Corsair iCUE LS100 Smart Lighting, iluminación inteligente para tu monitor

Corsair presenta hoy su nuevo iCUE LS100 Smart Lighting, un kit de tiras LED inteligentes para monitor que, a diferencia de las tiras LED RGB normales, se integran en el ecosistema de productos de la marca y cuentan con características más avanzadas, como el equivalente a la famosa tecnología «Ambilight» que hará que las tiras se iluminen como los bordes de la pantalla para crear una mayor sensación de inmersión en juegos y películas. Hoy os presentamos nuestra review de este nuevo producto.

Índice

Características y especificaciones técnicas

El kit iCUE LS100 Smart Lighting viene en tres versiones: el kit de iniciación (starter kit) que es el que vamos a analizar hoy, pero también cuenta con dos kits de expansión, uno de 450 y otro de 250 mm, por si ya tenemos el kit de inicio y queremos expandirlo sea porque tenemos monitores más grandes o porque contamos con configuraciones de varios monitores.

Vamos a centrarnos en el starter kit que es el que vamos a ver en el día de hoy. Se compone de cuatro tiras LED, dos para la horizontal de 450 mm y dos para la vertical  de 250 mm de un monitor, cubriendo así todo el perímetro, además de una controladora. En total, proporciona 84 LED programables independientemente, y la controladora admite 192 LEDs en total, por lo que podríamos ponerle dos tiras más de cada tamaño si quisiéramos.

En este caso, la controladora además de conectarse a las tiras LED en dos canales, se conecta al equipo mediante USB y también a la corriente eléctrica, por lo que ya podemos suponer que sus funciones van a ser bastante más avanzadas que las de las tiras LED que hay ahora mismo en el mercado, pero eso lo vamos a ver en breve.

Unboxing, análisis y primeras impresiones

El Corsair iCUE LS100 Smart Lighting Starter Kit viene embalado en una caja de cartón duro de forma alargada, con los habituales colores negro y amarillo de la marca. En la parte frontal tenemos simplemente una S invertida de color con la marca y el modelo en la zona inferior, mientras que en la parte trasera el fabricante ha dispuesto una tabla de contenidos y una descripción en varios idiomas. No tenemos imagen alguna del dispositivo, algo extraño en Corsair.

Nada más retirar la cubierta superior del embalaje nos topamos con dos cajas negras con el contenido y, entre ellas, la controladora envuelta en un plástico.

Vamos a ver qué encontramos en la caja. Primero, como siempre el manual de instrucciones y folleto de garantía.

Aquí está la controladora, que tiene dos imanes con adhesivo por detrás para pegarlo a la parte posterior del monitor. Cuenta con dos conectores para los dos canales LED por un lado, y el conector USB y de alimentación en el opuesto. También tiene un único botón que sirve para apagar la iluminación manualmente si queremos.

También vienen el cable y fuente de alimentación externa, así como un cable USB – MicroUSB Type-A para poder controlar el sistema mediante software. Este cable está mallado en hilo de nailon y es de la mejor calidad, como suele ser habitual en Corsair.

Siguiendo con los accesorios, también se incluyen cuatro alargadores para interconectar las tiras LED entre sí, abrazaderas para canalizar estos cables con adhesivo para pegar a la parte trasera del monitor, y un buen puñado de imanes con adhesivo para, en este caso, anclar las tiras LED a la parte trasera del monitor.

Vamos a ver por fin las tiras LED. Vienen como ya hemos dicho cuatro, dos de 45 cm y dos de 25 cm, y son bastante endebles y voluminosas al mismo tiempo ya que tienen una especie de cubierta opaca que servirá para difuminar el color desde la parte trasera del monitor hacia la pared.

Como ya habréis visto, todas las tiras tienen unas piezas entre medias. Éstas son móviles, de quita y pon, y son las que llevan los imanes para anclarse a los enganches.

Cada una de las tiras tiene un cable de entrada por un lado y otro de salida, de manera que podremos anclarlas las unas a las otras. Aparte, las terminaciones son cerradas para que no se produzcan fugas de luz no deseadas.

Instalación y pruebas

Visto el producto, procedemos con la instalación. Antes de empezar hay que dejar clara una cosa que Corsair no especifica, y es que obligatoriamente tendremos que montar la controladora en la esquina inferior derecha del monitor si lo miramos desde atrás, o en la inferior izquierda si lo miramos de frente. Si no lo ponemos en esa esquina, con algunos efectos las luces se verán cruzadas y los efectos no estarán bien.

Dicho esto, procedemos a instalar la controladora en la esquina correspondiente del monitor. Para ello simplemente tenemos que quitarle el plástico rojo a los imanes y pegarlos en el lugar que corresponda. Sería un proceso normalmente sencillo, si no fuera porque cuesta realmente mucho despegarlos. Muchísimo, hasta el punto de que nosotros tuvimos que meterle un destornillador plano para separarlo del plástico protector, haciendo que una tarea en la que normalmente inviertes dos segundos te lleve medio minuto cada vez.

Dicho esto, lo colocamos en su lugar. Veréis que en nuestro caso está en la esquina que no es del monitor (es la que mejor cuadraba para luego canalizar los cables), pero como hemos explicado antes hay que instalarlo en la contraria (tuvimos que hacerlo después al darnos cuenta de que estaba mal).

Una vez hecho eso, ahora es cuestión de ir poniendo los imanes con adhesivo donde vayan a ir las tiras, y recordad que éstas tienen la parte de anclaje móvil así que no importa demasiado que no estén a la misma distancia. Ojo porque los adhesivos quedan muy bien pegados, y si os equivocáis y queréis sacarlos costará mucho hacerlo.

Por el contrario, el anclaje con los imanes no es del todo bueno. Es suficiente, sí, pero podría ser mejor. Imagino que Corsair no ha integrado imanes más potentes para que no hagan interferencias con el monitor.

En el caso de monitores grandes, como es nuestro caso, o de instalaciones en múltiples monitores, tendremos que utilizar los alargadores. Por suerte, Corsair también incluía unas abrazaderas para dejarlos fijos, algo muy de agradecer.

Hacemos lo mismo con las cuatro tiras, lo conectamos todo en su sitio y ya estaremos casi listos, quedando solo llevar el monitor a su sitio y conectar el controlador a la toma de corriente y al PC mediante USB. Eso sí, como se puede observar, las tiras son un tanto endebles. Luego da igual, no se notará nada una vez que estén encendidas, pero es algo a denotar. También veréis que en nuestro caso tenemos un monitor de 34″ UltraWide y parece que las tiras largas de 450 mm son insuficientes. Sin embargo, en un monitor normal habrían quedado perfectas.

Aquí las tenemos en funcionamiento.

Pero vamos a llevar el monitor a su sitio y a conectarlo todo para ver qué nos ofrece.

Mirad la ambientación que se crea en el escritorio (fotos tomadas con la luz apagada).

Y, ahora lo vemos en profunidad, pero mirad cómo actúan los LED independientes cuando tenemos activada la sincronización de vídeo.

El software: Corsair iCUE LS100

Vamos a hacer un pequeño apartado para el software y así ver qué nos puede ofrecer. En el apartado de configuración, podemos controlar el brillo y actualizar el firmware, como siempre.

En este caso, de igual manera a como pasa con el Corsair Commander, el iCUE LS100 tendremos que configurarlo con sus canales independientes, y hay que decirle al software qué tenemos conectado en cada uno y en qué disposición (uno o dos monitores, básicamente).

Luego, en los canales de iluminación, tenemos el amplio abanico de efectos, que como siempre podremos modificar y configurar a nuestro gusto. Recordad que los LED son independientes.

Finalmente, tenemos la iluminación de hardware. Esto sirve como siempre para decirle a las tiras LED qué tienen que hacer cuando iCUE no está presente, o en otras palabras, cuando el equipo está arrancando o está apagado. Os recomendamos encarecidamente dejarlo apagado en esta sección, ya que de lo contrario aunque apaguemos el PC, las tiras quedarán encendidas y tendremos que apagarlas manualmente también del botón de la controladora.

Ya arriba habréis visto que hay muchísimos efectos, pero con un dispositivo como este, no hay mejor manera de enseñároslos que con vídeos, ¿verdad? Aquí tenéis los diferentes efectos.

Y aquí la opción que, seguramente, es más interesante, y es el modo sincronización de vídeo. Las tiras se sincronizarán con los colores exteriores del monitor, haciendo que estos se «extiendan» y que así tengamos mayor sensación de inmersión.

Finalmente, también tenemos el modo sincronización de audio, que básicamente las tiras nos muestran el nivel de intensidad del audio.

Opinión personal y conclusión del Corsair iCUE LS100

Corsair ha logrado crear un producto que a buen seguro los gamers van a querer integrar en su ecosistema. Luce maravillosamente bien y le da a nuestro escritorio un toque de color asombroso. Pero es especialmente impactante el modo sincronización de vídeo, que funciona a las mil maravillas con todo tipo de contenidos, ya no solo películas o juegos, sino también cuando estamos usando el PC para otro tipo de menesteres.

Sin duda, es una compra más que recomendada para todos aquellos poseedores de ecosistemas Corsair iCUE. Bueno, y para los que no también, pues qué mejor forma hay para iniciarse en él, ¿verdad?

PROS:

  • Excelente iluminación.
  • Gran cantidad de efectos, todos configurables.
  • Kit completo con todo lo que necesitas para un monitor.
  • Buena calidad de materiales en general.
  • El efecto de sincronización de vídeo es impresionante.
  • Le da un toque de color y estética a nuestro escritorio.

CONTRAS:

  • Los adhesivos de los imanes son poco menos que permanentes.
  • Las tiras son voluminosas pero endebles.
  • Es bastante caro (100 euros el kit analizado).
  • Necesita alimentación externa.

Por todo ello, este kit Corsair iCUE LS100 se lleva nuestro galardón de Oro, así como nuestra recomendación por su diseño.