Las nuevas CPU i9 de Intel llegarán a los 5,1 GHz ¡en todos sus cores!

Tras la presentación de los nuevos procesadores de Intel para escritorio y gaming, algunos detalles se han quedado en el tintero de la compañía, con tecnologías bastante interesantes. Si bien, las necesidades energéticas se han vuelto a incrementar por llegar los cores a 14 nm y no 10 nm como se esperaba, el aumento de frecuencia con respecto a Comet Lake-S ha supuesto una vuelta de tuerca al concepto de Boost y con ello una nueva tecnología llamada Adaptive Boost Technology. ¿Cómo funciona?

Aunque es totalmente criticable que Intel haya pospuesto una vez más sus 10 nm para escritorio y haya lanzado Rocket Lake-S en 14 nm, lo cierto es que es tan objeto de discusión y crítica como alabable es el hecho de que cada vez impulsen las frecuencias más alto con el mismo nodo. Sí, a costa de algo más de energía, es cierto, pero el escalón que se sube compensa el primer incremento a costa de temperatura, ¿cómo lo hacen?

Intel Adaptive Boost Technology, un paso más para subir la velocidad

Intel-Adaptive-Boost-Technology

Actualmente y si entendemos más o menos como funcionan las arquitecturas de Intel para procesadores en referencia a la frecuencia, sabremos que en estos momentos y hasta la salida de Rocket Lake-S con Cypress Cove como micro arquitectura de núcleo había tres modos de subir la frecuencia a los cores.

Estos modos son Turbo Boost 2.0, Turbo Boost 3.0 (debutó en Haswell para HEDT) y Thermal Velocity Boost (TVB, que debutó en la 9 Gen Mainstream). Bien, pues si estos modos no fueran suficiente para lograr aumentar y optimizar las frecuencias por grupo de núcleos o de forma individual, con Rocket Lake-S y solo los procesadores i9 de esta arquitectura, tendremos un nuevo modo: Adaptive Boost Technology o ABT.

¿Por qué lanzar una nueva tecnología que aumente la frecuencia cuando ya existe otra que lo hace? Porque Intel ha dado una vuelta de tuerca más a TVB. Y es que la restricción o limitación (llamémosle como cada uno quiera) de TVB es que estaba limitada a un solo núcleo, cosa que ahora no ocurre.

Intel vuelve a fijar límites térmicos y de potencia para aumentar la velocidad

Consumo RKL vs CML

Solo dos modelos dispondrán de ABT: i9-11900K e i9-11900KF, los cuales y como ya sabemos podrán impulsar hasta dos núcleos a la friolera cifra de 5,3 GHz con TVB. Pero, ¿dónde entra en juego ABT? A partir de tres núcleos. Intel afirma que si se logra aplicar una fuente de energía adecuada y las temperaturas están por debajo de los 70 grados Celsius, a partir de 3 núcleos se podrá subir la frecuencia de ambos procesadores hasta los 5,1 GHz.

Es complicado de entender, así que vamos a ir por partes. Hasta 2 núcleos, la frecuencia llegará hasta 5,3 GHz gracias a TVB, en tres núcleos, ABT y TVB se alternarán para llevarlos hasta los 5,1 GHz, cosa que se repite también al cargar 4 núcleos.

A partir de cargar 5 núcleos, TVB solo llegará hasta los 4,9 GHz, mientras que hasta los 5,1 GHz será ABT la encargada de llegar a dicha frecuencia. Seis núcleos sigue la estela de 5 núcleos con mismos valores, pero al cargar 7 y 8 núcleos, TVB solo llegará hasta los 4,8 GHz en todos los núcleos y para superar esa velocidad tendrá que entrar en juego ABT para lograr subir hasta los 5,1 GHz en todos los núcleos.

Según Intel, se necesitará las últimas versiones de BIOS para que esto sea compatible, algo que entendemos llegará de serie en las placas base que ya deben estar llegando a los minoristas, porque si no, tocará estar atentos y actualizarlas cuando sea preciso. En cualquier caso y repetimos, estas velocidades solo se darán cuando las opciones de energía sean las adecuadas (mirar tabla superior) y la temperatura de la CPU Package esté por debajo de los 70º C.