Así mejorará AMD el rendimiento en sus futuros portátiles gaming

¿Cuál es el futuro de los procesadores para portátiles de AMD? Lo más lógico es pensar que el siguiente paso es el uso de núcleos Zen 4. Sin embargo, los de Lisa Su se han encontrado con que su mayor rival se ha hecho fuerte en un apartado donde tenían desventaja. Esto ha provocado cambios importantes en futuros diseños, como es el caso del procesador con el nombre en clave AMD Phoenix.

El hecho de que Intel se haya puesto las pilas en cuanto a su hardware gráfico se refiere ha hecho que AMD, la cual tiene ventaja en ese campo, se haya tenido que poner las pilas. La reacción no se limita solo a utilizar RDNA 2 en sus GPU integradas, sino que va a ir más allá y es que gráficas empotradas dentro de sus procesadores van a dar un salto cuando menos espectacular en los próximos años. Las causas de ello son bien claras, sabemos que Intel lanzará nuevas iGPU en sus procesadores Intel Core 14 con arquitectura Meteor Lake, los cuales serán mucho mejores que los usados en la actual generación.

¿El objetivo del equipo de Raja Koduri? Conseguir superar a AMD en un campo en el que el Radeon Technology Group lleva años con una enorme ventaja frente a Intel. Y es que el mercado de las APU o procesadores con tarjeta gráfica en el mismo chip es uno de los puntos diferenciales a favor de AMD. ¿La respuesta por parte de AMD? Recibe el nombre de AMD Phoenix y se trataría de las APU de siguiente generación, las cuales traerán cambios importantes en lo que a potencia gráfica se refiere. Veamos que tal son.

Así mejorará la potencia gráfica en AMD Phoenix

Uno de los cambios más relevantes en los Ryzen 6000 ha sido el añadido de una gráfica integrada con arquitectura RDNA 2, dejando de lado a la ya veterana Vega y obteniendo un rendimiento que teniendo en cuenta todos los cambios estamos hablando de duplicar el rendimiento gráfico respecto a la generación anterior. Sin embargo, los procesadores con una GPU en su interior más potentes son los de consola, especialmente las de sobremesa. Incluso la menos potente de las consolas de nueva generación, la Xbox Series S, dispone de un procesador central con una potencia gráfica mucho mayor que cualquier otro para PC.

AMD Phoenix Zen 4 Ryzen 7000

La idea detrás de AMD Phoenix no es otra que los futuros Ryzen para portátiles aumentarán la cantidad de unidades de núcleos shader o Compute Units a una cifra mucho más alta respecto a los 12 actuales. ¿A cuánto? Pues se habla de una cifra que podría oscilar entre las 16 y las 24 CU. El problema con dicha afirmación se encuentra en el tipo de memoria necesaria para alcanzar dichos niveles de potencia. Ya que necesitamos mucho ancho de banda, algo que indica que las futuras APU tendrán que apostar por la memoria DDR5 y su mayor ancho de banda en exclusiva, y, por tanto, descartar el uso de la DDR4.

Otro de los cambios que vamos a ver es el añadido de un nivel de caché adicional, esta no se situaría ni en la CPU y tampoco en la GPU, sino justo antes del controlador de memoria común. ¿Su utilidad? A nivel de procesador central puede ser una respuesta al aumento de latencia por la DDR5,. En cuanto a la tarjeta gráfica haría de Infinity Cache, reduciendo el impacto energético. A nivel global le dará la capacidad de acceso totalmente coherente a la memoria RAM.

¡Sé el primero en comentar!