Intel retrasa las CPUs que lucharán con AMD Zen 3, ¡hasta 2021!

Intel retrasa las CPUs que lucharán con AMD Zen 3, ¡hasta 2021!

Javier López

Las filtraciones han ido lanzándose en meses anteriores y como tal, muchos de los detalles de las nuevas CPU de Intel para gaming están sobre la mesa. Rocket Lake-S debe ser por serie el rival directo de Zen 3, ya que impulsará a la compañía hacia una nueva era, donde los 14 nm ++ llegan a su fin, pero ¿por qué retrasar unos procesadores que deberían estar en plena fase de producción? ¿por qué dejar a AMD meses sola en el mercado?

Como sabemos, para gaming actualmente y a la espera de los datos de AMD de mañana en su presentación de Zen 3, si queremos el mejor rendimiento en gaming hemos de optar por una CPU Intel de décima generación. Aunque estas CPUs ya llevan tiempo con nosotros, es más que probable que AMD con sus nuevos Ryzen 5000 les adelanten por la derecha, entonces, ¿por qué retrasar una arquitectura que debería estar ya terminada?

Rocket Lake-S y sus chipsets de la serie 500, ¿en 2021?

Intel-Rocket-Lake-S-Featured-Image

La 11ª Generación de procesadores para escritorio hará su debut, si las fuentes no fallan, en algún punto del mes de abril del año que viene. O al menos eso refleja la diapositiva filtrada de la hora de ruta que han recibido algunos socios de Intel.

Dicha diapositiva refleja un retraso considerable por parte de Intel con esta nueva serie, donde recordemos, Rocket Lake-S estaría en principio preparado para ser lanzado a finales de este año. Podemos ver como Intel espera lanzar toda una nueva línea de chipsets de sustitución a los ya veteranos de la serie 400, un movimiento típico de la compañía al que AMD se le ha sumado viendo que los usuarios pasan por el aro en la gran mayoría de casos.

No habrá muchas novedades en estos chipsets realmente, ya que son un simple refresco de la serie anterior, pero aun así tendrán la novedad de ser los primeros en soportar PCIe 4.0 de forma nativa, una verdad entre comillas, puesto que muchas placas base y los propios chipsets de la serie 400 ya vienen preparados para ello.

Cinco nuevos chipsets para cubrir todo el mercado

Intel-Chipset-serie-500-Rocket-Lake-S

Los nuevos chipsets son: H510, B560, H570, Z590 y W580, por lo que Intel solo mantendría en el mercado al Q470 para PC de escritorio comerciales. Este movimiento también desconcierta un poco, ya que retrasar el Q570 obligaría a los fabricantes a tener actualizaciones de BIOS para la salida de los procesadores, manteniendo la misma línea de producción cuando todos se han movido.

En cualquier caso, todos los chipsets llegarán bajo el proceso litográfico de 14 nm de la compañía, por lo que se espera que el hecho de incluir PCIe 4.0 no repercuta en disipación activa como tal. En cuanto a las CPU Rocket Lake-S, será por fin el momento en el que Intel deje atrás Skylake como micro arquitectura de núcleo, dando paso a una nueva era con Cypress Cove y Xe como iGPU, por lo que deberíamos esperar un salto de rendimiento de dos cifras en IPC.

Intel-Rocket-Lake-S-Cypress-Cove

Las dudas están puestas lógicamente en si serán capaces de derrotar a AMD, ya que los rumores apuntan a una configuración de núcleos máxima de 8, en contra de los 10 que tiene ahora en el mercado con el i9-10900K, algo que para gaming seguramente no sea muy representativo si el IPC y la frecuencia aumentan, pero en renders es difícilmente justificable.

Pase lo que pase, la vara de medir la va a poner mañana AMD, ahora necesitamos saber cuán arriba la va a llevar, porque si los pocos datos que se han filtrado son correctos, Intel tiene un serio problema para el año que viene.