Qué es el firmware, y por qué es importante que esté actualizado

Qué es el firmware, y por qué es importante que esté actualizado

Juan Diego de Usera

Todos los componentes electrónicos de nuestro PC tienen un firmware. Este software es una pieza básica para el funcionamiento de los mismos, pero aun así todavía hay usuarios que no saben qué es, y de la importancia que tiene su presencia en nuestros componentes. En este artículo nos adentraremos más en su definición, su importancia, así como la de tenerlo actualizado.

¿Qué es el firmware de un componente?

El firmware de un componente es un tipo de software que es capaz de proporcionar un control de bajo nivel específico para el componente en cuestión. Este software puede ser capaz de proporcionar un entorno de operación para las funciones más complejas del componente, o bien puede actuar como el propio sistema operativo interno del componente. En definitiva, el firmware de un componente es el encargado de decirle al mismo cómo ha de funcionar o cómo comportarse cuando funciona en consonancia con otros dispositivos.

Un claro ejemplo de lo que es un firmware avanzado es la BIOS de nuestras placas base. Gracias a ellas, la placa puede hacer funcionar nuestro PC, pero también gracias a ella, podemos configurar muchos aspectos de nuestros sistemas, de manera diferente a lo que sería la configuración de serie del mismo.

Como contrapunto, tenemos software más sencillos, como el que se usa para controlar nuestras unidades de almacenamiento. Generalmente, estos softwares no suelen ser modificables por los usuarios y los suelen proporcionar los fabricantes de los propios dispositivos.

Como norma, el firmware se suele almacenar en un chip de memoria no volátil. Este tipo de chip puede ser de memoria ROM (Read Only Memory), EPROM (Erasable Programmable Read Only Memory) o memoria NAND flash. En la actualidad, se usan más las memorias NAND Flash por su facilidad a la hora de actualizar el software que contienen.

¿Por qué es importante la actualización del software?

Los fabricantes de componentes de hardware suelen trabajar en modificaciones del software que hace funcionar sus componentes. Estas modificaciones pueden añadir nuevas funcionalidades a las originales del componente, o pueden corregir fallos que hubieran aparecido en el componente una vez salió al mercado. Incluso pueden hacer que se incremente el rendimiento del componente en cuestión.

Un ejemplo muy típico es el de las actualizaciones de la BIOS de las placas base. Gracias a ellas se incrementa la estabilidad de nuestros sistemas, o se le da mayor compatibilidad con los módulos de memoria RAM u otros dispositivos, además de que en algunos casos habilitan el usar nuevos modelos de procesadores que, previamente, no estaban soportados, prolongando la vida útil de la placa base para el usuario.

Por tanto, si queremos hacer que nuestro hardware funcione siempre a su máximo rendimiento, es buena política comprobar que el firmware de nuestros componentes está correctamente actualizado. Sin embargo, esta es una operación que deberemos de realizar de manera manual en muchos casos (aunque en otros las actualizaciones se pueden realizar de manera automática), y para ello deberemos de conocer cuál es el firmware de nuestros dispositivos, lo cual muchas veces no es algo fácil de saber.

Hay programas como AIDA64 que os pueden dar esa información.

Sin embargo, no podemos negar las ventajas de tener nuestros componentes correctamente actualizados, con respecto a su firmware. Por ello, es muy recomendable que estemos pendientes de si salen revisiones de éste, al menos cada cierto tiempo.

No confundas drivers con firmware

Es importante el saber diferenciar entre un firmware y unos drivers. Los controladores, de actualización muy habitual cada poco tiempo como por ejemplo sucede con las tarjetas gráficas, son un software en toda regla que de manera efectiva pueden modificar el comportamiento de los dispositivos; siguiendo con el ejemplo de las tarjetas gráficas, se añaden optimizaciones para nuevos juegos en pos de conseguir un mejor rendimiento, además de solucionar vulnerabilidades conocidas de seguridad.

Sin embargo, y aunque en muchos casos una actualización de firmware puede tener el mismo efecto, hay que tener en cuenta que no es un software como tal sino el código interno del dispositivo. Hay que tener, además, en especial consideración de que si se va la luz durante una actualización de firmware el dispositivo podría quedar inutilizado para siempre, cosa que no sucede cuando actualizas unos drivers.