Intel incluye memoria HBM en sus nuevas CPU y amenaza el trono de AMD

Hemos hablado ya muchas veces de la siguiente generación de los Intel Xeon, bajo el nombre en clave Sapphire Rapids, pero esta vez os traemos información de primera mano por parte de Intel. Ya que a través de un comunicado oficial nos han confirmado varios detalles de su próxima generación de procesadores para servidores y centros de datos avanzados. Veamos qué tal se presentan los siguientes Intel Xeon.

Con el crecimiento de la computación en la nube y la adopción cada vez más de más superordenadores es cuando los procesadores para servidor tienen que evolucionar a las necesidades del momento. Las cuales no se limitan solo a tener una gran cantidad de núcleos, sino ser capaces de ofrecer una serie de tecnologías que las hacen competitivas y funcionales con las necesidades del software del momento.

Sapphire Rapids, CPU Intel Xeon diseñada para la IA

Sapphire Rapids

A través de una nota de prensa escrita por Lisa Spelman, la vicepresidenta corporativa y manager general del Xeon and Memory Group, Intel ha dado nuevos detalles sobre sus Intel Xeon Scalable Processors de cuarta generación, la cual nos confirma los rumores acerca de este procesador.

La estrategia de Intel para sus futuros Intel Xeon frente a los AMD EPYC es clara, ir a por un mercado por el cual AMD no ha apostado como es el de la inteligencia artificial. Y si, Intel ha confirmado los rumores sobre Sapphire Rapids, empezando por la implementación de las unidades AMX o Advanced Matrix Extensions. Lo que supone el añadido de unidades tensor para la IA en los núcleos de la CPU que suponen un salto cualitativo en este aspecto respecto a las instrucciones AVX-512 que Intel lleva utilizando hasta ahora. Por otro lado, dado que la IA requiere ancho de banda también se ha confirmado el uso de memoria HBM, la cual será utilizada en conjunto a la memoria DDR5 que también será soportada por esta CPU para servidores.

Intel Sapphire Rapids Die

Pero esta no es la única novedad del Intel Sapphire Rapids, ya que Intel ha anunciado la implementación del DSA o Data Streaming Accelerator. Una unidad encargada de mover los datos entre los diferentes componentes del procesador. Lo que en lenguaje llano significa que es un adaptador de red inteligente o SmartNIC integrado en el procesador. Una pieza de hardware que va a ser común en los diseños de hardware de los próximos años y no solo por parte de Intel y tampoco en el mundo de las CPUs en exclusiva.

Aparte de las nuevas tecnologías descritas, los Sapphire Rapids tendrán soporte PCI Express 5.0 con tecnología CXL, lo cual supone también un cambio de paradigma en la intercomunicación de la CPU con los componentes que utilizan este bus. Permitiendo que de manera automática la CPU y la tarjeta gráfica tengan un acceso a memoria totalmente coherente.

Deberemos esperar hasta bien entrado el 2022

Super Ordenador Aurora

El lanzamiento de Sapphire Rapids no se dará hasta bien entrado el 2022, ya que la producción de esta CPU para servidores empezará en el primer trimestre de 2022, alcanzando el pico máximo en el segundo trimestre. Por lo que los primeros servidores y centros de datos con Sapphire Rapids no estarán a punto hasta bien entrado el 2022. Aunque la mayoría de ellos ya están asignados, ya que es común realizar contratos en dicho mercado con 12 meses de antelación.

Sabemos desde 2019 que Sapphire Rapids será la CPU del superordenador Intel Aurora, haciendo dupla con los Intel Xe-HPC modelo Ponte Vecchio. Siendo el primer superordenador en años con hardware puramente de Intel en cuanto a CPU y GPU. El retraso en la fabricación del Sapphire Rapids puede deberse a que por el momento Intel quiera dejar sus obleas de su nodo de 10 nm SuperFin para sus CPU de escritorio y portátiles Alder Lake.

¡Sé el primero en comentar!