Intel se la juega a AMD: sus GPUs Intel Xe no funcionan con CPU AMD

La entrada de Intel en el mercado de las GPUs esta siendo escalonada, si hace unas semanas se anunciaban los Xe Max para portátiles, hace unas horas se han anunciado a los Intel Xe para sistemas pre-construidos y el Intel Xe-HPC se ha visto por primera vez hace unas horas. Pero no todo son buenas noticias y todo apunta que las tarjetas gráficas de Intel podrían funcionar solo con sus procesadores.

La arquitectura Intel Xe es una de las grandes apuestas de Intel para los años siguientes, con ella pretenden no quedarse atrás en un apartado en el que su rival AMD lleva años por delante, el hardware gráfico, cuya utilidad y mercado hoy en día va más allá de la reproducción de juegos.

Las GPUs dedicadas Intel Xe no funcionan con CPUs de AMD

Colorful Iris Xe

El motivo es que se requiere una BIOS UEFI especial para que las GPUs Intel Xe funcionen. La información viene de Legit Reviews y tras el anuncio de que varios ensambladores van a empezar a incluir tarjetas gráficas de Intel en sus ordenadores. Las cuales se basaran inicialmente en una versión del Intel DG1 o Xe-LP con 80 unidades de ejecución.

Estas tarjetas son más bien de gama baja y no están pensadas para el gamer entusiastas, pero el hecho que se requiera una BIOS UEFI especial significa que dichas GPUs solo se pueden utilizar junto a las CPUs de Intel. Por el momento desconocemos si las basadas en la arquitectura DG2 como son las futuras Xe-HP, Xe-HPG y Xe-HPC van a tener este tipo de limitación, pero, en todo caso sería una forma de Intel de atar a sus clientes exclusivamente a sus procesadores.

Y tampoco con todas las CPUs de Intel

ASUS Iris Xe

En unas declaraciones al medio Legit Reviews por parte de un portavoz de Intel se puede ver información adicional sobre este polémico tema:

Las tarjetas dedicadas Iris Xe se venderán emparejadas con los procesadores Intel Core para escritorio de novena (Coffe Lake-S) y décima generación junto a placas base Intel B460, H410, B365 y H310C como parte de sistemas pre-construidos. Dichas placas base tienen una versión especial de la BIOS que da soporte a los Intel Iris Xe, por lo que las tarjetas solo funcionaran en estos sistemas.

Por lo tanto no solamente no funciona con sistemas de AMD, sino que Intel ha creado una tarjeta gráfica que solamente funciona con ciertos modelos de placas base y no vaya a venderse más allá de ahí. Si tienes pensado comprarte un PC preconstruido con una de las Iris Xe entonces tienes que saber que no podrás re-aprovecharla si cambias de placa base para cambiar de procesador o si la placa misma se rompe, sea de Intel o AMD.

¿Es una buena decisión por parte de Intel?

Intel Xe MAX

Obviamente desde el punto de vista del usuario no lo es, pero de aplicarse en el mercado de la computación de alto rendimiento entonces estaríamos hablamos de un mecanismo de defensa frente a NVIDIA y AMD,  donde sus GPUs están pensadas para comunicarse entre CPU y GPU con interfaces propietarias como con el NVLink y el Infinity Fabric.

Uno de los mercados más importantes para Intel y bajo los que tienen más contratos es precisamente el mercado HPC, en el cual AMD puede ofrecer combinaciones de CPUs Zen y GPUs Radeon como un paquete conjunto y tras la compra de Xilinx AMD se ha vuelto mucho más peligrosa para Intel en todos los mercados. En el caso de NVIDIA, de terminarse al completo su compra de ARM ya no les hará falta utilizar CPUs de Intel, además que ya hemos visto procesadores POWER de IBM utilizando la interfaz NVLink para comunicarse con GPUs de NVIDIA.

Por lo que tiene sentido que Intel, de cara a ciertos mercados se este defendiendo con tal de mantener su posición, lo que no le vemos sentido es en el mercado del gaming, pero la Intel Xe-HPG sigue sin aparecer.