web, es capaz de entregar un flujo de aire de hasta 43,5 CFM con un nivel de ruido inferior a los 20 dBA. Sin duda una buena eficiencia para un ventilador que viene de serie. Eso sí, este ventilador, siendo de la gama Spectre de Bitfénix, carece de iluminación LED.

En la parte trasera, desde el interior, podemos ver los siete slots de expansión horizontales cuyas tapas son reutilizables gracias a sus tornillos moleteados para facilitar el agarre. Ahora bien, la caja también tiene dos slots de expansión verticales para poder poner la tarjeta gráfica en vertical (el cable riser necesario no viene incluido en la caja) cuyas tapas una vez rotas no se pueden reutilizar. Justo encima tenemos el segundo ventilador que Bitfénix incluye de serie y que en este caso si está provisto de iluminación LED RGB.

En la parte superior podemos encontrar la parte mallada para poder poner dos ventiladores de 120 mm incluso un radiador de 240 mm.  Un tema que me gusta en el diseño de esta caja es que si queremos poner un sistema de refrigeración líquida en este sitio, el fabricante ha dejado un espacio generoso entre el radiador y la zona de la bandeja de la placa para que no interfieran entre ellos. En caso contrario los ventiladores podrían tocar con los componentes de la parte alta de la placa o los propios anclajes de los módulos de memoria.

Vamos a darle la vuelta a la caja y vamos a hacer una vista general del interior de la caja.

La propia bandeja por la parte de atrás, es la encargada de albergar las hasta cuatro unidades de 2,5″ que se pueden instalar en esta caja. Y no lo hacen a través de su propia bandeja, valga la redundancia, sino a través de unos simples agujeros de montaje troquelados en la propia bandeja que junto con unos enganches permiten fijar los discos de 2,5″.

Pero a la hora de realizar el montaje de la PSU es donde encontramos el principal inconveniente de esta caja. Ya el propio fabricante avisa de que solo se pueden instalar fuentes de hasta 185 mm (recomendando fuentes de 180 mm) y esto ya es una seria penalización para esta caja teniendo en cuenta que muchas fuentes del mercado actual superan con creces los 200 mm. Y esto hubiera tenido una sencilla solución. Tan solo con que la jaula de discos de 3,5″ (que Bitfénix monta al lado) se pudiera quitar ya podríamos, al menos, dar la solución alternativa. Pues no, la jaula de discos de 3,5″ va remachada y no se puede quitar.

Otra de las inclusiones de Bitfénix en su Saber es la pequeña placa que actúa como control de iluminación y que es alimentada mediante un conector SATA. A través de dicho controlador, podremos conectar innumerables ventiladores para poder controlar la iluminación RGB como podréis ver más adelante. El propio controlador va conectado directamente al botón frontal de la caja para poder alternar entre los diferentes sistemas de iluminación.

Además, el control de la iluminación se puede hacer o bien a través de dicho botón situado en el frontal de la caja o bien a través del propio software de iluminación de los principales fabricantes de placas (ASUS AURA SYNC, MSI MYSTIC LIGHT, GIGABYTE FUSION y ASROCK POLYCHROME)

Para facilitar la gestión del cableado, Bitfénix nos ofrece un espacio de hasta 23 mm entre la bandeja y la tapa de la caja donde poder esconder todos los cables de una manera limpia.

La caja presenta los típicos cables para conectar la placa a los frontales a parte del cable USB 3.0 para los correspondientes puertos del frontal así como el conector HD Audio para auriculares y micrófono.

Opinión personal de la Bitfénix Saber

La Bitfénix Saber es una caja E-ATX discreta a la par que vanguardista, en la que podremos montar un sistema de gama alta sin problemas y que cuenta con una bonita iluminación RGB configurable. ¿Qué más pedir? Buenos materiales, incluyendo cristal templado, y la posibilidad de montar un sistema de refrigeración líquida completo en su interior sin mayores problemas.

Además, el precio acompaña, puesto que se puede adquirir por poco más de 100 euros, así que sin duda es una caja muy recomendada.

PROS:

  • Buena calidad de materiales.
  • Estéticamente muy bonita.
  • Iluminación RGB.
  • Precio.

CONTRAS:

  • Sistemas de anclaje del panel lateral de cristal un poco incómodo.

Por todo ello, esta Bitfénix Saber se lleva nuestro galardón de Oro, así como la recomendación por su excelente relación prestaciones / precio.